Llamamos a la ciudadanía de Nafarroa para que participe en la manifestación «Ibilian-ibilian, etxerako bidean» del 3 de julio, en Iruñera

Llamamos a la ciudadanía de Nafarroa para que participe en la manifestación «Ibilian-ibilian, etxerako bidean» del 3 de julio, en Iruñera

Fue en 1987 y 1988 cuando se inició la política de dispersión y alejamiento de sus lugares de origen de presos y presas vascas. Desde 1989, más de 50 cárceles repartidas a lo largo y ancho del Estado (Canarias, Baleares, Ceuta y Melilla entre ellas) se convirtieron, durante casi 35 años, en sedes de la vulneración de los derechos de toda persona presa a, por ejemplo, cumplir condena cerca de su domicilio habitual, tal y como establece la normativa penitenciaria y de manera ejemplar, el art.12 de la Ley Orgánica General Penitenciaria (1979).

Ello se tradujo en un castigo añadido para sus familiares que se han visto obligados a desplazarse, semana tras semana, a lugares lejanos. En el camino quedaron el cansancio físico y mental de personas de avanzada edad, así como de criaturas abrumadas por largos desplazamientos; los subsiguientes accidentes de tráfico, que se han cobrado la vida de 16 personas; un gran esfuerzo económico para todas ellas…..En definitiva, un cruel castigo para quienes nunca fueron juzgados por delito alguno, pero que han sufrido las consecuencias de una política penitenciaria inhumana y diseñada para represaliar.

Han tenido que pasar más de tres décadas, para que hoy podamos hablar de una situación diferente. Las cárceles del sur de la Península, (Levante y Andalucía), faltan de terminar de albergar a presos y presas vascas. Situación, que esperamos sea resuelta en las próximas semanas. Pero queremos hacer una mención especial a la situación de alejamiento en su conjunto. Hoy, un número importante de presos y presas, continúan dispersadas por la mitad norte de la Península y a la espera de su ubicación en los centros penitenciarios de Euskal Herria. Porque será entonces, cuando desde las cárceles antes mencionadas, salgan los últimos presos vascos y cuando todo y todas ellas estén aquí, estaremos en condiciones de poder hablar de normalizar la convivencia en nuestro País. Es por ello, que su ubicación en Euskal Herria, continúa siendo un objetivo irrenunciable para una gran parte de la sociedad vasca y por tanto que resulta necesario que la totalidad de los presos y presas vascos, cualquiera que sea la causa de su privación de libertad, sea trasladado a las cárceles de EH, donde sea objeto de aplicación de las medidas penitenciarias correspondientes.

Esta nueva situación ha sido la consecuencia de los esfuerzos de muchas personas. Una gran parte de la sociedad vasca que, al margen de ideologías y adscripciones partidistas, ha apostado por el fin de la vulneración de los derechos humanos de los presos y presas vascos. Entre ellas, mujeres y hombres, articulados en este caso, a través de organizaciones como la Red Ciudadana SARE; de partidos políticos, sindicatos e instituciones, entre los que se ha logrado tejer importantes consensos. Entre todos y todas se ha conseguido un cambio de actitud del Gobierno de España. Esa movilización social, junto a los pasos dados por ETA, así como el cumplimiento de los compromisos del Colectivo de Presos Políticos Vascos (EPPK), han allanado un camino que aún no se ha recorrido por entero.

Somos conscientes de la dificultad de nuestro empeño, pero tenemos la determinación para dar un paso más. El definitivo: comenzar a traerlos a casa. Ahora es el momento de ETXERAKO BIDEAN.

Estamos reivindicando amortizar una política penitenciaria de excepción, basada en el Derecho penal del enemigo y diseñada para tiempos pasados, y sustituirla por otra basada en la ley ordinaria. De ese modo el castigo y la mera retribución pasan a ser principios que vulneran el espíritu y la letra de las normas, y son desplazados por los de humanidad, reparación y convivencia.

ETXERAKO BIDEAN es, a partir de estos momentos, la nueva estrategia y dinámica de la Red Ciudadana SARE, sin olvidar el trabajo realizado hasta ahora en favor de la convivencia, la resolución y la paz, pero insistiendo, con firmeza, en la necesidad de recorrer el camino de regreso a casa.

ETXERAKO BIDEAN. Porque para empezar debería producirse ya la excarcelación de las personas gravemente enfermas y de aquellos mayores de 70 años. Su mantenimiento en prisión carece de justificación alguna.

ETXERAKO BIDEAN. Porque más del 90% de estas personas encarceladas, si no hubieran sido objeto de una política de clasificación basada en criterios estrictamente políticos, podían haber disfrutado, con la normativa penitenciaria ordinaria, de los permisos propios del segundo grado, situándose hace tiempo en el umbral del tercer grado y con el cumplimiento de las penas en semilibertad.

ETXERAKO BIDEAN. Porque más de un tercio ha cumplido -en algunos casos desde hace tiempo- las ¾ de las condenas impuestas por los tribunales. Con la aplicación de una política penitenciaria no excepcional habrían llegado ya al tercer grado y accedido a la libertad condicional.

ETXERAKO BIDEAN. Porque las, aproximadamente, 60 personas presas vascas que fueron juzgadas y condenadas tras la aprobación de la Ley Orgánica 7/2003, de medidas de reforma para el cumplimiento íntegro y efectivo de las penas -con hasta 40 años de privación efectiva de libertad y limitaciones insuperables para acceder al tercer grado y a la libertad condicional- lo fueron con una normativa de carácter excepcional que debe ser reconvertida a la normativa ordinaria.

ETXERAKO BIDEAN. Porque a 50 personas reclusas vascas, que ya cumplieron condena en cárceles del Estado Francés, se les está aplicando una ley redactada ad hominem, solo para presos y presas vascas, la Ley Orgánica 7/2014 sobre intercambio de información de antecedentes penales y consideración de resoluciones judiciales de la UE, una legislación excepcional, que les impide el cómputo del tiempo cumplido de privación de libertad en el espacio de la UE. Dicha Ley se redactó con la inclusión de cláusulas específicamente dirigidas a evitar dicho cómputo en el caso de los presos y presas vascas.

ETXERAKO BIDEAN. Porque nuestro Pueblo ya ha vivido grandes sufrimientos, perdido muchas vidas y roto muchos puentes de entendimiento y necesitamos reconstruirnos como sociedad en convivencia.

Para ello la activación social y la movilización siguen siendo claves. Por eso, hoy aquí, queremos dar cuenta de una nueva movilización. Llamamos a la ciudadanía de Nafarroa para que participe en la manifestación «Ibilian-ibilian, etxerako bidean» que rodeará la Ciudadela de Pamplona y que se celebrará el próximo 3 de julio, a partir de las 18:00h.

AHORA ES EL MOMENTO. Ahora hay que recorrer el camino de regreso a casa.

Datozen ekimenak

AZKEN BIDEOAK #IZANBIDEA