Albisteak

NOTA CON LOS ÚLTIMOS ALEJAMIENTOS

Mediante esta nota desde la red ciudadana SARE, queremos denunciar el alejamiento de dos presos, en nuestra opinión, estos dos últimos acontecimientos están fuera de lugar.

Han alejado a Asier Bengoa y a Karlos Apeztegia, desde la cárcel de Soto del Real, a las cárceles de Herrera (600km) y a Ocaña II (a 480km). Los dos casos, son un claro ejemplo de las medidas de excepción, y más allá de las vulneración de derechos, van en contra de lo que el gobierno español viene diciendo en estos últimos meses.

Desde SARE, queremos remarcar que además de alejarlos más de su entorno familiar,
los dos presos han tenido que cumplir hasta ahora su castigo en aislamiento, sufriendo así las condiciones extremas que el aislamiento supone. Creemos que esta situación es inaceptable, y que son un reflejo de la política excepcional que los y las presas vascas sufren todavía.

Desde la red ciudadana, creemos que estamos ante un nuevo tiempo, y estos dos cambios son un paso atrás, nos parece aún más sangrante después de que el gobierno español lleva diciendo meses, que cambiará su política de alejamiento. Por lo que no solo va en contra de la ley, sino que también en contra de los compromisos que el gobierno debe de afrontar.

En vísperas de estas elecciones, creemos que son tiempos de valentía, y de mirar al futuro, tal y como viene exigiendo esta sociedad. Desde SARE creemos, que para construir una sociedad basada en la convivencia y la paz, hay que acabar con el sufrimiento, con las leyes de excepción y aplicar la ley, acabando de primeras con el alejamiento y las condenas añadidas. Por eso, y para que no se den más en la dirección
contraria, desde SARE exigimos al Gobierno español que asuman sus compromisos, y que así lo exijan los partidos y cargos que abogan por este camino de resolución, que participan en estas elecciones.


Diferentes personas y asociaciones respaldaron en Donostia la declaración que se aprobó con el apoyo de PSE, EH BILDU, IRABAZI y PNV en contra de la política de alejamiento

En septiembre de 2018 el ayuntamiento de Donostia aprobó la siguiente declaración institucional, con el apoyo de EAJ, PSE-EE, EH Bildu e Irabazi Donostia. Decía así:

“El pleno del ayuntamiento de Donostia/San Sebastian, apelando al cumplimiento de lo previsto en la Ley General Penitenciaria para evitar el desarraigo en el cumplimiento de las penas privativas de libertad, y conforme a los principios de reinserción y resocialización de las mismas, manifiesta su desacuerdo con la política penitenciaria de alejamiento y en este sentido, dentro del nuevo tiempo abierto tras el cese definitivo de ETA, entiende necesaria una nueva política penitenciaria que evite un cumplimiento de penas privativas de libertad lejos de los lugares de arraigo social y familiar facilitando la relación con sus familiares y en atención al bienestar de hijos e hijas menores de edad y en defensa de su derecho a estar con sus progenitores”.

Las personas que hoy nos juntamos aquí mostramos nuestra adhesión a dicha declaración. Han sido numerosas las personas y agentes que se han unido a la declaración. No nombraremos a todos, pero por citar algunos, varias sociedades gastronómicas, grupos de tiempo libre, comisiones de fiestas, grupos de la iglesia, comités de empresa, grupos de padres y madres de centros educativos, asociaciones de vecinos o grupos de mujeres.

Son 24 los y las presas Donostiarras alejadas. Además de ellos mismos, somos muchos y muchas las familias y amigas que sufrimos las consecuencias de esta política de alejamiento. En estos últimos meses, Se han realizado algunos movimientos y han acercado a algunos presos, pero no es suficiente. Hoy nos comprometernos a lograr más adhesiones de ciudadanos y agentes plurales para que lo antes posible los y las presos vascos de Donostia estén en casa.

Con la actividad de hoy, hemos querido representar el traer a las personas presas de las cárceles tan lejanas aquí, a Donostia. Y también queremos que el Ayuntamiento siguiendo a la declaración, haga todo lo posible para que así sea.

Debemos de seguir trabajando en conjunto, unirnos los que hasta ahora no hemos podido, y soltar este nudo por la convivencia.

Es momento para la convivencia, para la resolución, es el momento de los y las presas vascas.


La activacion y el compromiso demostrado ha sido imprescindible para que Aitzol sea trasladado a casa

Rueda de prensa en Orereta-Errenteria para valorar la excarcelación de Aitzol Gogortza y agradecer el compromiso y activación tan “imprescindibles” de los y las ciudadanas, asociaciones e instituciones. Texto leído por Lurdes Uranga y Jon Miner:

Las personas que hoy nos encontramos aquí llevamos tiempo trabajando contra la vulneración de derechos humanos que sufren las personas presas gravemente enfermas.

Aitzol llevaba casi 20 años en prisión y como se ha sabido esta semana, de aquí en adelante recibirá en casa el tratamiento que su grave enfermedad requiere rodeado de su entorno afectivo. Desde Sare valoramos positivamente esta decisión y queremos subrayar que esta situación se ha dado en parte, gracias a la labor que se ha realizado entre la ciudadanía, organismos e instituciones de nuestro pueblo. El camino ha sido duro y largo, pero una vez más hemos demostrado que entre todas y todos, dejando a un lado nuestras diferencias y aunando fuerzas, podemos seguir dando pasos en el camino hacia una resolución duradera que tanto desea nuestro pueblo. La activación y el compromiso demostrado ha sido imprescindible para que Aitzol sea trasladado a casa.

Mañana, 7 de Abril, es el día Internacional de la Salud y desde aquí queremos reivindicar el derecho a la salud que nos corresponde a todas las personas, también a las privadas de libertad. En este sentido, queremos recordar que todavía son 20 las personas presas gravemente enfermas que se encuentran en prisión en las condiciones más duras. Entre ellos se encuentra nuestro vecino Mikel Arrieta, encarcelado en la prisión de Algeciras, a 1200 kilómetros de sus seres queridos. A nuestro entender las enfermedades graves e incurables que padecen estas personas son totalmente incompatibles con su estancia en prisión por lo que reivindicamos la puesta en libertad de Mikel Arrieta y del resto de personas gravemente enfermas para asegurar el derecho a que su enfermedad sea tratada en condiciones dignas y humanitarias.

Desde Sare de Orereta-Errenteria seguiremos trabajando para alcanzar un escenario de resolución justo y duradero, donde se reconozca y se repare el sufrimiento de todas las victimas y también se termine con la vulneración de derechos humanos de las personas presas. Para ello será necesario seguir construyendo puentes y deseamos que la noticia que hemos recibido esta semana nos sirva de empuje para seguir trabajando hasta conseguir nuestras metas.

Terminamos, dando las gracias a todo el pueblo, recordando que todo el trabajo realizado a dado sus frutos, agradecer a todas las personas, organismos e instituciones el compromiso demostrado y convencidas de que si seguimos por el mismo camino, lograremos nuevos objetivos..

Orain presoak! Mikel etxera! Eskerrik asko!

¡Necesitamos ayuda en la defensa de los derechos humanos!

Si quieres tomar parte en la red y realizar una aportación económica, te invitamos a ser SOCIX, a ser Sare

Ser Sare


La Red Ciudadana Sare valora de manera positiba la decisión de conceder la libertad condicional al preso de Orereta-Errenteria Aitzol Gogorza para que pueda tratar su enfermedad en casa.

Aitzol lleva casi 20 años en prisión y como se ha sabido hoy, en adelante recibirá en casa el tratamiento que su grave enfermedad requiere. Sare valora positibamente esta decisión y quiere subrayar que esta situación se ha dado gracias a la lavor que se ha realizado, desde el comienzo de la enfermedad de Aitzol, en Orereta, tanto por la ciudadanía como por las instituciones y asociaciones del pueblo. La activación y el compromiso demostrado ha sido imprescindible para que Aitzol sea trasladado a casa.

En este sentido, Sare recuerda que todavía son 20 los presos gravemente enfermos que se encuentran en prisión en las condiciones más duras. Estos presos tiene derecho a que su enfermedad sea tratada en condiciones dignas, antes de que sea demasiado tarde. Para ello, Sare se compromete a seguir trabajando para que estos presos sean trasladados a casa.

Para seguir trabajando en esta línea, la Red Ciudadana Sare llama a llenar los puentes el próximo 7 de abril, Día Internacional de la Salud.


La Red Ciudadana Sare se reune en su IV Asamblea General celebrada en Etxarri

Sare, “adaptándose a los nuevos tiempos”, amplia sus lineas de trabajo y se reafirma en su compromiso, en su IV Asamblea General, para seguir trabajando con más fuerza

La Red Ciudadana Sare ha realizado hoy su IV. Asamblea General con representantes de los grupos de Sare de distintas localidades y su equipo. En esta cuarta asamblea, se han centrado en multiplicar y definir las dinámicas y lineas de trabajo que la Red llevará a cabo en adelante.

En la Asamblea, que se ha celebrado en la Casa de Cultura de Etxarri (Nafarroa), los miembros de Sare han podido debatir y tratar sobre la problemática que, hoy por hoy, afecta a los y las presas vascas, ahondando, aún más, en los obstáculos y medidas de excepción que siguen causando tanto dolor y siguen siendo nudos que, según Sare “debemos desatar” para poder avanzar como sociedad. El cómputo de penas, la alarmante situación de lxs presxs gravemente enfermxs, la dinámica de lxs niñxs de la mochila, la necesidad de trabajar los cambios de grado para que los y las presas puedan avanzar en el sistema penitenciario, la política de alejamiento, la situación de mayor alejamiento y aislamiento de las mujeres presas y la problemática, cada vez más común, de presos y familiares de edades avanzadas, han sido algunas de las lineas de trabajo definidas para trabajar tanto a nivel local como general.

Como cada año, esta asamblea se realiza tras la multitudinaria manifestación de enero, tanto para valorar el trabajo realizado durante ese periodo anual, como para redefinir las líneas de trabajo del próximo curso. Pero la Asamblea General de este año ha tenido un toque diferente; por un lado, porque el nuevo tiempo que se ha abierto tras la disolución de ETA “ nos ha dado y nos abre nuevas oportunidades”. En este sentido, han remarcado que desde hace ya unos meses han comenzado a dar pasos hacia la construcción de la convivencia y la paz, recordando los consensos, apoyos y compromisos obtenidos tanto a nivel institucional, político, sindical y social. Además, durante la asamblea han asegurado, que Sare debe seguir trabajando para llegar a aquellas personas a las que aún no han activado, para, precisamente, conseguir “poco a poco el compromiso y activación de esta sociedad amplia y plural”, porque consideran que dar solución ha esta realidad de hoy “es responsabilidad de todxs”. Para ello, han hablado también de la adaptación del discurso de Sare a este nuevo tiempo. Teniendo como base esta nueva oportunidad que se ha creado para la construcción de la convivencia y la paz, Sare asegura que su trabajo se centra en dar solución a la problemática de lxs presxs y el sistema penitenciario sensibilizando, comprometiendo y activando a la sociedad.

Por otro lado, han recordado que este año se cumplen 5 años desde la creación de la Red Ciudadana Sare y, más allá de hacer un repaso general del trabajo realizado durante estos cinco años, han querido poner en valor los pasos dados y los acuerdos y consensos alcanzados. Sare ha subrayado la necesidad de seguir trabajando, y su compromiso para hacerlo, “hoy, con más fuerza aún” para acabar con “todo el sufrimiento y para dar solución a la problemático de lxs presxs, algo imprescindible para alcanzar ese deseo que la mayoría de la sociedad compartimos de vivir en conjunto, de convivir y de avanzar hacia un futuro en paz”.

¡Necesitamos ayuda en la defensa de los derechos humanos!

Si quieres tomar parte en la red y realizar una aportación económica, te invitamos a ser SOCIX, a ser Sare

Ser Sare


Hoy mediante la dinámica NI ZU BI hemos exigido la libertad de los presos gravemente enfermos llenando los puentes de Bilbo

Hoy la dinámica Ni Zu Bi llamaba a llenar los puentes de Bilbo para exigir la libertad de los Presos con enfermedades graves. Seguiremos tendiendo puentes que, por ejemplo, acerquen la realidad de los presos gravemente enfermos a parámetros de racionalidad, humanidad y legalidad. Lo que pedimos son derechos recogidos en leyes y tratados internacionales. Es decir, no pedimos favores. Estamos pidiendo que se deje de usar con intereses políticos a los presos y presas vascas, más aún a los más vulnerables, los que están gravemente enfermos.

A Oier Gómez, a Juan Mari Mairezkurrena, a Kepa del Hoyo su estancia en prisión le supuso una condena a muerte, murieron por falta de asistencia o por un no ser debidamente asistidos. Los presos gravemente enfermos deben recibir el tratamiento y cuidado necesarios en buenas condiciones. Como cualquier otra persona.

Los presos gravemente enfermos tienen derecho a poder afrontar la enfermedad en las mejores condiciones posibles para superarlo y no de ser excarcelados una vez la enfermedad sea incurable. Esto supone la pena de muerte.

Anteponen criterios políticos basados en otros tiempos que en este pueblo aspiramos a superar , a los de salud o a los que establece la ley y están jugando con vidas humanas . ¿Con qué fines?

Es por eso, y porque no queremos más consecuencias terribles de esta política penitenciaria cruel y dolorosa, que llamamos a la ciudadanía a seguir movilizándose y a no aceptar como inevitable algo que es cruel, e injusto.

Se trata de vidas humanas, pero también de la calidad de la democracia y la sociedad que queremos para este pueblo. ¡Presos gravemente enfermos a Casa!


La Comisión de DDHH de las JJGG de Gipuzkoa aprueban por unanimidad con los votos a favor del PNV, EH Bildu, PSE y Podemos, la declaración a favor de la excarcelación del preso gravemente enfermo Ibon Fernández Iradi

La Comisión de DDHH de las JJGG de Gipuzkoa han aprobado esta mañana por unanimidad la declaración a favor de la excarcelación del preso gravemente enfermo Ibon Fernández Iradi, apelando a “razones humanitarias y de dignidad” y los DDHH. Los votos a favor del PNV, EH Bildu, PSE y Podemos (el PP no ha acudido a la comisión) han habilitado que esta declaración se aprobara por unanimidad.

Ibon Fernandez Iradi padece esclerosis múltiple desde hace 8 años (hace 6 desde que le realizaron el diagnóstico) y a pesar de ello, sigue estando en prisión. En estos momentos se encuentra en la prisión de Lannemezan (Francia) a la espera de que el Tribunal de París ponga fecha para juicio, para tomar una decisión sobre su estado.

Tanto la madre como la pareja de Ibon, junto a miembros de Sare, han acudido a la comisión de DDHH, tras lo cual, han realizado declaraciones a prensa. Ainara Fresnera, pareja de Ibon Fernández Iradi, han señalado que llevan un año atrasando este procedimiento para realizar ese juicio que esperan determine la excarcelación de Ibon dada la gravedad de su enfermedad. Según ha explicado Fresneda Ibon se encuentra en unas condiciones muy duras que incrementan las dolencias de su enfermedad. Ha recordado que las prisiones son focos de virus y enfermedades, y que cualquier pequeño virus que Ibon coja (en los últimos meses ha tenido que hacer frente a una gastroenteritis y una gripe) suponen un incremento del dolor y las dificultades que la esclerosis supone para el enfermo.

El portavoz de Sare, Inaxio Oiartzabal, ha advertido de que son 21 los y las presas gravemente enfermas que hoy en día siguen estando en prisiones tanto del Estado español y francés. Oiartzabal ha recordado, que los/as presas gravemente enfermas deben ser excarcelados, tal y como recoge la ley, para que reciban un tratamiento digno que habilite poder hacer frente a la enfermedad y no una vez esta sea irreversible e incurable.

Tanto Sare como los/as familiares de Ibon Fernández Iradi han valorado positivamente la declaración aprobada hoy por unanimidad y han subrayado que el apoyo e impulso de las instituciones es necesario para avanzar en la resolución del tema de los y las presas vascas.

 

>> Declaración aprovada por la Comisión de DDHH de las JJGG de Gipuzkoa


Las peticiones de cambio de grado que han realidado los y las Presas Vascas han recibido un NO sistemático

A pesar de todos los pasos dados por ETA, desde Octubre de 2011, hasta desmovilización en Mayo de 2018, a día de hoy, alrededor del 84% de los y las presas vascas se encuentran en primer grado penitenciario desde su encarcelamiento, cuando en el caso de la población reclusa en general, esta situación de primer grado, solo se aplica al 2,1%- Estamos, por tanto, y llevamos más de 30 años, con una medida de carácter excepcional y de aplicación solo a los presos y presas vascos.

El sistema de progresión de grados es el camino que los y las presas deben realizar para lo que el sistema penitenciario denomina, como reinserción en la sociedad.

Pero, a los presos y presas vascos, no se les permite realizar este camino. Es esta una condición que llevan exigiendo los diferentes Gobiernos españoles a los presos vascos, y cuando estos proceden a iniciar ese proceso, de manera sistemática, el Gobierno de turno y también los jueces, les deniegan ese derecho.

De las 115 solicitudes individuales realizadas hasta ahora, TRES han sido aceptadas , 69 rechazadas y quedan pendientes de revisión, 43.

Y se han producido a instancias directas de Instituciones penitenciarias, la progresión de 20 presos, de primero a segundo grado.

Y en el caso de la progresion de segundo a tercer grado, ninguna de las solicitudes ha sido aceptada. . Es decir, continuamos en la aplicación de un régimen de excepcionalidad, que si ya mientras ETA existía, no era aceptable, mucho menos lo es ahora, que la violencia de una de las partes, a desaparecido.

Queremos denunciar la situación que viven los y las presas de las prisiones de Villabona y Burgos. Ante la petición de progresión de grado realizado por los presos, la dirección de estas prisiones está realizando informes contrarios para así denegar de manera sistemática esta posibilidad, sin ninguna razón objetiva más allá de las ideológicas o políticas.

En este sentido, queremos recordar al ministro de Interior Grande Marlaska, que la sociedad vasca, en repetidas ocasiones, con el apoyo de sus instituciones y la mayoría de las fuerzas políticas y la unanimidad de las fuerzas sindicales, ha mostrado la necesidad y voluntad de dar pasos en pro de la convivencia y la paz y por el fin de esta política penitenciaria de carácter vengativo.

Estas negativas ante las peticiones de cambio de grado y la actitud que se está dando desde las direcciones de las prisiones, son contrarias a las declaraciones que tanto el ministro, como el presidente Sánchez han realizado en diferentes ocasiones estos últimos meses sobre un cambio en profundidad de la política penitenciaria.

Recordamos de paso al ministro de interior que, tras la multitudinaria manifestación del 12 de enero, realizamos una solicitud de reunión para tratar estos temas y hablar sobre esa hoja de ruta sobre el cambio penitenciario que tanto han anunciado. Mucho nos tememos y más tras la decisión de disolución de las Cortes, que esta reunión no se producirá.

Comentábamos al inicio, que tras la decisión de convocatoria de nuevas elecciones, queríamos hacer, también, un balance, sobre lo que han supuesto estos ocho meses de Gobierno, en relación a la situación de las cárceles.

El Pte. Sánchez anunció a comienzos de su mandato, su voluntad de dar pasos hacia un cambio en la política penitenciaria. Fueron unas declaraciones que crearon esperanzas no solo en el colectivo familiar de los presos y presas vascas, sino en una parte importante de la sociedad que consideraba y considera necesario, poner fin a una situación que llevamos padeciendo desde hace muchos años.

Estas declaraciones fueron repetidas, cuando menos en dos ocasiones por el Mtro.del Interior, pero se quedaron en eso; Palabras, palabras y palabras que nada han tenido que ver con una política valiente y humana de la situación de los presos y presas vascos. Anunciaron el fin de la política de alejamiento, pero los movimiento que hasta ahora se han realizado no suponen ni el inicio de ese fin de esta política.
SARE, desde nuestro nacimiento, hemos venido transmitiendo la necesidad de poner fin a esta vulneración de derechos. Hemos dicho, también, que acercarlos a 250 kms., de sus casas, puede suponer un tímido avance, pero en absoluto supone poner fin a la política de alejamiento que se aplica desde hace 30 años.

Continúan incumpliendo de esta forma, su propia normativa penitenciaria y obligando a los familiares de estos presos y presas a recorrer hasta 2.000 kms., para poder visitarles durante 30 o 40 minutos.Leer más


Cientos de personas desafían al mal tiempo en Gasteiz, Galdakao y Donostia para exigir que el caso de Oier sea el ultimo

Tras la muerte de Oier Gómez el pasado sábado, Sare Herritarra ha llevado a cabo una manifestación por la libertad de los presos enfermos esta tarde en Gasteiz. Miles de personas han exigido la libertad de los 21 presos gravemente enfermos “tal y como recoge la ley, dejando de lado las políticas de venganza y las medidas de excepción”. Los portavoces de Sare han exigido a los estados la libertad de los reclusos gravemente enfermos “para que puedan afrontar sus enfermedades y los procesos curativos en condiciones dignas” y no “cuando las enfermedades son ya incurables y carecen de posibilidad de mejora”. Según han señalado “esto supone una condena a muerte” y “esa ha sido la condena añadida que han impuesto a Oier”

Fue en 2012 cuando diagnosticaron un cáncer a Oier Gómez. Desde entonces ha tenido que hacer frente a esta situación desde la cárcel, a cientos de kilómetros de sus familiares y amigos y sin médicos de confianza que pudiesen atender su evolución. No sólo eso, también seguía sufriendo la atroz política penitenciaria que se aplica a los y las presas vascas, con sus durísimas condiciones. En 2017, cuando los médicos le comunicaron que la enfermedad era incurable y en abril su condena quedó en suspenso. Hay 21 presos en la misma situación que Oier, con enfermedades muy graves que siguen bajo medidas de excepción. Con la manifestación de hoy, Sare Herritarra, ha exigido la libertad de estas personas, su vuelta a casa, para que “el de Oier sea el último fallecimiento” y para que los enfermos puedan afrontar sus procesos en las mejores condiciones para mejorar su situación.

TEXTO LEÍDO AL FINAL DE LA MANIFESTACIÓN 

Hace año y medio, miles de personas hicimos este mismo recorrido, para exigir la puesta en libertad de OIER GÓMEZ.

Lo conseguimos entonces. Ha Oier le suspendieron la condena, pero ya era demasiado tarde para hacer frente, en condiciones normales, a la enfermedad que padecía e iba acortando su vida, en los últimos cinco años.

Porque han sido cinco años, los que Oier ha sufrido, privado de libertad, su enfermedad.

Sabemos, por sus más allegados, que estos últimos años, a pesar del sufrimiento, su semblante ha sido sereno y nunca ha olvidado a los suyos. Ni a la tierra que lo vio nacer y crecer, ni a quienes fueron sus amigos de juegos y también, aquellos otros y otras, que lo fueron de acompañantes en su compromiso con la identidad política, social y cultural de nuestro pueblo.

Hoy caminamos juntas, para exigir a los Gobiernos, la libertad inmediata de los presos y presas gravemente enfermos, siguiendo la reivindicación que estos últimos años de Oier hizo suya.

Para exigir a los gobiernos, que a la pena impuesta por los tribunales de justicia, no se les puede añadir la pena de la inhumanidad que supone privarles de su derecho a la salud y a la vida.

Por eso hoy estamos aquí. Por OIER, y también por Juan Mari Mariezkurrena, que falleció hace unas semanas, excarcelado demasiado tarde para hacer frente a su enfermedad.

Por ellos y por los 21 presos vascos que hoy sufren las consecuencias de una política penitenciaria inhumana, que esta condenando a una muerte cierta a un número, cada vez mayor, de presos y presas.

Por eso hoy, desde la Red Ciudadana SARE, una vez más, hablamos de humanidad, de dignidad y de justicia. Sí. También de justicia. Es por ello, que este llamamiento va dirigido, también, a quienes obligados por ley a administrar justicia, lo hacen, marcando la diferenciación entre unas personas y otras. Porque eso es Inhumanidad e injusticia.

Queremos hacer, también, un llamamiento a las Instituciones, a los partidos y a todos aquellos que tengan algo que ver en la exigencia de una solución justa a tantos años de confrontación y enfrentamiento.

No miren para otro lado, cuando se conculcan los derechos de los presos vascos.

No dejen que el odio y la venganza de la cárcel como castigo, sustituya a los acuerdos y a la búsqueda de espacios de convivencia.

Hay presos como Txus Martin, Aitzol Gogorza o Ibon Fernandez Iradi, que en pocas semanas afrontaran momentos difíciles, es por ello, que exigimos a las autoridades pertinentes que tomen decisiones acorde a este nuevo tiempo y en pro de la resolución y la paz. Los presos gravemente enfermos deben ser tratados es sus hogares.

Desde los Gobiernos y desde algunos partidos políticos, se nos dice, repetidamente, que la cárcel es: una escuela de libertad, un marco adecuado para el tratamiento de los problemas de la salud física y mental”

Para SARE, continúan siendo espacios de impunidad y castigo, los que las convierten en injustas e inhumanas por definición. La cárcel, cada vez mas, se está convirtiendo en un almacén de seres humanos.

Hoy, los 22 presos gravemente enfermos, que se encuentran en situación similar a la de Oier, deberían estar en libertad, porque tanto el Código Penal como el Reglamento Penitenciario, así lo recogen. El gran problema, que no esta en ese Código Penal, ni ese Reglamento penitenciario, es de aplicación de unas medidas de excepción sobre la condena de los y las presas vascas. Y esta es una de las grandes contradicciones de un Estado que se dice democrático y de derecho.

Y una vez más, queremos insistir, que el cumplimiento de la legislación penitenciaria, no puede entenderse como una claudicación del estado, porque poner en libertad a los presos gravemente enfermos, no es claudicar. Es cumplir la legislación interna y europea.

POR DIGNIDAD, POR HUMANIDAD Y POR JUSTICIA, LOS PRESOS GRAVEMENTE ENFERMOS, DEBEN DE SER EXCARCELADOS.

maitasun osoz Oier, lanean jarraituko dugu.

Seguiremos caminando, por la paz, la justicia y la libertad.


Pedimos a la ciudadanía que se movilice por la excarcelación de las y los presos gravemente enfermos, y acuda la manifestación del Sábado en Gasteiz.

Hoy, nos hemos reunido aquí para hacer un llamamiento a la sociedad civil para que el trágico suceso del pasado sábado no se vuelva a repetir jamás. Para los y las gasteiztarras ha sido un fin de semana doloroso. Nuestro vecino Oier Gómez ha fallecido tras años de enfermedad. Pero esta muerte tiene un por qué; la actual política penitenciaria y la constante vulneración de los derechos humanos. Ha Oier le diagnosticaron un linfoma de Hodgkin en 2012, mientras estaba en prisión. Desde entonces, tuvo que hacerle frente al cáncer desde prisión, a cientos de kilómetros de su hogar y familiares, sin el tratamiento de un médico de su confianza y bajo las medidas de excepción a las que son sometidos los y las presas vascas. En estas condiciones la enfermedad empeoró y en enero de 2017, los médico le comunicaron que su enfermedad era incurable e irreversible. En abril de 2017 el tribunal de París suspendió su condena y desde entonces residía en la capital de Lapurdi y allí paso sus últimos días.

A Oier su estancia en prisión le supuso una condena a muerte. Cualquiera que haya conocido esta enfermedad sabe lo importante que es recibir un cuidado y asistencia adecuados y en buenas condiciones; con el apoyo y cercanía de familiares y amigos, con médicos de confianza que sigan de principio a fin tu caso y en las mejores condiciones posibles para poder hacer frente a la enfermedad y al tratamiento con fuerza. Pero a Oier se le negó esta posibilidad. Hoy en día son 21 los presos que están viviendo lo que Oier tuvo que padecer: con cáncer, esclerosis, esquizofrenia paranoide, hernia discal, sida, enfermedades del corazón y/o pérdida de visión, entre otras.

Las y los presos gravemente enfermos deben recibir el tratamiento y cuidado necesarios en buenas condiciones. Como cualquier otra persona, tienen derecho a poder afrontar la enfermedad en las mejores condiciones posibles para superarlo y no de ser excarcelados una vez la enfermedad sea incurable. Esto supone la pena de muerte.

Por ello, para que Oier sea el último, hemos convocado este sábado, 2 de febrero, a las 17:00 de la tarde una manifestación que saldrá desde el Centro Cívico Iparralde, en Gasteiz. Pedimos a la ciudadanía que se movilice por la excarcelación de las y los presos gravemente enfermos, para poder recibir un cuidado y tratamiento apropiados y en condiciones. Al fin y al cabo, con esta manifestación queremos movilizarnos a favor del derecho a la salud de los y las presas vascas, del fin de este sufrimiento añadido, en contra de la pena de muerte y a favor de avanzar de manera conjunta en pro de la convivencia.

Aprovechamos también esta rueda de prensa para hablar sobre la situación de otros tres presos gravemente enfermos:

Por un lado, dar a conocer la convocatoria que desde Galdakao se ha realizado también para este sábado al mediodía para pedir la inmediata excarcelación de Txus Martin, preso gravemente enfermo. Txus padece de esquizofrenia paranoide y trastorno por ansiedad generalizada. Esta enfermedad empeora cuando tiene que pasar horas a solas. Además, le han diagnosticado una afección en el corazón.

Por otro lado, queremos recordar que Ibon Fernández e Iradi está a la espera de juicio. Ibon padece de esclerosis múltiple, una enfermedad degenerativa, incurable, crónica y progresiva. Pedimos desde aquí, que se tome en cuenta esta grave situación en el juicio y se excarcele a Ibon para que pueda hacer frente a su enfermedad en unas condiciones dignas.

Por último, queremos hablar del caso de Aitzol Gogortza. Aitzol padece de un trastorno obsesivo compulsivo y desorden depresivo. Esta enfermedad hace que tenga grave peligro de suicidio y según los médicos, es necesario que sea excarcelado para evitar esta situación.

Los casos de Txus, Ibon y Aitzol son realmente graves, pero como ellos se encuentran otros 18 presos vascos. Es por eso, y porque la muerte de Oier debe ser la última consecuencia de esta política penitenciaria cruel y dolorosa, que llamamos a la ciudadanía a participar en las movilizaciones que se celebrarán este sábado a las 12:00 en Donostia, a la 13:00 en Galdakao y a las 17:00 en Gasteiz, desde el Centro Cívico Iparralde.