Seleccionar página

En el camino de la convivencia y la paz, LIZARRALDEAK Presoak etxera

En el camino de la convivencia y la paz, LIZARRALDEAK Presoak etxera

Quienes firmamos este escrito queremos realizar nuestra pequeña aportación en el camino de la normalización política y la convivencia. Se trata de una iniciativa surgida en Tierra Estella, en la línea de otras que se están desarrollando con el mismo objetivo en otros lugares, y que creemos que recogen el sentir mayoritario de nuestra sociedad.

Consideramos que esta sociedad continúa avanzando en el desarrollo de principios democráticos básicos y en el fundamental respeto de los derechos humanos. Sin embargo, observamos la necesidad de cambios en la interpretación y aplicación de la legislación vigente en materia penitenciaria que supongan avances en la normalización política y la convivencia. Concretamente, defendemos la necesidad de terminar con las medidas de excepcionalidad que responden a tiempos pasados y que dificultan seriamente la desaparición de importantes expresiones de sufrimiento y dolor.

La política penitenciaria fundamentada en la dispersión es la causante de graves consecuencias humanas y sociales, especialmente para las personas presas y sus familiares y personas allegadas, pero también para todas aquellas que sufren al conocer el sufrimiento que esta genera.

El desarraigo social y familiar, las consecuencias para la salud fruto del aislamiento, los riesgos en los desplazamientos derivados de la distancia, y los costes de todo tipo que la dispersión conlleva para las familias, no resultan acordes con un estado de derecho que ha de garantizar la salvaguarda de los derechos humanos, y mucho menos en una realidad como la que vive hoy nuestra sociedad, diferente a la de los años en que esas políticas fueron implantadas.

Así, apelamos a las instituciones y responsables políticos de ambos estados para que, con la mayor urgencia posible, se articulen las medidas necesarias para:
1. Poner fin al aislamiento, el alejamiento y la dispersión, ya que suponen la vulneración de facto de los derechos más elementales de las personas presas y sus familiares.
2. Acabar con todas las medidas de excepcionalidad, puesto que son el principal obstáculo para que las personas presas puedan hacer su propio recorrido legal.
3. En aplicación de la legislación ordinaria, poner en libertad condicional de todas las personas presas con enfermedades graves e incurables.
4. Aplicar la libertad condicional para todas las personas presas que hayan cumplido las 3/4 partes de su condena.
5. En consonancia con las directrices generales del derecho penal europeo, acabar con las cadenas perpetuas encubiertas.

Para finalizar, asumimos nuestro compromiso de defender públicamente las citadas reivindicaciones, así como nuestra voluntad de participar en las movilizaciones que el día 9 de enero se van a celebrar en Estella-Lizarra y Lodosa bajo el lema: “elkarbizitza eta bakearen bidean…Lizarraldeak presoak etxera”.

Datozen ekimenak