Lamentablemente, ha llegado el día en que Irati abandona la prisión y se separa de sus padres. El 8 de marzo ha cumplido 3 años y debido a la normativa penitenciaria, Irati ha tenido que abandonar la cárcel, viviendo una violenta separación con sus padres y convirtiéndose a partir de ahora en una niña de la mochila. Irati llega a Bilbao con su abuelo y su abuela.

Sin embargo, esta situación no es algo aislado, ya que muchos niños/niñas y padres/madres tienen que vivir esta separación, y debido a la legislación de excepción, junto a la separación, las terribles consecuencias de la política de alejamiento o la imposibilidad de coexistir con ambos progenitores. Como sabemos además, ahora, con motivo del Covid-19, las visitas también son sin contacto alguno y reducidos. Esta situación obliga a estos niños y niñas a ser huérfanos, tal y como denuncian sus padres y madres, y a dejar de lado su vida para ver a su padre, a su madre o a ambos. Existen soluciones para mejorar esta situación, es una cuestión de voluntad. Los padres y madres de niños y jóvenes de la mochila tienen que estar en EH y hay que ofrecerles módulos familiares con el fin de poder desarrollar de la manera más adecuada la parentalidad a la que tienen derecho.

Queremos hacer un llamamiento a los/as ciudadanos/as, agentes y representantes que hasta ahora se han adherido a la dinámica IRATI gurasoekin EHra para que se sumen a las movilizaciones y/o convocatorias que se puedan realizar en los próximos días y se sumen a las iniciativas que se realicen en defensa de los derechos de Irati y del resto de niñxs de la mochila. Es responsabilidad de todos/as cambiar la situación injusta que viven estos niños, niñas y adolescentes y posibilitar las medidas y herramientas necesarias para poder desarrollar su relación con sus padres y madres.


 

 

#HazteSarekide RELLENA EL FORMULARIO: http://sare.eus/es/socixs/