Cuando el año 2016 no ha cumplido ni 54 días, hemos tenido constancia del segundo accidente generado por la dispersión en lo que llevamos de año.

El segundo accidente cuando apenas se han cumplido dos meses. Esta vez, el accidente lo han sufrido los allegados de Iñaki Bilbao, concretamente en Araba, en el pueblo de Arkaute. Otra desgracia más, consecuencia de una cruel política penitenciaria.

Cuando hablamos de dispersión, debemos tener claro que los derechos de las personas presas son vulnerados, pero también se vulneran los de sus familiares y allegados. Para poder realizar una visita o un vis a vis, los familiares de los presos y presas vascas hacen miles de kilómetros todos los fines de semana haciendo frente en la carretera a todo tipo de peligros. Además, ahora en invierno, debido al mal tiempo y a las condiciones de la carretera, estos riesgos aumentan considerablemente.

La dispersión ya ha provocado 16 muertes a los que hay que añadir los accidentes sufridos durante todos estos. Unos han tenido consecuencias más crueles que otros, pero unos y otros se podrían haber evitado.

Una vez más nos dirigimos a las diferentes instituciones que siguen permitiendo la dispersión para que acaben con ella ¡ya!, antes de que tengamos que lamentar más muertes y accidentes, para que de una vez por todas respeten los derechos humanos de las personas presas y sus familiares.

Y a la ciudadanía vasca, en general le invitamos a participar en el tren de los derechos humanos, tren que unirá compromisos sector a sector. Además de unir compromisos, tenemos que activar dichos compromisos, para defender los derechos de las personas presas, exiliadas y deportadas.

¡Necesitamos ayuda en la defensa de los derechos humanos!

Si quieres tomar parte en la red y realizar una aportación económica, te invitamos a ser SOCIX, a ser Sare

Ser Sare