NOTA DE LA RED CIUDADANA SARE ANTE LA RESOLUCIÓN DE EUROPA EN EL CASO DE GORKA FRAILE:

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha emitido hoy su resolución frente a la demanda realizada por el preso vasco Gorka Fraile en 2017, cuando se encontraba en la prisión de Badajoz (700km), para pedir el acercamiento. La resolución, no censura la negativa que Fraile había recibido anteriormente en los juzgados españoles, justificando esta decisión basada en una política penitenciaria antiterrorista y en la existencia de ETA al incidir en que “la negativa al acercamiento se había basado tanto en una evaluación individual de su situación, como en la política general penitenciaria”.

Desde Sare, queremos mostrar nuestro total desacuerdo con esta resolución, que creemos, permite y perpetua una política penitenciaria que castiga doblemente tanto al preso como a sus familiares y vulnera sus derechos, aplicándoles una ley excepcional. El Tribunal Europeo tomado esta decisión argumentando que “las limitaciones al derecho del demandante a ver respetada su vida familiar no fueron desproporcionadas en relación con el objetivo de prevenir el desorden, la delincuencia y la protección de los derechos y libertades de los demás”, haciendo referencia a un tiempo anterior a la disolución de ETA. En este sentido, se entiendo que el TEDH, de manera indirecta, considera que esta política de alejamiento no tiene ningún sentido ni fundamento jurídico, hoy, ante la inexistencia de ETA. Una política penitenciaria que, desde el actual Gobierno español, ya se definió como sin sentido, tras la disolución de ETA.

Desde Sare, tenemos claro, que ante esta nueva situación, sin ETA, esta política de alejamiento y excepcionalidad que se les aplica a los y las presas vascas, no tiene ninguna base, ni política, ni de seguridad, ni jurídica. Por lo que, los y las presas vascas que aún siguen encarceladas en prisiones que se encuentran a cientos de kilómetros de sus hogares, deberían ser trasladadas de inmediato a las prisiones vascas, para que sus derechos sean respetados, de una vez por todas. Ya no hay escusas para demorar más esta decisión.

Además, en este caso particular, queremos recordar que el preso de Durango Gorka Fraile, que lleva ya 21 años en prisión, es uno de los presos gravemente enfermos que conforman una lista de 20, por lo que, hoy por hoy, debería estar en casa para poder recibir un tratamiento en condiciones, junto a sus allegados, con el seguimiento de sus médicos de confianza y todas las condiciones necesarias para poder hacer frente a su diagnóstico. Así, aprovechamos también esta denuncia, para pedir el excarcelamiento de Gorka Fraile y del resto de presos gravemente enfermos.