Berriak

La Arabako Itzulia presenta su recorrido

Es sabido que estas últimas semanas el movimiento ciudadano a favor de los derechos de las y los presos vascos ha sido objeto de manipulación y criminalización por parte del movimiento de ultraderecha. El objetivo está claro: bloquear y obstaculizar los cambios que durante este último año se han llevado a cabo en política penitenciaria.

Estamos viendo como ante nuestros ojos se está abriendo una etapa, estamos dejando atrás la política penitenciaria de alejamiento y estamos dando comienzo a el acercamiento a casa de las y los presos vascos. Y en eso estamos trabajando las alavesas también. Basamos nuestras reivindicaciones en dos pilares fundamentales: el acercamiento a Euskal Herria de todas las personas presas y la progresión de grado. Ése es el camino que tenemos que posibilitar durante los próximos meses, ya que es el único camino para traerlas a todas a casa. Según la legalidad vigente, siendo personas residentes en Euskal Herria deberián estar cumpliendo condena en los centros más cercanos. Y aplicando la legalidad que se establece para las demás personas presas, una vez cumplidas 3/4 partes de la condena, deberían de tener acceso a permisos e incluso la libertad condicional. No estamos pidiendo ningún favor ni ningún privilegio. Estamos pidiendo que se respeten sus derechos como personas presas y que se aplique la ley.

Decimos que estamos trabajando para poner fin de una vez a todas la políticas penitenciarias de excepción que han estado vigentes durante tantos años, y eso con la fuerza y ayuda de todas.

Para ello y dentro de la dinámica “Ibilian-Ibilian recorriendo el camino a casa” las y los Alaveses tambien estamos en movimiento. El próximo 7 de octubre a las dos del mediodía daremos comienzo a la Arabako Itzulia. Tomando el relevo de la marcha que recorrerá Navarra la semana anterior, recorreremos más de 190 kilometros de manera ininterrumpida por todo el territorio alavés. El primer día nos dirigiremos hacia Santa Cruz de Campezo y después de cenar en dicha localidad atravesaremos todo el sur de Álava. El viernes por la mañana desayunaremos en Treviño y andaremos hasta el centro penitenciario de Zaballa con la intención de que nuestras reivindicaciones lleguen hasta dentro de la cárcel. Por la tarde nos dirigiremos hasta Amurrio donde se realizará un acto en la plaza del pueblo. Esa misma noche recorreremos los aledaños del Gorbea hasta llegar a Gasteiz. El sábado por la mañana la marcha entrará en Gasteiz donde diferentes agentes tomarán el testigo de la marcha hasta acabar a las 12:00 con un acto en la Plaza de los Fueros.

En total son 190 kilometros repletos de solidaridad divididos en 45 pasos y atravesaermos más de 35 localidades alavesas. Todo eso, paso a paso hasta que traigamos a todas las personas presas a casa.

Presoak etxera!

Recorrido interactivo: http://labur.eus/arabakoitzulia


Sare desconvoca la marcha de Arrasate y traslada la reivindicación en contra de la cadena perpetua a todas las plazas de Euskal Herria

La Red Ciudadana Sare denuncia que desde algunos sectores se ha intentado desvirtuar, e incluso criminalizar esta movilización a favor de los derechos humanos. Subrayando, que se han dado actitudes carentes de responsabilidad y con las cuales se ha reforzado las posiciones de quienes vienen rechazando cualquier cambio en positivo en la política penitenciaria, que pretenden paralizar bajo presión y manipulación. Sare ha querido recordar que los Derechos Humanos no son parcelables y no se pueden defender unos y despreciar otros.

CONTEXTO.

Desde hace semanas la Red Ciudadana SARE, y en particular, quienes en este ámbito trabajan en la localidad de Arrasate, hemos venido asistiendo a una incalificable presión, por la convocatoria realizada para este sábado 18 de setiembre. Dijimos en su momento, lo repetimos el pasado lunes en Donostia y nos ratificamos hoy, que este acto convocado por SARE-Arrasate perseguía la denuncia pública de una legislación que con carácter excepcional es de aplicación a los presos y presas vascos.

Nos referimos entonces y ahora, a la ley 7/2003, aprobada “ad hoc”, para su aplicación a los presos vascos y que posibilita cadenas perpetuas encubiertas, porque sino que otra cosa es, cuando hay, aproximadamente, 15 presos/as, condenados a 40 años de prisión efectiva. Condenas que van en dirección opuesta a lo indicado en la normativa penitenciaria, que insiste en el camino de la reintegración social de las personas privadas de libertad.

Desimagina, Aramendi, Aretxabaleta, Badiola, Etxebarria, Castro, Larretxea, Parot, Troitiño o Zapirain son algunos de estos presos.

Desde algunos sectores mediáticos, políticos e incluso institucionales, se ha intentado desvirtuar, e incluso por parte de algunos criminalizar esta movilización a favor de los derechos humanos, con acusaciones carentes de razón, insistiendo repetidamente que este era un acto de homenaje a un preso concreto.

A pesar de que esto se ha desmentido constantemente, se ha continuado insistiendo en ello. Nuestra verdad, nuestras razones, para esta convocatoria se han ignorado y se ha continuado con la insidia, la descalificación y las presiones. Y lo que es más grave, deliberadamente, se ha ignorado la apuesta que siempre ha hecho SARE por la paz, la convivencia y la resolución.

MOMENTO HISTÓRICO

SARE ha venido manifestando repetidamente en la importancia del momento histórico que estamos viviendo en nuestro País. Un momento que exige no solo altura de miras, sino, también, apuesta de futuro. Un futuro basado en la convivencia y en la resolución.

Hemos venido valorando positivamente los pasos que se han venido dando, tras años de bloqueo, para poner fin a la política de alejamiento y en la medida de nuestras posibilidades los hemos apoyado. Hemos conseguido, entre todos y todas, ir abriendo camino, paso a paso, pero sin mirar atrás, para poner fin al régimen de excepcionalidad que continúan padeciendo los presos/as vascas y sus familias y que ven vulnerados sus derechos.

DENUNCIA.

Es por esta razón que hemos asistido desde la perplejidad a algunas actitudes que estos días se han producido en el ámbito político, institucional o mediático. Actitudes carentes de responsabilidad y con las cuales se ha reforzado las posiciones de quienes vienen rechazando cualquier cambio en positivo en la política penitenciaria y pretenden paralizar bajo presión y manipulación estos avances, no dudando para ello, en la utilización despreciable del dolor de las víctimas, usándolas como arma contra el contrario. En esas dinámicas nunca encontraran a la Red Ciudadana SARE.


DDHH

A quienes han querido contraponer a las víctimas de la violencia con el respeto de todos los Derechos Humanos para todas las personas queremos recordarles que los Derechos Humanos no son parcelables. No se pueden defender unos y despreciar otros.

Sare no dejará nunca de defender y movilizarse por los derechos humanos de todas las personas y por tanto, también, de las personas privadas de libertad. Y más en concreto por los derechos que en un Estado que se dice democrático y de derecho corresponde a todos los ciudadanos, sin excepción.

Hemos trasladado siempre nuestro respeto a todas las víctimas de la violencia. Hemos trabajado por crear espacios de convivencia y trasladar nuestra empatía hacia quienes han sido víctimas de todas las violencias generadas en nuestro Pueblo.

Y es por esta razón que defendemos nuestra legitimidad, para continuar oponiéndonos a todas las leyes y actuaciones vulneradoras de derechos, que como la ley 7/2003, se aplica a un número importante de presos y presas vascos.

Es absolutamente compatible, nuestro respeto a las víctimas como nuestra denuncia de cualquier otra vulneración de derechos humanos.

Flaco favor estaríamos haciendo a nuestro Pueblo si calláramos ante esta vulneración de derechos, con el argumento falso de que se causa más dolor a las víctimas.
Es hora de buscar espacios de entendimiento, para poder avanzar en la convivencia y no de malmeter, desvirtuar y manipular, por fines políticos o ideológicos. Debemos de actuar de manera responsable con el momento histórico que estamos viviendo. Estamos convencidos que, sin olvidar, es posible avanzar sin odiar.

NO CONFRONTACIÓN.

Dijimos hace unos días en Donostia, en la presentación de la manifestación que celebraremos allí el 23 de octubre, que no veíamos razones objetivas para desconvocar la marcha programada este sábado en Arrasate.

Según han transcurrido los días, vamos comprobando, con preocupación, como este acto algunos quieren convertirlo en una confrontación con quienes pacíficamente tienen intención de participar en él.

Desde la responsabilidad de la que siempre hemos querido defender, hoy tenemos que anunciar que no alimentaremos ningún espacio de confrontación. Que a quienes tenían intención de venir a Arrasate a confrontar, atendiendo las proclamas de la ultraderecha, no les vamos a posibilitar esa confrontación.

Esta es la razón por la que hemos tomado la decisión, reflexionada conjuntamente con nuestros compañeros de Sare-Arrasate, de desconvocar esta marcha y convocar para este mismo sábado a la mañana, en todas las plazas de EH, concentraciones bajo el lema: “Bizi osorako zigorrik ez! Giza Eskubideak, elkarbizitza, konponbidea” (No a la cadena perpetua. Derechos Humanos, convivencia y resolución).


DE AHORA EN ADELANTE REDOBLAMOS ESFUERZOS CON “ETXERAKO BIDEAN”

Esta convocatoria de prensa de hoy la realizamos para hacer un amplio llamamiento a toda la ciudadanía a la manifestación que el próximo 23 de octubre recorrerá las calles de Donostia bajo el lema “ibilian-Ibilian, etxerako bidean” y con la reivindicación del fin de la política penitenciaria de excepción y la puesta en marcha del proceso de regreso a casa de los y las presas vascas. La manifestación comenzará a las 17.00 desde el túnel del Antiguo, finalizando con un acto especial en la plaza Pio XII .

Junto a esta convocatoria, deseamos hacer una breve valoración de lo que ha supuesto la situación de los presos y presas vascas.

Iniciamos el verano de 2020, con tímidos movimientos-acercamientos de presos/as vascas. A partir de entonces encaramos este otoño con las cárceles más alejadas de EH dejando de albergar a presos y presas vascas.

Sin duda, esta situación supone motivo de cierto alivio para los familiares de estos presos y presas, porque reducen los largos trayectos que durante décadas han tenido que realizar para no faltar una sola semana a las visitas. Pero supone, también, motivo de alerta para todos y todas nosotras, que no queremos contribuir a dar la sensación que estamos en una situación normalizada.

No lo es. El camino a recorrer y los obstáculos a superar son todavía muchos e importantes y del esfuerzo de todas y todos dependerá que también podamos superarlos.

Lo datos son fiel reflejo de que la política de excepción sigue en vigor y la vulneración de derechos aun se mantiene y en ocasiones se agrava.

  • Solo el 64 de estos presos/as están en EH, el 32%

  • Durante este año, la práctica totalidad de ellos/as han progresado de primer a segundo grado, pero únicamente 10 presos/as lo ha hecho de segundo a tercer grado penitenciario, el 5%

  • Y si esta situación se mantiene, los presos/as vascas, en casi su totalidad, están condenados a no poder hacer uso de la normativa penitenciaria y a cumplir íntegramente condenas de hasta 40 años de prisión efectiva.

  • Esta situación debe representar una llamada de atención a quienes desde diferentes instituciones y sectores políticos manifestaban e instaban a estos presos y presas a hacer uso de las herramientas que proporciona la actual normativa penitenciaria.

Es por ello, que somos nosotros, ahora, quienes instamos a estas instituciones a trabajar por hacer realidad la aplicación de una normativa ordinaria a quienes hasta ahora solo han conocido la excepcionalidad como norma.

¿En que se debe traducir este cambio?

  • Fin del régimen de excepcionalidad:

    • la progresión de 2 a 3 grado debe darse a partir del cumplimiento de la ½ de la condena, como se hace con el conjunto de la población reclusa en las cárceles del Estado español.

    • Cabria recordar que no más del 1% de esta población reclusa, finaliza su condena en segundo grado. Por el contrario en el caso de los presos y presas vascas, este porcentaje se eleva al 87%

    • Se debe de poner fin a las actitudes de bloqueo de la fiscalía o jueces, que de forma sistemática presentan recursos contra las decisiones de las Juntas de Tratamiento, cuando estas aprueban, en ocasiones por unanimidad, las progresiones de grado o permisos.

Esta actitud obstaculizadora, que nada tiene que ver con un criterio de justicia, sino con una politización de la justicia, nos lleva a reclamar, una vez mas, la necesidad de que los JCVP pasen de depender de la Audiencia Nacional, y sean los de proximidad, como la han sido con anterioridad.

  • PERMISOS. La misma situación se produce en los recursos judiciales ante la aprobación por las JJTT de los permisos penitenciarios a los que tienen derecho a disfrutar con el cumplimiento de ¼ de la condena.

DE AHORA EN ADELANTE REDOBLAMOS ESFUERZOS CONETXERAKO BIDEAN”

Por todo ello, el 23 de Octubre, volveremos a manifestarnos en la calle. Tenemos muy claro la necesidad de hacer compatible la reivindicación en los despachos con la presencia activa en las calles.

Porque nada ha terminado con el traslado desde Andalucía, Levante o Galicia a cárceles más cercanas.

Porque la política de alejamiento y dispersión se mantiene y su fin será una realidad solo cuando todos y todas estén en EH.

Mantenemos la esperanza de que el mes de octubre sea el momento de que los cambios comiencen a ser una realidad.

La asunción de competencias, en materia penitenciaria, por parte del Gobierno Vasco debe de suponer un cambio de situación. Los anuncios realizados por la Administración Vasca de una nueva política penitenciaria de carácter ordinario, sin privilegios, pero, también, sin exclusiones políticas, debe de ser un objetivo de urgente aplicación y ello no solo debe ser para aquellos que hoy ya están en EH. NO. Debe de ser de aplicación a todos/as que continúan desperdigados en los Centros Penitenciarios del Estado Español.

Nadie debe quedarse al margen de esta nueva normativa penitenciaria que se nos anuncia. De lo contrario la vulneración de derechos y el régimen de excepcionalidad se mantendrá.

No exigimos privilegio alguno. exigimos justicia. Y es esto lo que reivindicaremos el 23 de octubre por las calles de Donostia.

Ni un paso atrás.

La consecución de una EH en paz y en convivencia nos afecta a todos y todas y por ello, nadie puede quedarse al margen de la resolución que desde SARE y otros actores políticos, sindicales y sociales, venimos exigiendo.


LA RED CIUDADANA SARE presenta una marcha a pie (350km), que recorrera ininterrumpidamente toda la geografia NAVARRA del 29 de septiembre al 2 de octubre.

A menudo el camino es largo, a veces escarpado, a veces lleno de encrucijadas. Pero el camino es el camino, el camino para llegar a alguna parte. Lo que uno recorre o lo que se recorre en grupo. De hecho, el camino se hace. Paso a paso, caminando.

EL PROCESO DE VUELTA, EL CAMINO A CASA. Ese es nuestro objetivo. Ese es nuestro camino. Camino a casa de presos y presas, refugiados y refugiadas, deportados y deportadas vascas. El proceso de vuelta a casa es un paso necesario para dejar atrás años de sufrimiento y contribuir a la convivencia y la paz.

La situación de los presos vascos está cambiando poco a poco. Hemos tardado más de tres décadas. La nueva situación se ha conseguido gracias al esfuerzo de muchas personas: ciudadanos, partidos políticos, sindicatos, diversos agentes sociales, instituciones y por supuesto, miembros del Colectivo de Presos Políticos Vascos y el esfuerzo de varias víctimas.

Aún así no hemos conseguido acabar con el sufrimiento. Utilizaron la ley para negar derechos, hicieron la interpretación más inhumana de la ley para poner en marcha y encauzar la inhumana política penitenciaria. Queremos dejar atrás los tiempos en los que la ley se utilizaba para vulnerar derechos. Dejar atrás porque queremos avanzar, para poder avanzar, pero ¿hasta dónde? Hasta tener a los presos/as en casa. Y para eso, de una vez por todas, tenemos que ponerlos camino a casa.

Por tanto, estamos diciendo que vamos a acabar con la política penitenciaria de excepción que ha estado vigente durante años. Que estamos en el camino de acabar con esa política de excepción transgresora, que han perpetuado a lo largo de los años, y de acabar con lo que ha endurecido las eternas estancias en prisión y los años de sufrimiento para familiares y amigos, y que tenemos que acabar definitivamente para poner camino a casa a cada uno de los ciudadanos/as que estan en prisión.

Tenemos que caminar también de aquí en adelante. Teniendo claro que todavía nos queda mucho camino por recorrer.

En Navarra queremos afrontar con fuerza esta segunda fase y hoy nos reunimos en Lesaka para presentar una iniciativa significativa. Del 29 de septiembre al 2 de octubre, de Lesaka a Berriozar, una marcha itinerante que recorrerá día y noche toda Nafarroa será el nuevo reto para reivindicar la vuelta a casa de presos y presas. En total 74 relevos, 72 horas sin descanso, 352km paso a paso, haciendo camino.

Por lo tanto, queremos invitar a la sociedad navarra a participar en esta iniciativa, trabajando y apoyando la iniciativa pueblo a pueblo, barrio a barrio. Como ya se ha comentado, el 29 de septiembre, el miércoles por la tarde partirá de Lesaka y el 2 de octubre, por la tarde, finalizará con una movilización de Herrialde en Berriozar.

Recorramos el camino de vuelta a casa. Ese camino lo tenemos que recorrer entre todos/as, caminando, ibilian-ibilian. ¡Hagamos juntos el camino a casa de los presos/as, exiliados/as y deportados/as!


Denuncian y piden la derogación de la legislación de excepción en la manifestación celebrada en Bilbao

MANIFESTACIÓN BILBAO – LECTURA COMPARSAS

Una vez más, a causa de la Covid-19, las bilbaínas y los bilbaínos no podemos celebrar la Aste Nagusia como quisiéramos. Esta pandemia ha ensombrecido la alegría y la felicidad que nos trae Mari Jaia, pero no las ha apagado. Lo hemos visto estos días, y este acto de hoy también es un ejemplo de ello.

Las personas que conformamos las comparsas hemos trabajando para llenar de iniciativa y de color, para que las bilbaínas y los bilbaínos y toda la gente disfrutara de estas fechas especiales de alguna manera. Y, hoy, como en años anteriores, hemos querido recordar los derechos de las personas que no pueden estar hoy aquí.

Porque la situación de las personas presas, refugiadas y deportadas vascas sigue siendo inusual, al igual que la Aste Nagusia de este año. Las y los miembros de las comparsas hemos querido denunciar esta situación porque creemos que es el momento de ponerle fin. Para ello es imprescindible la activación de la ciudadanía; el compromiso y la solidaridad de cada persona es un impulso hacia el cambio de esta situación.

Las personas que conformamos las comparsas hemos querido salir hoy a la calle para reivindicar el fin de la política de excepción que aún sigue afectando a los presos y a las presas vascas. Esta legislación de excepción es la que mantiene aún la vulneración de derechos básicos de las personas presas y supone un bloqueo para el proceso de regreso a casa que todos los presos y todas las presas deben llevar a cabo. Es por ello que animamos a la ciudadanía a seguir dando pasos para acabar con esta situación, ya que, somos nosotros y nosotras, la ciudadanía, el impulso para el cambio.

Muchas gracias a todas y todos por estar hoy aquí con nosotras y con nosotros. ¡Sigamos haciendo camino!

MANIFESTACIÓN BILBAO – LECTURA SARE

En primer lugar, muchas gracias a todas y a todos por estar hoy aquí con nosotras y con nosotros. Por otro lado, muchas gracias por el compromiso que habéis demostrado todos estos años, por vuestra solidaridad y vuestra activación. Sin vosotras y vosotros no hubiéramos llegado hasta aquí.
Con cada pequeña iniciativa y acción, gracias a cada persona que ha salido a la calle, gracias a las dinámicas generadas en los barrios y pueblos en los que nos hemos organizado, estamos demostrando que somos el motor del cambio, el motor para avanzar en la convivencia y lograr la paz.

El año 2021 está siendo un año diferente. La situación generada por la pandemia mundial surgida hace un año nos ha generado grandes cambios en nuestras vidas, sí, pero tenemos que decir que los cambios que se han dado en cuanto a los presos y a las presas vascas también han supuesto un rayo de luz a lo largo de este difícil año

Después de largas décadas, se han dado pasos significativos para poner fin a la política de alejamiento, lo que está siendo fundamental sobre todo para aligerar la carga de los familiares y amigos. Además, es un primer paso importante para poder avanzar en el camino de vuelta a casa que deben recorrer las presas y los presos vascos. Pero no es suficiente. Por un lado, porque la mayoría de las presas y de los presos sigue en cárceles situadas fuera de Euskal Herria, y, por otro lado, porque la aplicación normalizada de la progresión de grado a todas las presas y a todos los presos es un instrumento imprescindible para desarrollar ese proceso. Pero, si no se pone fin a la legislación de excepción, no se va a dar esa normalización, es decir, la aplicación de la legislación ordinaria.

Por ello, debemos seguir movilizándonos para seguir avanzando en ese camino abierto por esta nueva situación, para que desaparezca la legislación de excepción y se aplique la progresión de grado. Hoy nos hemos juntado en Bilbao, recogiendo el testigo de las movilizaciones que se han llevado a cabo a lo largo del verano en Iruña, Gasteiz y Donostia. Hemos organizado muchas movilizaciones bajo el lema Ibilian-Ibilian etxerako bidea, y seguiremos haciéndolo durante los dos próximos meses. Por un lado, con las marchas que vamos a llevar a cabo en cada herrialde,  y por otro, con la manifestación general que vamos a llevar a cabo en Donostia, el 23 de octubre.

Seguiremos en marcha, caminando hacia el regreso a casa de todos y todas, caminando hacia la convivencia y la paz.
Sigamos haciendo camino, el camino a casa.
Eskerrik asko.


El próximo viernes día 27 SARE se movilizara por las calles de Bilbao dentro de la campaña «Ibilian-ibilian etxerako bidean»

Una vez más, a causa de la Covid-19, las bilbaínas y los bilbaínos no podemos celebrar la Aste Nagusia como quisiéramos. Esta pandemia ha ensombrecido la alegría y la felicidad que nos trae Mari Jaia, pero no las ha apagado.

Este año también, a pesar de la situación que estamos viviendo, las personas que conformamos las comparsas seguimos trabajando para que las bilbaínas y los bilbaínos y toda la ciudadanía de Euskal Herria podamos disfrutar de estas fechas especiales de alguna manera. También las personas que están lejos.

Al igual que en años anteriores, nos sumaremos a la movilización de la red ciudadana Sare porque entendemos que la fiesta y la reivindicación están estrechamente relacionadas, y porque pensamos que también en Bilbao es el momento de llenar las sillas que están vacías.

El año 2021 está siendo un año especial. La situación generada por la pandemia mundial surgida hace un año nos ha generado grandes cambios en nuestras vidas, sí, pero tenemos que decir que los cambios que se han dado en cuanto a los presos y a las presas vascas también han traído un rayo de luz a lo largo de este difícil año.

Después de largas décadas, se han dado pasos significativos para poner fin a la política de alejamiento, lo que está siendo fundamental sobre todo para aligerar la carga de sus familiares y amistades. Además, es un primer paso importante para poder avanzar en el camino de vuelta a casa que deben recorrer las presas y los presos vascos. Pero no es suficiente. Por un lado, porque la mayoría de las presas y de los presos sigue en cárceles situadas fuera de Euskal Herria, y, por otro, porque la aplicación normalizada de la progresión de grado a todas las presas y a todos los presos es un instrumento imprescindible para desarrollar ese proceso. Ya que, si no se pone fin a la legislación de excepción, no se va a dar esa normalización, es decir, la aplicación de la legislación ordinaria.

Por ello, debemos seguir movilizándonos para seguir avanzando en ese camino abierto por esta nueva situación, para que desaparezca la legislación de excepción y se aplique la progresión de grado.

Os convocamos a toda la ciudadanía de Bilbo y de Bizkaia a participar en la manifestación que se llevará a cabo el 27 de agosto, a las 19:30, partiendo de la plaza elíptica. Sigamos andando, haciendo el camino a casa.


Con la manifestación celebrada en Donostia finaliza la dinámica de Gipuzkoa «Ibilian-ibilian etxerako bidean»

Muchas veces, el camino es largo; otras veces, escabroso; otras, lleno de cruces de camino. Pero el camino es siembre un medio para llegar a algún sitio. Camino hecho cada cual por su cuenta, o en grupo. Porque el camino se hace al andar. Paso a paso, a fuerza de andar.

Caminante no hay camino, se hace camino al andar. Así lo dijo Antonio Machado. Y así lo demuestran los últimos años. Hoy, nos toca dar las gracias. Daros las gracias a todos y todas por vuestro compromiso, por vuestra solidaridad y por vuestra activación. Sin ella, jamás hubiéramos llegado a donde estamos. A este momento, tan esperado, sobre todo por quienes más lo han padecido, los familiares y amigos de los y las presas vascas alejadas a miles de kilómetros durante más de 30 años. Hoy, estamos ante el comienzo del fin. Del fin de la política de alejamiento. Hemos dejado atrás las cárceles más alejadas. Ahora toca dar comienzo a una nueva etapa. Toca seguir caminando para seguir haciendo camino; el camino de regreso a casa de todos y todas ellas.

Gracias. Muchas gracias por vuestro compromiso, por vuestra solidaridad y por vuestra activación. Sin ella, jamás hubiéramos llegado a donde estamos. Gracias a cada pequeña iniciativa o actividad, gracias a cada persona que ha salido a la calle, gracias a las dinámicas creadas en cada barrio o pueblo en el que nos hemos organizado, estamos demostrando que somos el motor del cambio, motor que tiene por meta avanzar en la convivencia y conseguir la paz.

Estamos iniciando una nueva etapa: la de dejar atrás la política de alejamiento y recorrer el camino de vuelta a casa de las personas presas y refugiadas. Y ese es nuestro objetivo también hoy. Con dos importantes reivindicaciones: que todas las presas y todos los presos estén en Euskal Herria y que se aplique la progresión de grados. Ese es el camino a recorrer durante los próximos meses. Ese es el camino a recorrer para traer a casa a presas y a presos vascos. Porque, según la ley, en la medida en que son vascas y vascos, les corresponde cumplir la condena en las cárceles de aquí. Y, aplicándoles la legislación que se aplica al resto de presas y presos, les corresponde tener permisos y conseguir la libertad condicional una vez cumplidas las 3/4 partes de su condena. No estamos pidiendo ningún privilegio, ni ningún favor. Estamos pidiendo que se respeten sus derechos y que se cumpla la ley, como corresponde a cualquier persona presa.

En definitiva, estamos diciendo que estamos llegando al fin de la política penitenciaria de excepción que ha estado vigente durante años. Con la fuerza y el empuje de todas vosotras y de todos vosotros, como hasta ahora.

Y para ello, también tenemos que fijarnos en las reivindicaciones que hemos realizado hoy durante la manifestación. Porque la legislación de excepción tiene muchos flecos, y todavía, a pesar de que se han dado los pasos mencionados, hay nudos que hay que desatar en el seno de la política penitenciaria:


Por un lado, nos corresponde soltar el nudo de los presos gravemente enfermos. Todos estos años han demostrado que la cárcel y la enfermedad no son compatibles, sino el camino a una condena a muerte. La ley también nos indica que es así, ya que contempla la posibilidad de que el preso enfermo cumpla la pena en su domicilio, con el apoyo de sus familiares y con el seguimiento del médico de confianza. Son 19 los presos vascos que aún permanecen en prisión sufriendo una grave enfermedad. Los casos de unos pocos presos, aquellos a los que se les ha trasladado a un centro especializado o a sus casa, demuestran que es posible otro camino, en el que poder hacerfrente a la enfermedad. Para no tener que sufrir otra muerte más, los presos enfermos de deben estar en casa.


Por otro lado, tenemos que liberar el nudo de las mujeres presas. Porque las mujeres presas tanto en España, como en Francia todavía están sufriendo una situación de alejamiento y aislamiento. Hemos dicho a menudo que las presas han sido castigadas doblemente; con la sentencia y por el hecho de ser mujeres. Además de las medidas de excepción aplicadas al conjunto de los y las presas vascas, estas presas deben pasar su condena en prisiones que no están preparadas para las mujeres, y muchas veces les ha tocado estar sin ninguna otra compañera, como consecuencia del alejamiento, añadiendo el sentimiento de aislamiento que esto conlleva a una situación ya bastante dura. En total son 29 las mujeres presas en ambos estados. Hoy también estamos pidiendo que se acabe con esa doble pena, para que todas las presas sean trasladadas prioritariamente a Euskal Herria, para acabar de una vez por todas con la situación de aislamiento y alejamiento.


Como suele ocurrir con las mujeres, algo similar ocurre también con los y las presas que han decidido tener familia, ya que la prisión no está pensada para garantizar este derecho dignamente, y menos cuando se establece una legislación de excepción. Los y las niñas, adolescentes y jóvenes de la mochila que tienen en prisión a su padre, a su madre o a ambos, se han visto obligadas a hacer kilómetros durante todos estos años para poder recibir el abrazo de sus padres. Todavía hay demasiados kilómetros entre unos y otros. La situación de Covid no ha ayudado a suavizarlo, al contrario, ya que ha supuesto también la interrupción del contacto, hasta durante año y medio en caso de algunos/as niñxs. El derecho de estos/as niñxs a estar con sus padres/madres y de las personas presas a ser padres/madres y a tener una vida familiar es lo que esta política penitenciaria de excepción dificulta de sobremanera. Una vez más, pedimos el inmediato traslado de todos/as ellos/as a Euskal Herria y la creación de módulos familiares en las cárceles de Euskal Herria. Si se quiere hacer una política diferente, tenemos que traer los derechos de los y las niñas y el derecho a la familia al centro.

Como decíamos, la política de excepción tiene muchos flecos. Como es el caso de los y las presas de edad avanzada, que a pesar de tener gran parte de la condena cumplida y edades superiores a los 65 años, siguen cumpliendo condena en prisiones fuera de Euskal Herria, sin permisos y sin tercer grado penitenciario, sin poder avanzar en ese proceso de regreso a casa.

Estas son las denuncias que hemos querido plasmar durante el recorrido realizado, pero hoy, queremos hacer mención también a otra reivindicación que desde hace ya un tiempo llevamos realizando; la petición de derogación de la ley 7/2003 que afecta a alrededor de 60 presos y presas vascas y que, en definitiva, es una ley para encubrir la cadena perpetua, alargando más allá de lo establecido en la legislación ordinaria las penas de cárcel.

Terminemos con esta situación. Sigamos dando pasos. Sigamos caminando. Sigamos haciendo el camino. El camino de regreso a casa. El camino hacia la convivencia y la paz.

No nos paremos ahora, sigamos en movimiento. Por eso, hoy, os queremos pedir que sigáis recorriendo el camino con nosotras en las movilizaciones que las próximas semanas y meses se realizarán en diferentes zonas de Euskal Herria y sobre todo, en la movilización general que estamos organizando para el próximo 23 de octubre, aquí en Donostia.


Una Manifestación pide en Gasteiz que todas las presas y todos los presos estén en Euskal Herria y que se aplique la progresión de grados

Muchas veces, el camino es largo; otras veces, escabroso; otras, lleno de cruces de camino. Pero el camino es siembre un medio para llegar a algún sitio. Camino hecho cada cual por su cuenta, o en grupo. Porque el camino se hace al andar. Paso a paso, a fuerza de andar.

Caminante no hay camino, se hace camino al andar. Así lo dijo Antonio Machado. Y así lo demuestran los últimos años. Hoy, nos toca dar las gracias. Daros las gracias a todos y todas por vuestro compromiso, por vuestra solidaridad y por vuestra activación. Sin ella, jamás hubiéramos llegado a donde estamos. A este momento, tan esperado, sobre todo por quienes más lo han padecido, los familiares y amigos de los y las presas vascas alejadas a miles de kilómetros durante más de 30 años. Hoy, estamos ante el comienzo del fin. Del fin de la política de alejamiento. Hemos dejado atrás las cárceles más alejadas. Ahora toca dar comienzo a una nueva etapa. Toca seguir caminando para seguir haciendo camino; el camino de regreso a casa de todos y todas ellas.

Gracias. Muchas gracias por vuestro compromiso, por vuestra solidaridad y por vuestra activación. Sin ella, jamás hubiéramos llegado a donde estamos. Gracias a cada pequeña iniciativa o actividad, gracias a cada persona que ha salido a la calle, gracias a las dinámicas creadas en cada barrio o pueblo en el que nos hemos organizado, estamos demostrando que somos el motor del cambio, motor que tiene por meta avanzar en la convivencia y conseguir la paz.

Estamos iniciando una nueva etapa: la de dejar atrás la política de alejamiento y recorrer el camino de vuelta a casa de las personas presas y refugiadas. Y ese es nuestro objetivo también hoy. Con dos importantes reivindicaciones: que todas las presas y todos los presos estén en Euskal Herria y que se aplique la progresión de grados. Ese es el camino a recorrer durante los próximos meses. Ese es el camino a recorrer para traer a casa a presas y a presos vascos. Porque, según la ley, en la medida en que son vascas y vascos, les corresponde cumplir la condena en las cárceles de aquí. Y, aplicándoles la legislación que se aplica al resto de presas y presos, les corresponde tener permisos y conseguir la libertad condicional una vez cumplidas las 3/4 partes de su condena. No estamos pidiendo ningún privilegio, ni ningún favor. Estamos pidiendo que se respeten sus derechos y que se cumpla la ley, como corresponde a cualquier persona presa.

En definitiva, estamos diciendo que estamos llegando al fin de la política penitenciaria de excepción que ha estado vigente durante años. Con la fuerza y el empuje de todas vosotras y de todos vosotros, como hasta ahora.

De lo que hablamos es de acabar con esta política de excepción y vulneradora que durante años han perpetuado, endureciendo eternas estancias en prisión y años de sufriendo para familiares y amigos. Y no nos olvidamos hoy de los y las presas que aún siguen en prisión con enfermedades graves, muchas de ellas sin posibilidad de sanar, a quienes solo se les permite el regreso a casa para morir. Ni uno más. Ni una más. Todos y todas las presas vascas con enfermedades graves deben ser excarceladas de inmediato. Cada día que pasa es un día menos en la lucha contra sus enfermedades.

Acabemos con esto. Sigamos dando pasos. Sigamos caminando. Sigamos haciendo camino. El camino de regreso a casa. El camino hacia la convivencia y la paz.

No nos paremos, sigamos en movimiento. Por ello, hoy, os queremos pedir que sigáis haciendo camino con nosotras y con nosotros, en la iniciativa que hemos organizado para el próximo octubre. Os queremos invitar a participar a la marcha que bajo el lema «Ibilian-Ibilian, etxerako bidean» recorrerá Araba el 7, 8 y 9 de octubre, de día y de noche, sin parar.

Así es, os volvemos a pedir que no paréis que sigáis caminando con nosotras y que os suméis, el 7, 8 y 9 de octubre, a la marcha que de manera ininterrumpida recorrerá Araba bajo el lema “Ibilian-Ibilian, etxerako bidean”.

Entre todas lo conseguiremos. Lortuko dugu. Eskerrik asko!


Del 7 al 9 de octubre se realizara la Vuelta a Araba «Ibilian-ibilian etxerako bidean»

Ibilian ibilian recorriendo el camino a casa es el eslogan con el que se le ha dado forma a la campaña de verano de Sare, haciendo numerosas manifestaciones como la que vamos a realizar mañana en Gasteiz a las 18:30 desde la Plaza Bilbao. Ibilian-ibilian, paso a paso, escenificaremos tres pisadas repletas de solidaridad por las calles de Gasteiz.

Se han quedado atrás los centros penitenciarios más alejados, el aislamiento y los primeros grados, y gracias a ello hemos podido dar fin a una antigua fase de excepcionalidad. Pero con estos pasos se ha abierto una una fase, y en ella nos toca todavia recorrer un largo camino.
Las personas presas todavia tienen que hacer frente a diversos obstáculos para recorrer los caminos legales. Muchas medidas de excepción están todavía vigentes, y nosotras, junto con el apoyo de la gran mayoría ciudadanía queremos que pasen a ser parte del pasado. Es hora de dejar la política penitenciaria de excepción atrás y de empezar a aplicar la ley.

Tenemos que seguir dando pasos ya que solamente el 33% de las y los presos están en centros penitenciarios de Euskal Herria, cuando todas deberían estar aquí. La gran mayoría continúa en segundo grado, cuando aplicando la legalidad vigente debería estar beneficiándose de permisos, terceros grados e incluso de la libertad condicional.

Por todo ello llamamos a las y los alaveses a participar en la manifestación que hemos convocado mañana en Gasteiz. Tenemos que acelerar el camino a casa de las y los presos y para ello tenemos que llenar las calles.

Hoy queremos dar a conocer otra iniciativa que llevaremos a cabo en octubre. Del 7 al 9 de dicho mes realizaremos una marcha que atravesará Araba de lado a lado, la Arabako Itzulia. La marcha dará comienzo en Agurain y desde allí y durante tres días pasaremos por diferentes pueblos de Araba lanzando nuestras reivindicaciones a los cuatro vientos y pidiendo la excarcelación de las y los presos vascos. Campezo, Bernedo, Treviño, el centro penitenciario de Zaballa, Izarra, Amurrio y Murguía serán entre muchos otros algunos de los pueblos que atravesará la marcha. En total serán 185 kilometros repletos de solidaridad que finalizarán en Gasteiz el día 9 de Octubre. Paso a paso, ha llegado el momento de traer a las y los presos vascos a casa.

Estamos contentas porque ha sido un año positivo en lo que a pasos penitenciarios se refiere, pero todavía queda un largo camino hasta traer a las personas presas a casa y seguiremos trabajando para ello.


La Red ciudadana SARE valora positivamente el traslado producido ayer de presos vascos a cárceles de Euskal Herria.

Consideramos que resulta necesario continuar este proceso, aunque sea lentamente, sin esperar a que en Octubre el Gobierno Vasco reciba la transferencia de prisiones y los presos y presas, comiencen a solicitar su ubicación en Euskal Herria. Hay que continuar.

Con este objetivo Sare continuará manteniendo abierto el cauce de comunicación con aquellas instancias políticas que tienen en sus manos poner fin a décadas de vulneración de derechos de los presos y presas vascos y sus familias.

Así mismo, Sare, valora positivamente que algunas Junta de tratamiento continúen aplicando la legislación penitenciaria a través de la aprobación de permisos y otras medidas a las que estos presos y presas tienen derecho.

En esta línea, volvemos a denunciar el continuo bloqueo que la fiscalía y algunos jueces, aplican para evitar que lo aprobado por las Juntas de tratamiento de las cárceles, se les pueda ser aplicado.

Esto hace más urgente que nunca , que junto a la transferencia de prisiones , se produzca el cambio de los Jueces Centrales de Vigilancia Penitenciaria, actualmente competencia de la Audiencia Nacional, por los jueces del lugar de proximidad, como lo eran con anterioridad.

Pedimos a las Instituciones Vascas, tengan en cuenta esta demanda que ayudaría a la aplicación de una política penitenciaria de carácter ordinaria, sustituyendo de esta forma la legislación excepcional que tanto sufrimiento está causando.