Como sabéis, el pasado 2 de junio, 46 personas que representan la pluralidad de la sociedad, pusieron en marcha la dinámica Orain Presoak en Bilbo. Desde entonces, son muchos los que han querido unirse a la dinámica, conviertiéndola aún más amplia y diversa.

Estos últimos meses nos hemos reunido para reivindicar la convivencia y la pacificación, siguiendo el deseo de la mayoría social, que no es otro que recalcar que es el momento de solucionar el conflicto de las presas. Para ello debemos instar a los estados que definen la política penitenciaria, porque avanzar en el cambio es responsabilidad de todas. La clave está en la activación de la sociedad civil, entediéndola de la manera más amplia posible, activando e impulsando agentes y partidos políticos, representantes, sindicatos, instituciones e individuos.

Es exactamnte eso lo que conseguimos el pasado 20 de octubre. Pudimos ver que el consenso para el cambio de política penitenciaria es absoluta. Las mociones que se están aceptando por mayoría en los ayuntamientos es indicador de ello. Con ellas estamos consiguiendo reforzar la necesidad y deseo al cambio.

Debemos emprender el camino sin olvidarnos del pasado. La verdad, el respeto y el reconocimiento se les debe a las víctimas de toda violencia. Pero también les debemos a nuestros sucerosores que en el futuro no se repita lo vivido en el pasado, y para ello es indispensable el trabajo conjunto.

Nosotras queremos profundizar en ese camino. Para que este conflicto tenga una solución definitiva es necesario trabajar en equipo, y cada una desde su ámbito, ha de dar pasos que posibiliten el deseo y necesidad de la sociedad.

Así haremos el 12 de enero en Bilbo y Baiona. Mediante esta única movilización que unirá ambos lados, demostraremos tanto al estado francés como al español que, tras la defensa de que es la hora de solucionar el conflicto de las presas vascas y de cambiar la política penitenciaria, está la sociedad en su totalidad.

Estamos ante la mejor oportunidad que hayamos tenido nunca; estamos ante la oportunidad de convivir, de proceder de manera conjunta y de construir la paz para todas. Es época para la esperanza pero también para la activación. Con la responsaibilidad que supone conseguir un futuro mejor para todas, unámonos en Bilbo y Baiona este 12 de enero. Avancemos un paso más.

Hoy nos hemos reunido gente de diferentes pueblos de Gipuzkoa, y ya tenemos organizados XXX autobuses para que en enero avancemos todas de la mano.

¡El 12 de enero todas a Bilbo y Baiona!