Albisteak

Hemos denunciado con rabia y dolor la muerte Igor González Sola. Esta muerte, que ha sido consecuencia de esta cruel política penitenciaria.

Lo que hoy nos ha traído aquí ha sido un terrible suceso que nunca debió suceder. El viernes el preso vasco Igor González Sola fue encontrado muerto en su celda. Hemos denunciado con rabia y dolor esta muerte, que ha sido consecuencia de esta cruel política penitenciaria.

La muerte de Igor no es la única, la legislación de excepción lleva años sumando a su lista muertes de presos vascos.

Igor debería estar en casa, libre y vivo, porque tenía cumplidas las 3/4 de su condena. Si se hubiera aplicado la legislación penitenciaria ordinaria y respetado sus derechos, Igor estaría vivo.

La Red Ciudadana Sare, junto con otras asociaciones y colectivos que trabajan en la defensa de los derechos de los presos vascos, lleva tiempo denunciando este tipo de situaciones.

Desde su ingreso en la cárcel en marzo de 2005, Igor es uno de los presos que ha sufrido la política de alejamiento. Badajoz, Valdemoro, Soria… para terminar en Martutene.

Desde su ingreso en la cárcel en marzo de 2005, Igor es uno de los presos que ha sufrido la política de alejamiento. Soto del Real, Badajoz, Valdemoro, Soria… para terminar en Martutene.

Además de ser víctima de esta política de alejamiento, era un preso enfermo que estaba en tratamiento y, sin embargo, lo mantuvieron en prisión, una vez más, hasta la muerte.

Sare quiere poner en valor, hoy más que nunca, los acuerdos entre la mayoría de las fuerzas políticas alcanzadas en los Parlamentos de Vitoria y Pamplona, en las Juntas Generales y en numerosos ayuntamientos, así como la unanimidad del sindicalismo vasco a favor de una reforma profunda de la actual política penitenciaria. Pero también queremos pedir a quienes han mostrado su apoyo en las instituciones que den un paso más en el compromiso de acabar esta situación definitivamente. Esta situación no se puede repetir y es responsabilidad de todos.

Por ello, y teniendo en cuenta la mayoría social y política existente en Euskal Herria, solicitamos lo siguiente:
A) el fin de la política de alejamiento y el traslado a las cárceles de EH de
todos los presos que lo soliciten.
B) La libertad de los presos con enfermedades graves para ser atendidos adecuadamente, fuera de la cárcel.
C) aplicar la progresión de grados como al resto de prisioneros.


Nota ante la muerte del preso vasco Igor Gonzalez Sola:

Desde Sare denunciamos la muerte del preso vasco Igor Gonzalez Sola. La muerte violenta de cualquier preso/a, supone el fracaso del sistema penitenciario y esto es lo que venimos denunciando desde Sare, desde hace mucho tiempo.

La cárcel no puede ser un almacén de personas, donde se apilan hasta finalizar su condena.

El caso de Igor, se suma a la de otros muchos presos que han perdido la vida como consecuencia de un sistema cruel, a la que, los y las presas vascas deben hacer frente en condiciones de excepción especialmente duras y con penas de cárcel extraordinarias. Esto debe hacer reflexionar al conjunto de instituciones y partidos.

Igor, además de haber sufrido multitud de vulneraciones de derecho, había cumplido las 3/4 de su condena, y si se le hubiera aplicado la misma normativa penitenciaria que se aplica a otros presos, hoy estaría en libertad y vivo.

No nos cansaremos de repetir que los queremos en casa y, sobre todo, los queremos vivos. La ley de excepción, trae consigo la muerte, y es responsabilidad de todos y todas ponerle fin para siempre.

Es por ello, que llamamos a la ciudadanía a participar en la manifestación que recorrerá las calles de Bilbo este domingo a las 12:00 del mediodía.


El 3 de octubre celebraremos en Euskal Herria la mayor ascensión de cimas unificada de la historia

«El próximo 3 de octubre, dentro de la dinámica Izan Bidea, subiremos junto a miles de ciudadanos/as los montes más conocidos de Euskal Herria, alrededor de 650 picos, por la vuelta a casa de presos/as y exiliados/as vascas y por la convivencia y la paz en Euskal Herria»

Desde que presentamos Izan Bidea en mayo hemos recorrido casi 230.000 kilómetros entre las casi 3000 personas que nos hemos inscrito en la aplicación móvil de esta dinámica. Cada día somos más los y las ciudadanas que somos parte de esta Red de caminantes y quienes, bajo la dinámica Izan Bidea estamos sumando kilómetros y pasos con un objetivo claro; dar solución a la problemática de los y las presas vasca y avanzar en pro de la convivencia y la paz.

Esta dinámica pretende unir a todas aquellas personas que estamos a favor de la puesta en marcha del proceso de regreso a casa de los y las presas y exiliadas vascas, así como de la convivencia y la paz. Porque, combinando la activación social con el trabajo con las instituciones, creemos que es posible dar una solución definitiva a esta situación.

Creemos que es el momento adecuado para ello; contamos con el consenso de la sociedad vasca y de las instituciones para acabar con la legislación de excepción que sufren los y las presas y refugiadas vasca y para avanzar en el proceso de su regreso a casa. Así lo hemos manifestado en diversas ocasiones y de mil manera diferentes; es hora de que los y las presas vascas sean trasladadas a Euskal Herria. Por otro lado, en lo que respecta a Madrid, los partidos que gobiernan han mostrado en más de una ocasión su acuerdo para acabar con esta situación, ya sea en el seno de las diferentes instituciones de EH o a través de declaraciones por parte de miembros del Gobierno. Por lo tanto, es hora de pasar de las palabras a los hechos, ¿a qué esperan? Esta situación no puede prolongarse más. Los y las presas tienen que estar en Euskal Herria y deben comenzar a desarrollar su proceso de regreso a casa abilitando la progresión de grado. Y los familiares no pueden seguir poniendo en peligro su vida en la carretera, ni pasar medio año sin ver y tocar a su familiar en prisión, como les está ocurriendo a los y las niñas de la mochila con motivo del Covid-19. Menos aún, seguir viendo morir a sus hijas, padres o hermanos presos, por padecer enfermedades de gravedad y no poder recibir la atención médica necesaria en sus hogares. Ya basta. Es tiempo de soluciones.

Por eso, decimos que tenemos que seguir haciendo camino, que tenemos que hacer cada vez más grande y más amplia esta Red de caminantes, para que podamos hacer realidad el camino a casa, lhacia a convivencia y la paz.

Y para recorrer ese camino conjuntamente, el próximo 3 de octubre nos hemos marcado un reto histórico; subir 650 montes de Euskal Herria entre todos, el mismo día, y llevar nuestras reivindicaciones a las cumbres. Nuestra intención es realizar un iniciativa bonita y significativa, para demostrar claramente que estamos dispuestos a dar pasos, cuesta arriba o abajo pero todos juntos, para acabar definitivamente con esta situación.

Así, el 3 de octubre, haremos la mayor ascensión conjunta y simultanea de la historia en Euskal Herria. Subiendo los montes más emblemáticos de nuestro pueblo; las cimas que están incluidas en la lista de los centenarios de este año y los montes más queridos de cada pueblo; serán montes de nivel alto, medio y bajo, poruqe no solo queremos que puedan participar los montañeros y montañeras más profedionales, sino también las familias, niños y niñas, adultos, ancianos y jóvenes, y también, aquellos que solo suben al monte una vez al año. La oferta será ámplia y para todos los gustos. En las próximas semanas iremos añadiendo información en la página web de Sare y abriendo la posibilidad de inscribirse a la iniciativa (tanto a través de la web como en los pueblos).

Además, queremos aprovechar esta rueda de prensa de hoy para anunciar varias movilizaciones que se llevarán a cabo este agoston en varias ciudades:

• 1 de Agosto, Gasteizen
• 14 de Agosto, Donostian

Así, hacemos un llamamiento a todos y todas las personas que quieran ser el camino a hacia la convivencia y la paz, el camino a favor de la resolución y de poner en marcha de una vez por todas el proceso de regreso a casa de todos los y las presas y exiliadas vascas, que se unan a esta dinámica Izan Bidea y que participen el próximo 3 de octubre en la subida simultánea a las cumbres más grande hecha hasta el momento en Euskal Herria.

Seamos el camino, unámonos a esta ámplia red de caminantes.


Nota de La Red Ciudadana Sare ante la detencion por orde de la AN de Itxaso Zaldua

La detención por orden de la Audiencia Nacional de Itxaso Zaldua, tras haber cumplido más de 12 años de prisión en cárceles francesas, supone un paso atrás en el camino de la paz y la resolución.

Itxaso, cumplió la condena impuesta por los tribunales y por tanto, esta decisión de la Audiencia Nacional, a la vez de a temporal, refleja la forma de proceder de una justicia anclada en el pasado e incapaz de acompañar al conjunto de la sociedad en el camino de la resolución y la convivencia.

Desde Sare, queremos manifestar nuestra denuncia ante esta situación y nuestro compromiso en los objetivos, que desde nuestro nacimiento, venimos persiguiendo: paz, convivencia y resolución. Y por ello, esta tarde, 21 de julio, convocamos una manifestación en Hernani (de donde es Itxaso), a las 20:00 en Gudarien Plaza, bajo el lema “Konponbide garaia da. Izan Bidea”.

 


Los y las niñas con mochila llevan medio año sin estar con su padre, su madre o en algunos casos con ambos

Las que hoy nos reunimos aquí, somos madres-familiares e hijos e hijas de presos vascos dispersados en cárceles españolas y francesas.

No estamos todas. Actualmente, tenemos alrededor de 100 niñas- jóvenes de la mochila en Euskal Herria.

Estamos enfadadas. Dolidas. Nuestras hijas e hijos, llevan medio año sin estar con su padre, madre e incluso en algunos casos sin estar con ambos.

Creemos necesario, trasladar a la ciudadanía la dureza y crueldad de esta situación.

¿ Cómo se puede aceptar esto? Que político, que juez… ¿ Quien aceptaría estar tantos meses sin poder abrazar a su hija?

Cuando comenzamos a trabajar sobre la situación de estos niños-niñas , ya dijimos que las niñas y niños de la mochila, sufrían una triple condena. No poder compartir su día a día con su padre o madre presa, negarles la esperanza de poder verles algún día en casa, debido a la legislación de excepción que se aplica a sus padres y madres, y la tercera, el alejamiento y por ende, los kilómetros que tienen que recorrer, para poder verles.

Hoy es el día, que a esa triple condena, se ha sumado una cuarta. Debido al covid-19, hemos vivido una situación que nunca la hubiéramos imaginado: escuelas cerradas, confinamiento, no poder estar con familiares y amigos…. Y en el caso de nuestras hijas e hijos, a todo eso se ha sumado, el no poder estar con su madre , padre o ambos, durante meses.

Muchas de las niñas y niños aquí presentes, no han estado con su padre o madre presa desde Febrero o principios de Marzo. Hace semanas que escuchamos el concepto de “nueva normalidad”, pero para nosotras nada ha cambiado. Las niñas y niños de la mochila, siguen condenadas a vivir sin sus padres y madres.

Hace 2-3 semanas se empezaron a realizar las visitas de locutorio en algunas cárceles del estado español, pero a día de hoy, en la mayoría de cárceles no se autorizan los vis a vis familiares y de convivencia. Esto a provocado, que las niñas y niños que han viajado, únicamente han podido realizar una visita detrás de un cristal.

Casi 6 meses sin vis a vises, y la espera parece interminable. En algunas cárceles parece que en agosto se dará la opción, en otras no. ¿ Pero quien nos asegura en esta situación tan inestable que eso será así? ¿ Quien nos dice, que en tiempos de restricciones y confinamientos, podrán viajar a ver a su ama a Galicia o a jugar con su aita a Córdoba? Claro ejemplo de ello, la suspensión de vises que se ha dado esta misma semana en la prisión de Zuera.
En lo que respecta al estado francés, las visitas familiares con niñas y niños han estado suspendidas entre Febrero y Julio y en el caso de las visitas de locutorio, con mascarilla y si poder tocar bajo ningún concepto, a su ama o aita.

No podemos olvidarnos, de Izadi, Irati e Ilargi, las 3 niñas de la mochila que permanecen en las cárceles de Aranjuez y Picassent con sus madres.

Por diferentes motivos, las tres madres han estado confinadas 10-15 días, dos de ellas con su hija, y pasando madre e hija, 21 horas al día en la celda.

Antes de la era covid, estas niñas pasaban el fin de semana en la calle con otros familiares. Un proceso progresivo indispensable, de adaptación a la calle y de unir lazos familiares.
Ahora, esas salidas están suspendidas, con las consiguientes consecuencias negativas, que ello puede acarrear en el proceso de adaptación a la calle de estas niñas.
No poco con eso, no se les ha autorizado vis a vis familiares ni de convivencia con sus padres, también presos, en todos estos meses.

Hace tiempo que los presos vascos tendrían que estar en Euskal Herria, en la prisión más cercana a su domicilio. No es algo, que reclamemos únicamente nosotras, las familiares.
Es una reclamación, compartida por un amplio sector de la sociedad vasca. Ahí están además, el manifiesto a favor de los derechos de las presas y presos, firmado por diferentes partidos del congreso español, la dinámica #SOS PresoakCovid19 o el escrito firmado por el director de salud pública del Gobierno Vasco el cual dice que sería medida de prevención y protección de la salud publica, el acercamiento de los presos a la comunidad o provincia de residencia de sus familiares.

Cuando en el estado de alarma se prohibió la movilidad interprovincial , el niño de la mochila preguntaba a su ama: ¿ Si no podemos salir de nuestra provincia, como viajaremos tan lejos para ver a aita?
Cuando mucha gente, esta optando por quedarse en casa y no viajar por seguridad, nuestras hijas e hijos deben de recorrer decenas de provincias, parar en gasolinares-restop en el camino, dormir en hoteles … porque están lejos, muy lejos y es imposible realizar ida y vuelta el mismo día.

¿Hasta Cuando? ¿Por qué? Hace tiempo que los necesitábamos en Euskal Herria, pero ahora es indispensable.

Al alejamiento, al peligro de la carretera, al gasto económico, al cansancio…. Ahora se suma esta situación provocada por la pandemia. Esto es insostenible.

Esta situación de excepción tiene que cambiar. Necesitamos a nuestras madres y padres en Euskal Herria ya!

Queremos una nueva normalidad, necesitamos una nueva normalidad. Una normalidad en la que todas vivamos mejor, en la que las niñas y niños puedan estar con sus padres y madres. Una normalidad sin presos vascos. Es posible, y lo necesitamos.

Queremos hacer un llamamiento a dar pasos en pro de una solución, ya lo dijimos y volvemos a repetirlo, nosotras estamos dando pasos a favor de la paz y a favor de una solución para la situación de los presos. Y seguiremos en ello.
¿ Pero como avanzar en paz y convivencia, cuando se siguen dando situaciones como las descritas hoy?

Nosotras somos parte de la red de caminantes, y os animamos a que vosotras también seáis parte en el camino de vuelta a casa de presos y exiliados, izan bidea!

Por ultimo, queríamos hacer saber que solicitaremos una reunión con el ararteko para dar cuenta de nuestra situación, así como con el delegado del gobierno.


Red Ciudadana Sare organiza la tercera vuelta ciclista los días 23, 24, 25 de julio, con varias marchas que unirán Nafarroa, Gipuzkoa, Araba y Bizkaia

Los días 23, 24 y 25 de julio realizaremos la tercera vuelta ciclista organizada por Sare. La de este año, sin embargo, será una edición especial debido a los obstáculos y las medidas de seguridad que conlleva la situación establecida con motivo del Covid-19.

Por ello, la vuelta ciclista de 2020 se completará con diferentes etapas que se llevarán a cabo en tres días; el 23 de julio, partiremos de Lekunberri a Hernani, uniendo Nafarroa y Gipuzkoa. El 24 de julio haremos una marcha desde Orduña hasta Durango, uniendo Araba y Bizkaia. Y por último, el 25 de julio, tendremos cuatro etapas saliendo de las cuatro cárceles que hay en Euskal Herria a sus capitales (Zaballa-Vitoria, Basauri-Bilbao, Iruñea-Pamplona, Martutene-San Sebastián).

Este año está siendo especialmente duro, tanto para los familiares como para los y las presas vascas. Con motivo del Covid-19 los familiares han tenido que pasar tres meses sin visita. Han sido tres largos meses en los que los y la niñas de la mochila no han podido tener visitas con sus madres y padres. Durante todo este tiempo ha predominado el desconocimiento y la incertidumbre en cuanto a familiares y presos, así como el miedo debido a la falta de higiene y la masificación en las cárceles. Por si esto fuera poco, la política de alejamiento ha hecho que las cosas se vuelvan aún más difíciles y duras. Ahora, tras recuperar las visitas, los familiares tienen que volver a recorrer cientos y miles de kilómetros, en los que la pandemia ademas sigue vigente, arriesgando sus vidas en la carretera.

Los familiares llevan 40 años padeciendo esta situación de sufrimiento y el Covid-19 ha dejado aún más en evidencia los obstáculos y el sufrimiento que supone esta política y la necesidad de que los y las presas vascas estén cerca de su lugar de residencia. Ya es hora de acabar definitivamente con esta situación. Es hora de trasladar a los y las presas a Euskal Herria y llevar a cabo su proceso de vuelta a casa.

Por eso, hemos organizado esta iniciativa dentro de la dinámica Izan Bidea que presentamos el pasado mes de mayo, porque queremos seguir haciendo el camino hacia casa de los y las presas y refugiadas vascas y hacia la convivencia y la paz de la sociedad vasca. Y precisamente por eso, en la última etapa que hemos organizado el 25 de julio saldremos de las cárceles de Euskal Herria y terminaremos en las capitales de nuestro país, en casa, simulando el camino a seguir.

Así que queremos animaros a coger la bicicleta y hacer el camino juntos, para que entre todas sigamos haciendo kilómetros. Para inscribirse en la vuelta ciclista entra en la página web www.sare.eus/es/izan-bidea/vuleva-ciclista/


Miembros de Sare han llevado una carta al Consulado Francés en Bilbao para denunciar el encarcelamiento de Mikel Barrios

Miembros de Sare han llevado esta mañana al Consulado francés en Bilbao una carta en la que denuncian el ingreso en prisión de Mikel Barrios y piden su excarcelación

El Tribunal francés ha condenado a Mikel Barrios Santamaría a cinco años de prisión y a diez años de prohibición para vivir en el Estado francés. Mikel había estabilizado su vida en Iparralde. Lleva 12 años lejos de la rosadía. Fue detenido primero en 2009 pese a que la euroorden solicitada por España no fue aceptada por el Estado francés. Posteriormente fue detenido el 27 de octubre de 2017 en Berlín (Alemania). Tras dos meses encarcelado en Alemania, Alemania aceptó la euroorden solicitada por Francia y fue encarcelado en la prisión de Osny (París) desde el 15 de diciembre de 2017 hasta el 26 de octubre de 2018. Con medidas judiciales ha estado unos meses en libertad condicional. El pasado 23 de junio fue juzgado en París y hoy, lunes 29 de junio, será encarcelado en Mont de Marsan para cumplir otra vez condena.

Sare ha destacado que es hora de dar solución a la cuestión penitenciaria y no de que se repitan los años de sufrimiento poniendo obstáculos a la resolución. En esta misma línea se entienden las diferentes decisiones del Estado Francés en los últimos tiempos: la denegación de la petición de libertad condicional de Jakes Esnal, la decisión de no dejar en libertad a Josu Urrutikoetxea. Y ahora, la orden de ingreso en prisión de Mikel.

Sare ha dicho que es tiempo de soluciones. Tiempo de dejar atrás el sufrimiento y construir un futuro en paz y convivencia. Y en ese sentido, ha afirmado que, frente a todas estas injusticias, seguirá recorriendo el camino hacia casa (de los y las presas y exiliadas vascas), hacia la convivencia y la paz.

Al mismo tiempo, han pedido al Estado Español, al Francés, y cómo no, a los gobiernos e instituciones de la CAV y Navarra que se impliquen en este camino.

Por último, el próximo 4 de julio, a las 18:00 horas, se celebrará en la plaza Félix Munarriz de Iruña una manifestación bajo el lema «es tiempo de soluciones. Izan Bidea. Mikel Etxera! » a la que han invitado a acudir.


Organizaciones sociales solicitan que se garantice el derecho de las personas presas a cumplir condena en su lugar de arraigo

Organizaciones sociales solicitan que se garantice el derecho de las personas presas a cumplir condena en su lugar de arraigo

  • Más de 8000 personas cumplen condena fuera de su lugar de arraigo en todo el Estado español

  • A ello habría que sumar las 7.600 personas presas respecto de las que la Secretaría General no conoce su lugar de arraigo

La dinámica #SOSPresoakCovid19, integrada por Salhaketa Nafarroa, Etxerat, Altsasuko Gurasoak y Sare Herritarra, ha hecho público esta mañana el acto que han organizado para el próximo día 4 de julio a las 12.30 horas en la Plaza del Castillo de Pamplona así como el video en apoyo a la campaña junto con diversas entidades del Estado español.

La dinámica, que se hizo pública el pasado mes de abril, viene reclamando al Gobierno de España y al Gobierno de Navarra el respecto a los derechos de las personas presas en la gestión de la crisis sanitaria derivada del Covid-19 visibilizando la necesidad de implementar en las cárceles medidas para garantizar, entre otros, el derecho a la salud y a la dignidad de las personas presas. Estas propuestas han sido ampliamente respaldadas por parte de la sociedad navarra y se han venido reivindicando, junto con diversos colectivos y asociaciones de defensa de los derechos humanos, en todo el Estado español.

Por su parte el Gobierno español sigue sin aplicar las recomendaciones de los organismos internacionales encaminadas a la excarcelación de personas presas y que deberían marcar sus pautas de actuación. Estas medidas siguen siendo imprescindible de cara a salvaguardar la dignidad personal y el bienestar colectivo y por lo tanto se debe proceder a excarcelar, entre otras, a las personas incluidas en los colectivos especialmente vulnerables al contagio de Covid19 como son quienes superan los 65 años de edad, quienes padecen enfermedades crónicas, así como mujeres embarazadas o con hijos o hijas presas, con ellas, en las cárceles.

Con el avance en las fases de desescalada el día 19 de mayo desde #SOSPresoakCovi19 se exigió que se garantizase que el “desconfinamiento” en las cárceles se realizara bajo los mismos criterios que se aplican a las personas en libertad y de manera simultánea al resto de la sociedad. Sin embargo la práctica está evidenciando que esto no se está dando puesto que mientras en la calle ya nos encontramos en la fase de “nueva normalidad” en las cárceles, hasta ayer, no se habían dado instrucciones desde la SGIP más allá de la “fase 2”. A día de hoy siguen sin restablecerse las visitas con más de 2 familiares ni se han retomado las comunicaciones vis a vis, siguen manteniéndose las cuarentenas obligatorias a la vuelta de los permisos de salida o de cualquier salida al exterior, siguen sin retomarse todas las actividades en prisión… Es necesario poner fechas límites a estas situaciones que suponen una absoluta vulneración de los derechos de las personas presas. Las medidas hechas públicas en el día de ayer por la Secretaría General para la “nueva normalidad” en las cárceles llegan, una vez más, tarde. Además son instrucciones poco claras y que vuelven a dejar al arbitrio de cada centro penitenciario la forma y tiempos para su implementación. No obstante si se quiere señalar la competencia de las autoridades sanitarias de las Comunidades Autónomas de cara a regular la actuación a seguir en las prisiones.

Esta pandemia ha visibilizado la vulnerabilidad añadida que sufre la población reclusa y ha evidenciado la conculcación de derechos hacia las personas presas y sus familiares. Es necesario señalar además como esta vulneración ha sido aun mayor para aquellas personas presas que se encuentran cumpliendo condena lejos de su lugar de arraigo. Estas personas han visto como no han podido retomar el contacto con sus familias a través de comunicaciones por cristal porque desde la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias no se les ha autorizado para desplazarse a otras comunidades autónomas. Tampoco han podido salir de permiso si su domicilio no estaba en la misma provincia porque, tampoco en estos casos, se ha autorizado el desplazamiento.

Ante esta situación queremos señalar que la Ley General Penitenciaria establece como un derecho de las personas presas el cumplir condena en su lugar de arraigo y que corresponde a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias decidir el lugar de cumplimiento de cada persona presa y, por lo tanto, hacer efectivo este derecho. Los datos oficiales de la Secretaría evidencian que ésta vulnera sistemáticamente este derecho de las personas presas. En el caso de Navarra un total de 184 personas presas navarras o con arraigo en Navarra están cumpliendo condena en distintas prisiones fuera de la Comunidad Foral. En el caso de Galicia son al menos 234 personas, 564 en el caso de Cataluña y 1.093 en el caso de Andalucía… A ello habría que sumar además a las más de 7.600 personas presas respecto de las que la Secretaría General no conoce su lugar de arraigo.

Por todo ello en este momento en el que ya ha finalizado el estado de alarma interpelamos de nuevo a los gobiernos de Madrid y Navarra para que ambos ejecutivos, cada uno de ellos desde su ámbito, se pongan manos a la obra y acuerden y adopten las medidas que venimos exigiendo de forma urgente entre ellas poner fecha límite a las situaciones que se están manteniendo en las cárceles y que suponen una absoluta vulneración de los derechos de las personas presas así como el traslado de todas las personas presas a las cárceles de donde tienen su arraigo familiar o social.

No podemos esperar a que un eventual retroceso o un rebrote del COVID-19 vuelva a cercenar, más aún, los derechos de las personas presas. Por ello, para seguir visibilizando todas estas exigencias convocamos el acto del día 4 de julio a las 12.30 en la Plaza del Castillo de Pamplona.

#SOSPresoakCovid19

(Salhaketa Nafarroa – Etxerat – Altsasu Gurasoak – Sare Herritarra).

Colectivos firmantes

#SOSPresoakCovid19 (Salhaketa NafarroaEtxeratAltsasu GurasoakSare Herritarra).

A.L.A (Asociación Libre de Abogadas y Abogados de Madrid).

A.L.A.Z (Asociación Libre de Abogadas y Abogados de Aragón).

A.P.D.H.A (Asociación Pro derechos Humanos de Andalucía).

C.A.M.P.A (Colectivo de Apoyo a Mujeres Presas en Aragón).

Comisión Legal Sol.

Esculca (Observatorio para a defensa dos dereitos e liberdades).

Federación andaluza ENLACE.

Iridia – Centre per la Defensa dels Drets Humans.

Observatori del Sistema Penal i els Drets Humans (OSPDH) de la Universitat de Barcelona.

Oteando (Observatorio para la Defensa de los Derechos y Libertades).

Salhaketa Bizkaia.

Salhaketa Araba.


NOTA: “Hemos solicitado a Instituciones Penitenciarias que se tenga en cuenta la situación de alejamiento que sufren los y las presas vascas ante la reanudación de las visitas, para que estas se puedan organizar en fines de semana”

La dinámica Izan Bidea, continua avanzando y sumando solidaridades y adhesiones a lo largo y ancho, no solo de Euskal Herria, sino también, en otros muchos lugares.

Estamos recorriendo el camino de regreso a casa de presos y exiliados.

Estamos recorriendo el camino, de la paz, la convivencia y la resolución.

Y lo estamos haciendo, trasladando al conjunto de la sociedad vasca, cuales son nuestros objetivos finalistas.

El camino de la resolución y la paz, no será alcanzado, mientras las victimas de todas las violencias no tengan el respeto y el reconocimiento que merecen y dejen de ser utilizadas como arma arrojadiza contra el contrario.

Tampoco será posible, mientras los y las presas y exiliadas, continúen lejos de sus casas, bajo estas política de excepción que vulnera todos los derechos.

Somos conscientes de que será un camino largo y con dificultades, pero que será menos complicado si cada día sumamos a este objetivo a hombres y mujeres, que saben como nosotros, que estamos hablando de derechos. Que estamos reivindicando los derechos humanos, que, también, les asisten a los presos y presas vascas, a los exiliados/as, y a familiares de todos ellos/as.

Habrá etapas que alcanzar, hasta hacer realidad la vuelta a casa de presos y exiliadas, y mientras esto ocurre, tendremos también que dar pasos para ir solucionando aspectos que inciden, en ocasiones gravemente, en la situación del día a día de estos hombres y mujeres en prisión, y también, de sus familias.

Estos presos y presas, llevan sin poder reencontrarse con sus familiares desde hace ya tres meses. A su situación de alejamiento, se une la prohibición de circulación que el Estado de Alarma indica, lo que ha hecho imposible el
mantenimiento de las visitas.

Dentro de unos días, este Estado de Alarma, tocará a su fn, y será en estos momentos cuando puedan reanudarse estas ansiadas visitas.

Pero la Red Ciudadana SARE, tras la lectura de algunas indicaciones de como se va a proceder a desarrollar estas visitas a partir del final del Estado de Alarma, donde se indica la posibilidad de que Instituciones Penitenciarias pueda utilizar todos los días de la semana, para la realización de estas visitas en las diferentes cárceles del Estado, hemos considerado necesario dirigirnos a Instituciones Penitenciarias, para indicarle que si esta aplicación de uso de todos los días de la semana para las visitas, es de aplicación a los presos y presas vascas, se estaría cometiendo una nueva vulneración de sus derechos y fundamentalmente, el de sus familiares, obligándoles a pérdidas de días de trabajo para poder desplazarse a las diferentes cárceles del Estado, donde se encuentran los presos y presas vascos, como consecuencia de esa política de alejamiento que sigue aún vigente.

Así mismo, Sare ha pedido a Instituciones Penitenciarias que las visitas puedan acumularse. Es decir, si familiares o amigos de algún preso o presa, no pudieran visitarle un día , el tiempo de esta visita no realizada pueda acumularse en la siguiente.

Hemos solicitado, se tenga en cuenta esta anómala situación, y de acuerdo con los propios presos y presas vascas, se organicen las visitas en fines de semana, como ha venido ocurriendo hasta la aplicación del Estado de Alarma, de tal forma que la organización de los viajes por parte de sus familiares pueda hacerse como hasta ahora.

Esperamos se tenga en cuenta esta petición.

Mientras continuaremos avanzando retirando obstáculos, hasta conseguir nuestro objetivo final; el proceso de regreso a casa de todos y todas las y los presos y exiliados vascos.


Con el lema "altxa, IZAN BIDEA, presoak etxera" SARE organiza una marcha hasta la cárcel de Pamplona para el 20 de junio

Tal y como hemos ido alertando todas estas semanas, con el estado de alarma por el Covid-19, la situación en las cárceles ha empeorado notablemente, en muchos casos, llevando a personas presas y sus familiares a situaciones extremas.

Hasta el punto de que las consecuencias que están padeciendo los presos vascos y sus familiares sea de extrema gravedad.

En la actualidad y por dar datos significativos podemos decir que:
Son 17 los/las presos/as con enfermedades graves e incurables. Dos presos con más de 70 años, 12 presos/as de más de 65 años y 24 presos/as con más de 60 años. El 80% de los/as presos/as vascos/as en prisiones del estado español está a una distancia entre 400 y 1000 kilometros. Y de los/as 198 presos/as vascos/as que están en cárceles españolas, 156 están en primer grado.

A esto hay que añadirle las consecuencias negativas en prisión que ha generado el estado de alarma por el Covid-19: prohibición de visitas a consecuencia del alejamiento, casi tres meses sin que los/as niños/as puedan visitar a sus padres en prisión, medidas restrictivas que se han adoptado en las prisiones para hacer frente a la pandemia y que en consecuencia endurece aún más si cabe las condiciones en las cárceles, vulnerando aún más derechos tanto a presos/as como a sus familiares.

A esta grave situación hay que añadir el derrame cerebral sufrido por Julen Atxurra, el enésimo recurso que se interpone a Jakes Esnal para impedir que acceda a la libertad condicional después de 30 años de reclusión, la negativa a poner en libertad por enfermedad a Josu Urrutikoetxea o la decisión de aplazar los permisos de salida en tercer grado de seis presos vascos. La situación de Patxi Ruiz también, hoy cumple 30 días en huelga de hambre, es ejemplo de una situación extrema que tiene como origen esa política de excepción que se aplica a los presos vascos. Todas estas situaciones dejan en evidencia que es necesaria una solución urgente.

Hay que acabar de una vez por todas con las medidas de excepción que los gobiernos francés y español aplican a los presos/as vascos/as. Con urgencia y con responsabilidad, por la situación en la que nos encontramos.

Por todo ello, y viendo la extrema situación en las cárceles, nuevamente hacemos un llamamiento a la sociedad para salir a la calle. El 20 de junio, animamos a todas a participar en la marcha a pie que partirá del Paseo Sarasate y finalizará en la cárcel de Iruña.

Dentro de la dinámica ‘Izan Bidea’ recorramos entre todos/as el camino que traiga a casa a los/as presos/as vascos/as.
Es hora de levantarnos, es hora de ser parte del camino y es hora de traer a casa a los/as presos/as vascos/as.