NOTA: Josetxo Arizkuren

A través de esta nota, La Red Ciudadana Sare quiere denunciar el grave problema cardíaco que acaba de sufrir Josetxo Arizkuren. Josetxo tiene diagnosticada desde hace tiempo una cardiopatía isquémica grave. Lleva mucho tiempo afrontando esta grave enfermedad en condiciones duras, alejado en la cárcel de Murcia y en primer grado desde el inicio de la condena. Hace poco acabábamos de saber que iba a ser trasladado a Logroño y que iban a pasarlo a segundo grado.

Tal y como pudimos ver ayer, este cambio ha llegado tarde. ¡Llega tarde y además no es suficiente! Josetxo, que es un preso gravemente enfermo, debería desde hace tiempo estar cumple condena en casa, con una atención adecuada y médicos de confianza, con lo que habría evitado que sucediera lo sucedido. Además, queremos denunciar que la información recibida desde ayer sobre su situación es confusa y escasa. Ayer descubrimos que había sufrido un amago de infarto, hoy dicen que fue un infarto (aún más grave) y que está hospitalizado. No hemos recibido, por tanto, información clara sobre su estado de salud, aumentando las preocupaciones y los miedos que ello conlleva para los familiares. A todo esto se une el hecho de que se encuentra alejado y por lo tanto, sin cuidados demédicos de confianza, ni de los familiares.

Con la afección que tenía Josetxo, los responsables penitenciarios eran conscientes de que lo ocurrido podía darse en cualquier momento, y sin embargo, lo han mantenido alejado y en primer grado, sin la ser liberado y sin el cuidado y vigilancia de la afección a la que tiene derecho según la ley. Una vez más, hasta que la situación ha empeorado gravemente. Josetxo no puede pasar un minuto más sin la atención de sus allegados y de un médico de confianza. Josetxo debe estar en casa.

Como Josetxo, hay otros 17 presos con enfermedades graves en las cárceles. Al igual que se ha hecho en los últimos meses con varios presos gravemente enfermos, es necesario traer a casa a Josetxo y a los otros 17 presos. Algo perfectamente factible dentro de la ley, por lo que no hay ninguna razón ni excusa para mantenerlos en prisión.

Para denunciar todo esto, hoy, 30 de noviembre, a las 20:00 horas, hemos convocado una concentración en Iruñea, en la Plaza Merindades.