El lunes 24 de octubre anunciamos la decisión de adecuar la manifestación nacional convocada en Donostia. Porque la crisis sanitaria provocada por la pandemia nos obliga a actuar con responsabilidad. Pero la situación que viven los presos/as y exiliados/as vascos/as y el sufrimiento añadido que sufren sus familiares lo vivimos con angustia y eso también nos lleva a actuar con responsabilidad. Por ello, a pesar de la suspensión de la manifestación, convocamos para este sábado en Donostia una iniciativa que se podrá llevar a cabo según criterios sanitarios. Porque vemos absolutamente necesario seguir movilizándonos a favor de la vuelta a casa de presos/as y exiliados/as. Y lo que en un principio habrían representado miles de personas lo haremos con un mosaico de 600 personas.

El objetivo de esta movilización era y sigue siendo internacionalizar la situación de los presos/as y exiliados/as vascos/as. Un clamor que queremos mandar desde nuestro pueblo al mundo entero. Para decir alto y claro que es tiempo de soluciones, que a pesar de que han pasado 10 años del cese de la actividad de ETA y 2 años de su final, todavía la política penitenciaria de excepción que se aplica a los presos/as vascos/as sigue generando muchísimo sufrimiento. Y también para reivindicar qué en el proceso de vuelta a casa de los presos y exiliados vascos, es necesario dar pasos.

Como consecuencia de las medidas que se han implantado en Nafarroa, a los navarros y navarras nos resultará imposible acudir a Donosti. Pero no solo eso, algo bastante más grave: por la cruel política de alejamiento que mantiene el Gobierno y por las medidas que se imponen a partir de hoy en Nafarroa, los derechos de los navarros/as encarcelados/as y alejados/as de su lugar de origen y los derechos de sus familiares son más, aún si cabe, pisoteados. ¡No sucedería esto si no hubiera alejamiento! ¡Y basta ya! En el Estado español se han producido 63 traslados desde junio de 2018, sólo 12 de ellos a Euskal Herria. ¡De los 222 presos vascos del EPPK (31 en el estado francés), sólo 11 están actualmente en cárceles de Euskal Herria!

Con esta rueda de prensa queremos hacer nuestro el clamor por la solución y por la vuelta a casa de los presos/as y exiliados/as. Para decir que, aunque no podamos acudir a Donostia, seguiremos movilizándonos a lo largo y ancho de nuestro herrialde. En ese sentido invitamos a los pueblos y barrios a participar en la jornada nacional de movilización que se llevará a cabo el próximo 21 de noviembre en pueblos y barrios de toda Euskal Herria. Para pedir el fin de la política penitenciaria vengativa y para demostrar que somos parte del camino de vuelta a casa de presos/as y exiliados/as. Hay que dar solución, de una vez por todas, a tantos años de sufrimiento. Es tiempo de soluciones. Este pueblo necesita un futuro sin presos/as y exiliados/as que posibilite la paz y la convivencia en este país.