Txus ha sido operado del corazón. Txus Martín es, desde hace años, uno de los presos gravementes enfermos que conforma una larga lista. A su anterior enfermedad, se le ha sumado una dolencia grave del corazón, y por ello fue operado el martes. Txus, sigue estando en prisión aún siendo un preso gravemente enfermo y, hoy por hoy, se le aplican las medidas de excepción que se les aplica a los y las presas vascas. Pero esta vez, Txus había recibido un permiso extraordinario según el cual, debería haber vivido este proceso preoperatorio, la operación en sí y el postoperatio de manera normalizada, con sus allegados y en un entorno tranquilo. Pero, la lectura del permiso deja a interpretaciones propias, y es por ello por lo que, en nuestra opinión este permiso no ha sido respetado. Txus ha estado en todo momento del traslado maniatado y rodeado por la Ertzaintza hasta en el momento de la operación.

Como hemos podido ver en otras ocasiones, los presos gravemente enfermos que reciben su tratamiento en condiciones dignas, con el apoyo de sus familiares y en sus hogares, tienen muchas más posibilidades de hacer frente a sus enfermedades. Txus, hoy por hoy, sigue sin tener esa posibilidad y lo que hoy esta viviendo es un claro ejemplo de ello, ya que, no ha podido vivir esta operación en condiciones normalizadas y sin tensiones añadidas. Es por ello por lo que pedimos tanto al juez de vigilancia penitenciaria como a la Ertzaintza, que aclaren las medidas, y actúen de manera que se respete el permiso ayudando a que Txus se recupere lo mejor posible. Txus debe poder vivir este proceso médico en condiciones dignas y con la tranquilidad y el apoyo familiar que cualquier enfermo necesita ante una operación.

Hoy, y como viene exigiendo esta sociedad desde hace años, Reclamamos el traslado a casa tanto de Txus Martin, el del resto de presos gravemente enfermos.

Es tiempo de avanzar, avanzar en pro de la convivencia y la paz, y no de aplicar leyes y formas del pasado. Es hora de acabar con las medidas de excepción.