La Red Ciudadana Sare ha realizado una rueda de prensa en Bilbao para trasladar su lectura tras el histórico día del 4 de mayo.

“Si se quiere construir la paz y la reconciliación, los presos y exiliados o deportados, pasan a ser una responsabilidad colectiva, en lo que a sus derechos humanos se refere, porque no se puede construir una sociedad reconciliada sobre una base punitiva injusta y vengativa “

Esta mañana La Red Ciudadana Sare ha realizado una rueda de prensa en La Bolsa de Bilbo para trasladar su lectura tras el histórico día del 4 de mayo. En esta rueda de prensa que han participado los portavoces Joseba Azkarraga y Bego Atxa, han resaltado que “el 4 de mayo de 2018, ETA ha tomado su última decisión. Se ha desmovilizado. Y quienes han sido sus militantes, más allá de que estén presos o en libertad, han dejado de pertenecer, a efectos reales o penales, a algo que no existe”. Los portavoces han querido resaltar este hecho “porque aún hay quien continua hablando de la existencia de una organización armada, para hacer oídos sordos a una demanda, cada vez más importante de la sociedad vasca, que exige poner fin a la vulneración de derechos que sufren los
presos y presas vascas y que esta dispuesta a dar pasos por una convivencia en paz”.

Azkarraga y Atxa han recordado que de estos 60 años que ETA ha existido “quedan el daño y el dolor de muchos años de violencia, con victimas cuya responsabilidad reconocía ETA en su comunicado del 8 de abril, señalando que su violencia nunca debió suceder”. Además, han añadido que a estas víctimas se les debe sumar las víctimas de las otras violencias “a las que debemos exactamente el mismo respeto y solidaridad”.

En esta rueda de prensa, Sare ha querido subrayar que el 4 de mayo ha sido un punto de inflexión en nuestra historia y que tiene dos consecuencias:

 En primer lugar, si se quiere construir la paz y la reconciliación, los presos y exiliados o deportados, pasan a ser una responsabilidad colectiva, en lo que a sus derechos humanos se refere, porque no se puede construir una sociedad reconciliada sobre una base punitiva injusta y vengativa y sin sanar heridas y secuelas de décadas de violencias. Y por ello, también, pasa a ser una responsabilidad exigible y prioritaria para nuestras instituciones electas.

 En segundo lugar, haciendo referencia directa al Estado español, el fn de las excusas para dar pasos y respetar los derechos humanos de los y las presas vascas. Desde hace años escuchamos como el Estado crea a cada paso dado una nueva exigencia para aplicar su propia ley -acercamiento, excarcelación de presos graves o mayores, aplicación de grados, revisión de los casos injustos…-. Pues bien, ya no queda más que exigir, es momento de dar los cambios pertinentes en la política penitenciaria. ETA se ha disuelto, ya no hay excusas, si no se dan pasos solo queda la venganza y las ansias de seguir causando un dolor injusto a aquellos que no tienen culpa ninguna de ningún tipo; los y las familiares.

Pero la Red Ciudadana Sare ha querido hoy remarcar por encima de todo lo siguiente:
Al margen de los factores fundamentales que hayan podido llevar a ETA, a dar los pasos en positivo que iniciaron en Octubre de 2011 y finalizaron el 4 de mayo de 2018, desde SARE consideran que se debe poner en valor el papel de la sociedad civil, sin la que seguramente no se habría producido este final o se habría demorado muchos años por falta de condiciones idóneas.

Azkarraga y Atxa han recordado que la decisión del 20 octubre de 2011, vino precedida por el trabajo constante de asociaciones del ámbito de la sociedad civil, con el apoyo del Grupo Internacional de Contacto. El desarme del 8 de abril de 2017, “representó el éxito de una sociedad civil articulada, en este caso en Iparralde, que lo posibilitó”.

“SARE, en esta comparecencia, quiere resaltar el nuevo tiempo que se ha abierto y que empezamos a vivir a partir del pasado viernes 4 de mayo. Invitamos, una vez más, no solo a la sociedad vasca, sino a todas las instituciones vascas y españolas, para que noperdamos esta gran oportunidad de poder cerrar décadas y décadas de sufrimiento, y poder avanzar, de manera conjunta hacia la resolución, la reconciliación y la convivencia”.

Según los portavoces de Sare “esta generación, se merece una sociedad mejor que la que nosotros recibimos de nuestros mayores. Y es por tanto, la sociedad civil, junto a instituciones, partidos y sindicatos, quienes debemos actuar con responsabilidad y altura de miras. Nadie puede quedarse al margen en este nuevo tiempo”.

ORAIN PRESOAK. AHORA LOS PRESOS.
Es este el objetivo que va a mover toda la estructura humana y la fuerza de SARE, a partir de este momento. Porque mientras la cuestión de las cárceles no quede resuelta; mientras se continúen vulnerando los derechos de los presos y presas vascas; mientras se castigue al colectivo familiar con la política de alejamiento; mientras se continúen aplicando legislaciones excepcionales, mientras permitamos más muertes de presos en las cárceles, no se podrá hablar de paz.

El trabajo de Sare, a partir de este momento, será activar a la sociedad civil. Transmitirle que es el momento para el cambio y que asumimos está responsabilidad para hacer de la movilización y del requerimiento a las instituciones, para que se impliquen de verdad, en un grito constante en favor de la RESOLUCIÓN y la PAZ.

JUSTICIA TRASICIONAL
Según han asegurado hoy los portavoces de la Red Ciudadana Sare, “es el momento de que nos vayamos situando en el espacio mental de la “justicia transicional” escalonada”:

1.- excarcelación inmediata de las personas gravemente enfermas y mayores y, al mismo tiempo, acercamiento general a cárceles próximas a los domicilios de las personas presas.

2.- competencia penitenciaria, incluida sobre los jueces de vigilancia. Estos deben dejar de depender de la AN.

No tiene mucho sentido, pedir la transferencia de prisiones y no pedir que sea el Juez de proximidad quién decida sobre los presos y presas vascos. Y este planteamiento sirve, también, para el papel que juega actualmente la AN.

Desde siempre y en la línea en que se han venido pronunciado las Asociaciones progresistas de jueces y fscales, hemos defendido la desaparición de la Audiencia Nacional, por ser fundamentalmente, una instancia judicial viciada por el seguimiento político que hace de las decisiones de los gobiernos de turno.

Sino tuvo sentido su creación como tribunal continuador del viejo TOP, menos lo tiene hoy como órgano sentenciador de aquellas causas aún pendientes de personas imputadas, y aún sin juzgar, por su pertenencia y/o colaboración con una organización inexistente desde el pasado 4 de mayo.

Por ello, pedimos que todos los casos, aún pendientes de juicio, como aquellos otros que deben ser revisados por la falta de garantías que tuvieron en su procedimiento, pasen a ser competencia de los juzgados de proximidad. En este caso, de los juzgados de la CAPV y Nafarroa.

3.- aceptación de las peticiones de cambio de grados de las personas presas que lo hayan solicitado y recuento de las penas cumplidas de cara a excarcelaciones condicionales.

4.- fin de las legislaciones excepcionales, aplicadas específicamente a este colectivo de presos y presas.

5.- revisiones de procesos derivados de esas leyes excepcionales y vuelta a la legislación ordinaria.

6.- revisión de todas las penas, donde haya mediado denuncias por torturas o malos tratos degradantes.