Lo que hoy nos ha traído aquí ha sido un terrible suceso que nunca debió suceder. El viernes el preso vasco Igor González Sola fue encontrado muerto en su celda. Hemos denunciado con rabia y dolor esta muerte, que ha sido consecuencia de esta cruel política penitenciaria.

La muerte de Igor no es la única, la legislación de excepción lleva años sumando a su lista muertes de presos vascos.

Igor debería estar en casa, libre y vivo, porque tenía cumplidas las 3/4 de su condena. Si se hubiera aplicado la legislación penitenciaria ordinaria y respetado sus derechos, Igor estaría vivo.

La Red Ciudadana Sare, junto con otras asociaciones y colectivos que trabajan en la defensa de los derechos de los presos vascos, lleva tiempo denunciando este tipo de situaciones.

Desde su ingreso en la cárcel en marzo de 2005, Igor es uno de los presos que ha sufrido la política de alejamiento. Badajoz, Valdemoro, Soria… para terminar en Martutene.

Desde su ingreso en la cárcel en marzo de 2005, Igor es uno de los presos que ha sufrido la política de alejamiento. Soto del Real, Badajoz, Valdemoro, Soria… para terminar en Martutene.

Además de ser víctima de esta política de alejamiento, era un preso enfermo que estaba en tratamiento y, sin embargo, lo mantuvieron en prisión, una vez más, hasta la muerte.

Sare quiere poner en valor, hoy más que nunca, los acuerdos entre la mayoría de las fuerzas políticas alcanzadas en los Parlamentos de Vitoria y Pamplona, en las Juntas Generales y en numerosos ayuntamientos, así como la unanimidad del sindicalismo vasco a favor de una reforma profunda de la actual política penitenciaria. Pero también queremos pedir a quienes han mostrado su apoyo en las instituciones que den un paso más en el compromiso de acabar esta situación definitivamente. Esta situación no se puede repetir y es responsabilidad de todos.

Por ello, y teniendo en cuenta la mayoría social y política existente en Euskal Herria, solicitamos lo siguiente:
A) el fin de la política de alejamiento y el traslado a las cárceles de EH de
todos los presos que lo soliciten.
B) La libertad de los presos con enfermedades graves para ser atendidos adecuadamente, fuera de la cárcel.
C) aplicar la progresión de grados como al resto de prisioneros.