Rosa Rodero, (víctima de ETA) y Asun Lasa (víctima del GAL), serán las personas que pondrán voz al manifiesto final el día 11 en Bilbo.

Esta comparecencia de hoy ante Vds., es para trasladarles algunos aspectos que consideramos importantes de la manifestación de Bilbo y Baiona, del día 11 de enero.

En primer lugar, trasladarles nuestra voluntad de hacer que esta convocatoria, donde decenas de miles de personas, llenaras las calles de Bilbo y Baiona, suponga, por un lado, hacer llegar a los familiares de los presos y presas vascos, nuestro apoyo, ante esa política de alejamiento que aún sigue en vigor. Tienen a su lado a miles de personas, que al margen de sus opiniones políticas, tienen muy claro, que los derechos humanos, son la clave de bóveda de cualquier sistema que se dice democrático.

Hoy mismo, dentro de no más de tres horas, cientos de personas, familiares y/o amigos, volverán a recorrer cientos de kms., para visitar a sus familiares presos y así, semana tras semana, desde hace más de treinta años.

El segundo objetivo, de esta manifestación, es doble; por un lado en Bilbo para poner ante el espejo al nuevo gobierno que se conforme dentro de unos días en España, una realidad que por mucho que se intente ocultar, existe y cada vez esta calando más en la sociedad vasca. Por otro lado en Baiona para mostrar nuestro enfado y nuestra ambición al Gobierno francés, con una gran pluralidad participativa, a favor de una paz justa y duradera, porque la solución de la problemática de los y las presas no es contraría ni dañina para las víctimas.

Es ahora, con la conformación de este nuevo gobierno, cuando tenemos que hacer valer las mayorías sociales, políticas y sindicales obtenidas, para que la clase política en Madrid, sea consciente que este es un problema irresuelto y que su solución es imprescindible, para poder avanzar hacia la convivencia. El presidente Sanchez, hará año y medio, dijo que pretendía cambiar esta política penitenciaria que tras la disolución de ETA yo no tenía sentido, pero las palabras se las lleva el viento si no son acompañadas por hechos, que hoy por hoy aún faltan.

Y es también ahora, cuando debemos salir a la calle, para reanudar las negociaciones en Paris. El presidente Macron en mayo de 2019, cuando visitó Biarritz, dijo lo siguiente: “Para mi Euskal Herria esta siendo ejemplar en cuanto a la resolución del conflicto y en salir del camino de las armas. (…) El deber del Estado es el de apoyar este movimiento. No debemos repetir la historia, debemos ayudarlo”. Son palabras bonitas, pero que aún no se han cumplido del todo.

Nosotros tampoco queremos que se repita la historia, queremos avanzar, queremos dejar un futuro mejor para nuestros hijos y nietas. Por eso, las nuevas generaciones, dueñas del futuro de este país, portarán una pancarta bajo el lema “no repitamos la historia”, tras los tractores que abrirán la manifestación en Baiona. Y en Bilbo, serán también los y las jóvenes quienes abrirán la manifestación con una lona bajo el lema “Orain Presoak”.

Pero en el caso de la manifestación de Bilbo, lo que queremos anunciar con más fuerza, son los nombres de quienes leerán el manifiesto final de la manifestación.

Tenemos muy claro, que en la construcción de la convivencia en nuestro País, es imprescindible el concurso, la participación, la aportación de sus reflexiones, tanto de las victimas de las violencias ejercidas en este País, como de los presos y presas.

En este camino que llevamos tiempo recorriendo, queremos anunciarles, que con el objetivo de visibilizar, también, a las victimas de este conflicto, hay dos mujeres, víctimas de estas violencias, que quieren dar voz, al documento que se leerá al final de esta manifestación.

Mujeres, que han vivido muy directamente el sufrimiento de la pérdida de un ser querido, fruto de esas violencias. Mujeres, que tienen muy claro, que el odio, la venganza y la revancha, no construye sociedad; no construye País, al contrario: lo envilece.

Mujeres, que no están dispuestas a que nadie hable en su nombre. A que nadie utilice su dolor de manera partidista. Y sobre todo mujeres, que también desean dejar a sus hijos y nietos, una sociedad mejor que la que ellas recibieron de sus mayores. Mujeres, en definitiva, que quieren construir, sin olvidar, pero avanzar, sin odiar.

Rosa Rodero, victima de ETA. Axun Lasa, victima del GAL, son las personas que pondrán voz a esta reivindicación. Esta será, también, nuestra aportación a la convivencia.

Para acabar, queremos comunicar que ambas movilizaciones se unirán de manera simbólica al comienzo de la manifestación de Bilbo, recogiendo la makila, el testigo, de nuestros compañeros de Baiona, que finalizarán su marcha alrededor de esa hora.

Cerremos bien, este proceso para que situaciones como esta, no vuelvan a producirse. Y para ello, se requiere una solución definitiva a la situación de las victimas, a las que debemos apoyo, reparación y respeto, y a la situación de las cárceles, en las que hay que terminar con la vulneración de derechos que no solo afectan a las personas privadas de libertad, sino también, a sus familiares.