Notas de prensa

Los ayuntamientos de la CAV están ratificando estos días la declaración del Euskalduna que se hizo pública el pasado 11 de diciembre de 2020

Los ayuntamientos de la CAV están aprobando estos días la ratificación de la declaración de Euskalduna que se hizo pública el pasado 11 de diciembre de 2020. El próximo 21 abril, ofreceremos datos más concretos de este proceso.

La mayoría política vasca y la totalidad de los sindicatos de la CAV demandaron ese día un plan de acercamiento de los presos y presas vascos, así como la sustitución de la legislación de excepción que durante décadas se les esta aplicando, por la legislación ordinaria. En aquella declaración nos comprometíamos a hacer llegar a los ayuntamientos vascos este texto, para su ratificación, por entender la necesidad de socializar y dar a conocer este importante compromiso.

Esta declaración fue ya remitida al presidente del Gobierno español; al lehendakari, a la presidenta del Gobierno de Navarra, al presidente de la Mancomunidad única del País Vasco, así como a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias.

El mensaje principal de esta declaración, que está recibiendo el respaldo de los municipios, va dirigido, fundamentalmente al Gobierno español, al qu ese le transmite todo el apoyo de la sociedad de la CAV y de los firmantes de esta declaración, si se decidiera a dar los pasos necesarios, para la aplicación exclusiva de una legislación ordinaria y con ella, una política penitenciaria normalizada, a las personas presas vascas.

Reiteramos que esta declaración recoge el consenso político y sindical y que complementa la apuesta que la sociedad vasca está haciendo para superar tantas décadas de vulneración de derechos a los presos y presas vascos.

Queremos valorar positivamente, los pasos que el Gobierno español está dando con algunos acercamientos de presos y presas vascos a cárceles más cercanas a sus hogares. Aun así, queremos insistir en que el final de la política de alejamiento solo será un hecho, cuando todos/as, estén en Euskal Herria.

En este proceso de aunar esfuerzos, Sare y Etxerat valoramos positivamente este nuevo impulso que la declaración del Euskalduna está recibiendo de los ayuntamientos. Ello viene a demostrar que trabajando juntos y juntas, sociedad civil e instituciones, antes lograremos poner fin a la política penitenciaria de excepción.


 

#HazteSarekide RELLENA EL FORMULARIO: http://sare.eus/es/socixs/


7 DE ABRIL | DÍA MUNDIAL DE LA SALUD

Hoy en día, aunque se están dando algunos pasos, sigue manteniéndose la política penitenciaria de excepción que se ha aplicado durante años. Por ello, el 7 de abril, Día Mundial de la Salud, la red Sare Herritarra quiere tener presentes a las personas presas con enfermedades graves. La situación especial que estamos viviendo a causa de la COVID-19 nos está mostrando a diario la importancia de la salud y de su cuidado. En este sentido, más que nunca, queremos manifestar la necesidad de dar prioridad a la salud de las personas presas, y queremos destacar dos factores que afectan directamente a la salud:
• La política penitenciaria de excepción que se les aplica a las presas y a los presos vascos: el aislamiento, el alargamiento de la condena y la política de alejamiento afectan de manera directa a la salud de la persona presa, y generan inestabilidad, problemas psicológicos, ansiedad, dificultades para las relaciones personales... En el caso de las personas presas enfermas, además, se limitan sus posibilidades de hacer frente a la enfermedad, ya que les afecta directamente el hecho de no tener el apoyo familiar, unas condiciones de vida dignas y el seguimiento de personal sanitario de confianza.

• Las malas condiciones sanitarias de las cárceles: tanto la prisión como institución, así como los centros, la actitud del personal médico y la falta de recursos tienen efectos nocivos para la salud. Los centros penitenciarios no pueden ofrecer un servicio sanitario adecuado, y mucho menos adoptar las medidas necesarias ante la situación generada por la COVID-19. La salud es un derecho de todas las personas, incluidas las personas presas. No podemos consentir ninguna política que, escudándose en las políticas de seguridad, vulnere los derechos básicos de las presas y de los presos. Toda persona presa tiene derecho recibir apoyo médico o psicológico de profesionales de su confianza.

Aunque últimamente se han dado pasos importantes con personas presas que padecen enfermedades graves, seguimos siendo testigos de las graves consecuencias que conlleva esta política, ya que sigue aumentando el número de presas y presos vasco que han muerto en la cárcel. Hace unas semanas vimos claramente que estas personas, en lugar de ser liberadas para poder curarse, son puestas en libertad cuando la situación es irreversible y están a las puertas de la muerte. Actualmente hay 17 personas presas con enfermedades graves. Sare tiene claro que mientras no desparezca la política de excepción seguiremos sufriendo estas terribles consecuencias.

Por ello, necesitamos la implicación de todos los agentes sociales, sindicales y políticos; todos y todas tenemos que formar parte del camino a recorrer para poner fin a la política penitenciaria de excepción, para reclamar que se respeten de una vez los derechos de las personas presas, ya que la cárcel es una parte más de nuestra sociedad. Porque entre todas y todos conseguiremos, caminando hacia la convivencia y hacia la paz, que se respeten los derechos básicos de las presas y de los presos vascos y que se ponga fin al sufrimiento que padecen las personas presas con enfermedades graves.

 


El 8 de mayo miles y miles de personas subiremos a los 650 montes más conocidos del conjunto de Euskal Herria.

La dinámica Izan Bidea continua su camino, y, por ello, tal como ya indicamos hace unos meses, el 8 de mayo miles y miles de personas subiremos a los 650 montes más conocidos del conjunto de Euskal Herria.

Allí, reivindicaremos el inicio del regreso a casa de los presos y de las presas, y para ello consideramos imprescindible el fin de la política de alejamiento y la aplicación de la progresión de grados a todos y a todas.

En esta dinámica Izan Bidea y a esta fecha, llevamos recorridos, aproximadamente, un millón de km de los 3.127.326 km que nos comprometimos a realizar, es decir, tantos km como ciudadanos/ciudadanas vivimos en Euskal Herria.

Está ascensión a las cumbres de Euskal Herria teníamos previsto realizarla el pasado 3 de octubre, pero las adversas condiciones climatológicas nos aconsejaron posponerla.

Hoy lo hacemos con más ganas y fuerza, si cabe. Porque cada día somos más las personas que formamos parte de esta Red de caminantes y quienes bajo esta dinámica estamos sumando km. Y pasos con un claro objetivo: dar solución a la problemática de los presos y presas vascos y avanzar en favor de la convivencia y la paz.

Esta dinámica está consiguiendo unir a personas ideológicamente muy plurales y con esta combinación entre activación social y el trabajo en las instituciones estamos convencidos que lograremos dar una solución definitiva a esta situación.

Cuando hace unos meses presentamos esta iniciativa, dijimos que estamos ante un momento único que debemos saber aprovechar y es eso lo que estamos haciendo.

Lo hicimos en octubre con el mosaico de la Concha, reuniendo partidos, sindicatos, asociaciones y sociedad civil, bajo el lema Resolution, Resolución.

Y lo hicimos, también, el 9 de enero, pueblo a pueblo, y con la más amplia representación política, sindical y social conseguida hasta el momento, en un acto celebrado en el Palacio Euskalduna, bajo el lema BIDEA GARA. SOMOS EL CAMINO.

Y es este el camino que vamos a seguir desarrollando. Activación de consensos políticos y sindicales, junto a la sociedad civil. Porque solo si caminamos juntos lograremos el objetivo.

Porque compartimos objetivos comunes: fin de la política de alejamiento y regreso a Euskal Herria de presos y exiliados, y progresión de grados, sin excepciones. En definitiva, fin del régimen de excepcionalidad que vulnera día a día los derechos de estos presos y presas, y también el de sus familias.

Porque es ese régimen de excepción el que posibilita que:

Los presos gravemente enfermos y presos de edad avanzada continúen en prisión.

Que los más de 80 niños de la mochila continúen prácticamente en situación de orfandad, sin poder abrazar a sus aitas, amas o ambos, presos.

Queda aún mucho camino que recorrer. Y desde SARE continuaremos planteando iniciativas como esta del 8 de mayo, para continuar activando a la ciudadanía, de maneras diversas y, de esta forma, continuar manteniendo estas reivindicaciones, hasta conseguir el objetivo.

Esta iniciativa de ascensión a 650 montes de Euskal Herria es un reto histórico. Son los montes más emblemáticos de nuestro Pueblo; son las cimas que están incluidas en la lista de los centenarios de este año. Son montes de nivel alto, medio y bajo, porque queremos que puedan participar todos y todas. Montañeros experimentados; familias; niños y niñas; adultos, ancianos y jóvenes. Y también, aquellas personas que solo suben al monte una vez al año. La posibilidad de elección del monte que se quiera subir será muy amplia.

Nunca se ha hecho el que en un mismo día miles y miles de personas asciendan a estos montes y desplieguen la bandera IZAN BIDEA. La bandera de nuestras reivindicaciones.

Es una iniciativa bonita y significativa, para demostrar que estamos dispuestos a dar pasos, cuesta arriba o cuesta abajo, pero todos juntos, para poner fin a tantas vulneraciones de derechos que sufren los presos y presas vascos.

Desde hoy, ponemos de nuevo en marcha la página 650tontor.sare.eus, con toda la información necesaria y la opción de inscribirse, tanto a través de la web, como en cada pueblo.

SEAMOS EL CAMINO. UNÁMONOS A ESTA AMPLIA RED DE CAMINANTES, POR LA PAZ, LA CONVIVENCIA Y LA RESOLUCIÓN

 


 

#HazteSarekide RELLENA EL FORMULARIO: http://sare.eus/es/socixs/


NOTA | Ha llegado el día en que Irati abandona la prisión y se separa de sus padres

Lamentablemente, ha llegado el día en que Irati abandona la prisión y se separa de sus padres. El 8 de marzo ha cumplido 3 años y debido a la normativa penitenciaria, Irati ha tenido que abandonar la cárcel, viviendo una violenta separación con sus padres y convirtiéndose a partir de ahora en una niña de la mochila. Irati llega a Bilbao con su abuelo y su abuela.

Sin embargo, esta situación no es algo aislado, ya que muchos niños/niñas y padres/madres tienen que vivir esta separación, y debido a la legislación de excepción, junto a la separación, las terribles consecuencias de la política de alejamiento o la imposibilidad de coexistir con ambos progenitores. Como sabemos además, ahora, con motivo del Covid-19, las visitas también son sin contacto alguno y reducidos. Esta situación obliga a estos niños y niñas a ser huérfanos, tal y como denuncian sus padres y madres, y a dejar de lado su vida para ver a su padre, a su madre o a ambos. Existen soluciones para mejorar esta situación, es una cuestión de voluntad. Los padres y madres de niños y jóvenes de la mochila tienen que estar en EH y hay que ofrecerles módulos familiares con el fin de poder desarrollar de la manera más adecuada la parentalidad a la que tienen derecho.

Queremos hacer un llamamiento a los/as ciudadanos/as, agentes y representantes que hasta ahora se han adherido a la dinámica IRATI gurasoekin EHra para que se sumen a las movilizaciones y/o convocatorias que se puedan realizar en los próximos días y se sumen a las iniciativas que se realicen en defensa de los derechos de Irati y del resto de niñxs de la mochila. Es responsabilidad de todos/as cambiar la situación injusta que viven estos niños, niñas y adolescentes y posibilitar las medidas y herramientas necesarias para poder desarrollar su relación con sus padres y madres.


 

 

#HazteSarekide RELLENA EL FORMULARIO: http://sare.eus/es/socixs/


#8Marzo | ¡Sé el camino! ¡Mujeres presas a casa!

En apoyo al Movimiento Feminista de Euskal Herria y con motivo de la jornada de movilizaciones convocada para el 8 de marzo, hemos convocado una movilización para informar sobre la situación de las mujeres presas. De hecho, por ser mujeres presas se encuentran aún más aisladas, aún más alejadas, sufriendo un castigo más cruel dentro del sistema carcelario, uno de los exponentes más nítidos del sistema patriarcal.

Si estar preso bajo la política penitenciaria de excepción hace más dura la prisión, en el caso de las mujeres se añade el hecho de tener que cumplir condena en un lugar pensado exclusivamente para hombres. Se encuentran en un «no-lugar», porque en este sistema patriarcal es inaceptable que la mujer sea delincuente. Las prisiones se convierten en fábricas de recreación de las «buenas mujeres», que utilizan para «reeducar» a las mujeres presas. Las zonas de trabajo, los talleres, los reglamentos de vestimenta, las limitaciones para vivir la sexualidad… se utilizan para colocar a la mujer en el lugar que le corresponde según el sistema patriarcal.

Las mujeres sufren un triple castigo por estar presas:

· Castigo social: porque rompe el papel pasivo que el patriarcado impone a la mujer.
· Castigo personal: en el caso de «mala mujer» y/o madres se añade la sentencia de «mala madre» a la pena impuesta.
· Sanción penal: tal y como se ha indicado anteriormente, ya que la condena debe cumplirse bajo un sistema penal que no esté preparado para mujeres.

Además de esto, las mujeres presas vascas, tienen una pena adicional; una política penitenciaria de excepción. Como consecuencia de esto, y debido a la escasez de prisiones que están designadas para mujeres, las mujeres presas vascas se encuentran más lejos y más aisladas, con todo lo que esto conlleva.

Las mujeres presas vascas se encuentran a una media de 500 kilómetros de Euskal Herria y al alejamiento que sufren, como hemos dicho, hay que añadir la situación de aislamiento. De las 31 presas vascas del Colectivo, 15 están totalmente solas, sin compañeras. Teniendo en cuenta los últimos datos de febrero, 5 se encuentran en el Estado francés, 22 en el español y sólo 4 en prisiones de Euskal Herria, de las cuales 1 está en prisión domiciliaria.

Al estado de excepción que viven los presos vascos en las cárceles, la masificación, la política de alejamiento, la escasa atención sanitaria, el aislamiento, y los tratos de violencia y humillación a los que se ven sometidos con frecuencia, se suman los componentes sexistas por el hecho de ser mujer, empezando desde el castigo moral y la estigmatización o las amenazas e insultos, hasta los servicios y espacios de salud no adaptados praa las mujeres.

En estos días de movilizaciones en las que nos une el empoderamiento de las mujeres y la disolución del sistema patriarcal, debemos entender también las cárceles como un ámbito a trabajar.

Acabar definitivamente con la cruda realidad penitenciaria nos corresponde a toda la sociedad, y para ello y para poder desarrollar el proceso de vuelta a casa, tenemos que seguir recorriendo el camino. ¡En el ámbito social, político, sindical, institucional, y en la calle!

¡Sé el camino! ¡Mujeres presas a casa! #IzanBidea 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

#HazteSarekide RELLENA EL FORMULARIO: http://sare.eus/es/socixs/


Un total de 18 colectivos denuncian que suspender las comunicaciones en las prisiones debido a la COVID-19 es un ataque directo a los derechos de las personas presas

En este momento, sin que se haya decretado un confinamiento general como en los meses de marzo a mayo, Instituciones Penitenciarias ha vuelto a aplicar una medida tan drástica como la suspensión de las comunicaciones, incluso por locutorios, lo que vulnera un derecho fundamental garantizado por la Constitución Española

Las organizaciones, Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, Salhaketa Nafarroa, Etxerat, Sare Herritarra, Esculca, Iridia, Oteando, Salhaketa Araba, Caxpou, ICA Ourense, Asociación Libre de Abogadxs de Zaragoza, Marcha Contra la Macrocárcel de Zuera, Colectivo de Apoyo a Mujeres Presas en Aragón , Federación Andaluza Enlace, Asociación Libre Abogadxs de Madrid, Federación Provincial de Drogodependencias Liberación, Comisión Legal Sol y AVV Arrebato, alertan de que “de un plumazo y con el argumento de blindar las prisiones se justifica una medida tan cruel y poco humana como esta”

APDHA, Salhaketa Nafarroa, Etxerat, Sare Herritarra, Esculca, Iridia, Oteando, Salhaketa Araba, Caxpou, ICA Ourense, ALAZ, Marcha Contra la Macrocárcel de Zuera, CAMPA, Federación Andaluza Enlace, ALA, Federación Provincial de Drogodependencias Liberación, CLS y AVV Arrebato han mostrado públicamente su preocupación sobre las últimas medidas con relación a la pandemia aprobadas por la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias. Este organismo recomendó1, el pasado 2 de febrero, “blindar las prisiones contra la COVID-19” hasta al menos el próximo 18 de febrero, lo que supone, para estas 18 entidades de defensa de los derechos humanos “eliminar el único contacto cercano a lo físico que les quedaba a las personas presas desde hace casi un año”.

Apenas unos días más tarde del anuncio de esta recomendación, la mayoría de las cárceles dependientes del Ministerio del Interior han suspendido sus comunicaciones2. Miles de personas llevan desde que comenzó la pandemia sin poder tocar a sus parejas, amigxs y familiares y viceversa, ya que desde el pasado marzo se suspendieron las comunicaciones especiales, es decir, todos los vis a vis íntimos y familiares, con alguna tímida reanudación que en seguida llegó a suprimirse nuevamente. Debido a las restricciones en las comunicaciones, Instituciones Penitenciarias ofreció “a cambio” un mayor tiempo para las llamadas telefónicas (pagando) y un nuevo sistema de videollamdas al objeto de sustituir este contacto.

Instituciones Penitenciarias informó -como dato muy positivo- que de marzo a mayo se habían realizado 54.000 videollamadas. Si se divide ese número de llamadas entre el número de presos y presas (descontando las de tercer grado), que son 33.500, la media resultante es de un 1,6 por persona presa. Es decir, una videollamada y media en dos meses. Además, a pesar de que las limitaciones en las comunicaciones se han extendido en el tiempo la utilización de las videollamadas como forma de suplir los contactos eliminados no se han mantenido en el tiempo para todas las personas presas y mucho menos las han ampliado.

El derecho a comunicar viene garantizado en la Constitución Española no sólo como expresión el art. 18.3, sino también y primordialmente del art. 25.2 CE pues este precepto constituye la norma específica aplicable a derechos fundamentales de las personas presas. Este derecho tiene una incidencia en el desarrollo de la personalidad de las personas presas y adquiere, por lo tanto, una gran importancia para el cumplimiento de las penas privativas de libertad. Gracias a las comunicaciones las personas presas no quedan reducidas únicamente al mundo carcelario y se les permite relacionarse con el exterior.

Desde el inicio de esta gestión numerosas asociaciones, y también diversos organismos internacionales, hemos exigido a la Secretaria General de Instituciones Penitenciarias la adopción de medidas tendentes a la excarcelación de personas presas como mejor forma, y más respetuosa con los derechos de las personas presas, para hacer frente a la COVID-19 dentro de las cárceles. La no implementación de medidas en este sentido está conllevando la adopción de medidas absolutamente restrictivas y perjudiciales para quienes están cumpliendo condena en el Estado español.

Las 18 entidades nos preguntamos, “¿qué riesgo real de contagio suponen las comunicaciones mediante cristales en los que en ningún momento hay un contacto directo entre las personas que van a visitar y las personas presas? ¿Qué riesgo real de contagio suponen las comunicaciones vis a vis en las que se permita un contacto directo entre las personas que van a visitar y las personas presas si se toman las mismas medidas preventivas que se han impuesto en la calle? Funcionarixs entran y salen diariamente a trabajar en las cárceles de todo el Estado. Y la Administración puede y debe adoptar todas las medidas para evitar el contagio entre el personal funcionario y las personas privadas de libertad”.

Sin embargo, adoptar una medida tan restrictiva como la suspensión de las comunicaciones, incluso por locutorios, “supone un ataque directo y brutal contra los derechos de las personas presas, incidiendo directamente en la salud mental de estas personas, así como dificultando su reinserción, en oposición con el mandato constitucional del artículo 25.2”.


Ver nota de prensa publicada por Instituciones Penitenciarias el pasado 2 de febrero. https://bit.ly/2LTtMsb 

Los datos de aplicaciones se pueden consultar aquí https://bit.ly/3aoLQnD


Movilizaciones en más de 200 pueblos y barrios el 9 de enero

A pocos días del 9 de enero, fecha en la volveremos a concentrarnos en innumerables pueblos de Euskal Herria. , Y a pocos días, también, de finalizar este año, lo hacemos con la esperanza de que el año que termina, traiga un 2021 donde esta pesadilla que ha sido el año que termina, de paso a una nueva situación, también para los presos y presas vascos.

SARE, comenzaremos este nuevo año, como siempre, en la calle. Pero lo haremos de una forma diferente. En lugar de llenar las calles de Bilbo, serán 216 calles y plazas de otros tantos pueblos de Euskal Herria, las que llenaremos de reivindicación, esperanza y ganas de cambio.

La gran movilización de otros años, será este año una movilización repartida a lo largo y ancho de Euskal Herria, el mismo día y a la misma hora y con un único manifiesto. Será una de las concentraciones más masiva y participativa de las que se han organizado hasta ahora.

Ese mismo día 9 de enero, a las 11,30 horas, en el Palacio Euskalduna, organizamos, también, un acto en el que reuniremos una amplia representación del ámbito político, sindical y social.

Este acto, tendrá como objetivo poner en valor los acuerdos logrados y los pasos dados a favor de la convivencia en esos ámbitos. Y también, renovar el compromiso de continuar recorriendo este camino de forma conjunta.

Porque para SARE, al igual que son importantes la activación y las ganas de cambio que muestra en la calle, una gran parte de la ciudadanía vasca, son, también, muy importantes los acuerdos alcanzados a nivel político, social y sindical.

Todos y todas somos piezas clave en este proceso. Todos y todas somos el camino.

Después, a la tarde, será el turno de los 216 pueblos de Euskal Herria, en los que se llevaran a cabo movilizaciones de diversa índole: cadenas humanas, mosaicos, manifestaciones, actos musicales…como muestra de la diversidad que siempre hemos mostrado en esta movilización de Enero. Y todo ello, lo haremos teniendo muy en cuenta las recomendaciones de las autoridades sanitarias.

Habrá un momento especial y unitario en estas concentraciones. Lo llamamos “Camino iluminado”. Una fotografía conformada con la luz de los móviles.

Esta será la imagen que recogeremos y difundiremos en nuestras redes. O mejor dicho, serán las 216 imágenes que difundiremos en las redes.

Sera un momento especial en el que confluiremos todas las personas que participemos en estas 216 movilizaciones, incluidas las de Iparralde, que también iluminaran el camino en Baiona.

Serán dos los ejes, en las movilizaciones de este año:

  • Por un lado, poner fin a la política de alejamiento. Valoramos los cambios, pero estos no han supuesto poner fin a esta política de manera definitiva. Las presas y presos vascos, deben de estar en Euskal Herria, de acuerdo a la propia normativa penitenciaria. Este Enero, una vez más, reivindicaremos el fin del alejamiento, que tiene su expresión más cruel en las familias en general y en las niñas y niños y en las personas mayores en particular.

  • Y reivindicaremos, también, la aplicación de la progresión de grado que de manera sistemática se les está negando a los presos y presas vascos. La progresión de grado es la herramienta imprescindible para posibilitar el inicio del camino hacia sus casas. Queremos recordar, que son aún 107 presas y presos los que se encuentran en primer grado penitenciario, con la limitación de derechos que ello supone.

Por todo ello, reclamaremos en estas 216 localidades de Euskal Herria, que el año 2021, sea el año del fin de la política penitenciaria de excepción. Sin ello, es imposible continuar avanzando en el camino de la resolución y de la convivencia.

Y para ello, es necesaria la activación social… debemos sacar a la calle estas reivindicaciones.

Hacemos un llamamiento a las mujeres y hombres de nuestro País, para que participe en estas movilizaciones y forme parte del camino que hemos comenzado a recorrer.

 


¿Qué es la campaña «2€= 2m2»? Reserva tu lugar 📲http://sare.eus/es/2euro2m2/


Llaman a movilizarse el 9 de enero, a ambos lados de la muga, por la Paz, la convivencia y la resolución

Los Artesanos de la Paz y la Red Ciudadana SARE, somos dos asociaciones de un mismo País: Euskal Herria, con unos mismos objetivos: Poner fin a la vulneración de derechos que sufren los presos y presas vascos, ubicados en las carceles de España y Francia.

Esto nos une, para que un año más, de manera conjunta, traslademos a la opinión pública, nuestro compromiso de continuar trabajando por la Paz, la convivencia y la resolución.

Es por ello, que el 9 de enero, a ambos lados de la muga, y a las 17,30 horas, los ciudadanos y ciudadanas vascas, nos volveremos a concentrar por estos objetivos.

Unos y otros, reconocemos que en los últimos meses, vivimos tiempos esperanzadores, porque algo comienza a moverse, con el acercamiento, aunque aún muy limitado, de algunos presos y presas vascos, a cárceles más cercanas.

En Francia, se han dado pasos con el acercamiento de la gran mayoría de presos vascos a Mont de Marsan y Lannemezan, pero, en este último año nos hemos encontrado con un bloqueo importante. La fiscalía apostó por anular las vías jurídicas a pesar del clamor y la voluntad de la mayoría política y social, encadenándose al pasado.

Esto hizo que en Iparralde se viera la necesidad de abrir una nueva fase movilizadora para iluminar ese túnel oscurecido por la actitud de la fiscalía.

Pero con la libertad condicional de Xistor Haramboure, el año 2020 termina con un rayo de esperanza. Una luz frágil, pero que queremos hacer prometedora…

En Hegoalde, estamos viviendo semanalmente algunos de estos acercamientos, pero denunciamos, que la mayoría de estos presos y presas, no se están acercando a cárceles vascas, sino están siendo ubicados a varios cientos de kms.de sus casas.

No estamos por tanto, ante el fin de la política de alejamiento. Se están aliviando algunas situaciones familiares, que deben de recorrer menos kms.,para visitar a su familiar preso, pero no podemos dar por normalizada una situación que no lo es.

El fin de esta política penitenciaria, vulneradora de derechos, solo sera realidad, cuando todos y todas los presos vascos, estén en EH.

Esa vulneración de derechos, terminará, cuando no se les impida iniciar el camino de regreso a sus casas, a través de la progresión de grados:

– 107 presos están en primer grado penitenciario: 57%
-70 presos, están en segundo grado : 37%
– 9 presos están en tercer grado; 6%

Hay un dato muy clarificador: están saliendo en libertad presos, una vez cumplidas condenas de 30 años, en primer grado penitenciario. Y esto, es una grave vulneración de sus derechos.

Ese fin de la vulneración de derechos, se producirá, cuando los 17 presos gravemente enfermos, puedan ser tratados fuera de los muros de la prisión.

O cuando los seis presos,mayores de 70 años, recobren su libertad.

Y desgraciadamente, todo esto, aún esta muy lejos.

Por ello, vamos a continuar movilizándonos.
Por todo lo comentado anteriormente y porque, más de 70 niños y niñas, a los que denominamos como los “niños de la motxila”, y fruto de esta Pandemia, llevan nueve meses sin poder abrazar a su aita, ama o ambos presos y cuando podían viajar, debían recorrer más de 1.000 kms. Para hacerlo.

Creemos que la normalización está tardando en llegar. Son muchos años de régimen de excepcionalidad, el que se aplica a estos presos y presas.

Pedimos a los Gobiernos español y francés, que no alarguen más esta situación. Que cumplan con su propia legislación y actúen con humanidad. Solo pedimos eso.
Y exigimos, a quienes desde la política y la judicatura, continúan hablando de la violencia, como si fuera algo que se produce todos los días, que dejen de hacerlo.

ETA ya tomó sus decisiones. Desapareció.

Los obstáculos más importantes para la paz, normalización y resolución, proceden de este bloque reaccionario, instalado en el pasado y que conculca, en aras de la CONVENIENCIA, cualquier principio de legalidad.

Dejen ya, de utilizar a ETA, como si de una amenaza se tratara, para continuar vulnerando los derechos de los presos y presas vascos.

Por todo ello: Paz, convivencia y resolución, nos concentraremos en Iparralde y Hegoalde, el 9 de enero a las 17,30 horas.

Hemos puesto marcha la campaña económica «2€= 2m2″ ¿Que es la campaña «2€= 2m2»?
📲 http://sare.eus/es/2euro2m2/

 


Hacemos un llamamiento a participar en el Kalejira que se celebrará el próximo 26 de diciembre desde la cárcel de Martutene a Loyola

Covid19 + alejamiento = huérfanas y huérfanos, esta es la realidad de los niños y la niñas de la mochila. Durante muchos años muchos niños, niñas y adolescentes se han visto obligados a realizar viajes interminables para poder darle un beso a su padre, a su madre o a ambos, pero este año hemos vivido una pandemia que ha hecho aparecer un nuevo obstáculo en la relación entre los y las niñas de la mochila y sus padres y madres presas.

Ahora mismo hay 86 niños y niñas menores de 18 años y varios jóvenes mayores de 18 años que tienen al padre, a la madre o a ambos en la cárcel; algunos de ellos llevan 9 largos meses sin abrazar a su padre o a su madre, pueden escuchar su voz a través de una llamada, pero que no pueden ver, tocar, jugar con ellos, todo ello con todas las consecuencias que esto puede tener en el desarrollo de un o una niña.

Esta situación es inaceptable, tal y como confirma el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, los niños y niñas con progenitores encarcelados tienen los mismos derechos que los demás hijos e hijas, ya que el disfrute de la compañía de los progenitores es un elemento fundamental en la vida familiar, y por ello, la posibilidad de que las autoridades penitenciarias ofrezcan a los reclusos de estar en contacto con su familia cercana es fundamental para garantizar el derecho al respeto a la vida familiar, pero los derechos de los y las niñas de la mochila son vulnerados una y otra vez.
Los y las presas vascas están más aisladas que nunca por la influencia de Covid19, la vulneración de derechos que sufren es aún más violenta y les corresponde estar en la cárcel más cercana a su casa, por eso queremos reivindicar que los niños y niñas de la mochila tienen derecho a realizar el viaje en patinete para ir a besar a su padre, a su madre o a ambos. Porque eso sera señal de que están cerca de casa. Prueba de que los kilómetros realizados durante muchos años terminarán por fin.

Además, los padres y madres presas no dejan de ser padres y madres por el hecho de estar en la cárcel pero la política penitenciaria excepcional les quita este derecho. No pueden mantener
una relación normalizada con sus hijos e hijas, porque los ven una vez al mes y no conocen su día a día; en definitiva, no pueden ejercer de padres y de madres estando tan lejos de sus hijos e hijas y en un régimen cerrado. La ley, y la práctica de la aplicación de la ley, ha demostrado que, aun estando presos, hay opciones para seguir siendo padres y madres; permisos especiales, pulseras telemáticas... posibilidades existen y es urgente que se les aplique cuanto antes, ya que la mayoría de los y las presas vascas permanecen en primer grado, es decir, en el régimen más duro. Si no fuera por la política de excepción que se les aplica, los niños y niñas de la mochila no tendrían esa gran ausencia actual de sus progenitores presos. De hecho, la mayoría de los padres y madres presas se encontrarían en una situación muy diferente: con permisos podrían ir de vez en cuando a casa, los que han cumplido las ¾ estarían en libertad condicional, o en tercer grado yendo a la cárcel solo a dormir.

Por último, no podemos olvidar a las niñas de la mochila que viven en la cárcel, ya que su situación es especialmente grave. Irati e Izadi están en la cárcel de Aranjuez. Llevan 9 meses sin ver a sus familiares y allegados. Llevan 9 meses sin salir a la calle, suponiendo un paso atrás en la adaptación que estaban haciendo. Y lo que es más duro, durante meses han estado sin ver a su padre, aunque está en el módulo de al lado. Estas niñas no están presas pero no conocen su pueblo porque están en una cárcel que está lejos. Tienen derecho a estar en su entorno y a conocer a sus amigos y amigas, junto a sus familiares y junto con su padre y a su madre, para esto, es imprescindible que en Euskal Herria haya módulos familiares que respeten sus derechos.

¡Basta ya! Y para reivindicar todo esto, hacemos un llamamiento a participar en el Kalejira que se celebrará el próximo 26 de diciembre desde la cárcel de Martutene a Loyola, donde estará Porrotx, los que también han sido niños de la mochila Janitz y Xua cantándonos una canción y hacemos un llamamiento para que los y las niñas vengan en patinete. Gracias


La Red ciudadana SARE realizará en diciembre diferentes movilizaciones en las 4 capitales de Hego Euskal Herria

En la comparecencia de hoy nos hemos reunido miembros de Araba, Bizkaia, Gipuzkoa y Nafarroa para informaros de las movilizaciones que también este año hemos organizado en el contexto de la Navidad y para haceros un llamamiento para que toméis parte en ellas.

Hace casi un mes hicimos pública la convocatoria de la manifestación de enero, convocatoria la que hicimos un llamamiento a movilizarse en todos los pueblos y barrios, teniendo en cuenta la situación que estamos viviendo y el carácter masivo de la movilización anual de Bilbao. En esa comparecencia, destacamos la importancia de la activación social bajo el lema “bidea gara”:

– Por un lado, a causa de las graves consecuencias que está teniendo la situación actual en las personas presas y en sus familiares. Un claro ejemplo es la situación que están viviendo muchas niñas y muchos niños de la mochila que tienen a su padre, a su madre o a ambos en la cárcel, niñas y niños en situación de orfandad ya que llevan más de 9 meses sin poder ver ni abrazar a su madre y a su padre. O el caso de Ibon Fernandez Iradi, quien, al seguir encarcelado a pesar de estar gravemente enfermo y haber enfermado de COVID-19, ha vivido un riesgo que podía haber sido evitado. Y también la situación generada al añadir a la política de alejamiento la crisis sanitaria, lo que ha conllevado que familiares especialmente vulnerables a esta enfermedad no hayan podido viajar, y, por lo tanto, estén sin poder ver a su familiar preso. Son solo unos ejemplos, ya que se han dado muchas otras situaciones dolorosas a consecuencia de sumarle la pandemia a la política penitenciaria de excepción.

– Por otro lado como hemos dicho reiteradamente, es necesario aprovechar y reforzar la nueva oportunidad posibilitada por los consensos y los apoyos políticos, institucionales, sindicales y sociales, así como por los pasos dados por los estados francés y español –aunque hayan sido pocos y no generalizados–. Para conseguir una resolución para la situación de presas y presos y para que desaparezca la política penitenciaria de excepción, es imprescindible la aportación de todas y de todos.

Así, sin esperar al 9 de enero, queremos llenar de reivindicación las calles durante las navidades. En la actual situación en la que no sabemos si vamos a poder reunirnos con nuestros familiares en Navidad, no podemos olvidar que muchas personas de nuestros pueblos han pasado estas fechas especiales lejos de sus familias durante años, con sillas vacías, separados por cientos y miles de kilómetros, ya que los viajes largos y las celebraciones son incompatibles.

Por ello, hemos organizado movilizaciones en las cuatro capitales: en Iruñea y Bilbo el 19 de diciembre;en Gasteiz el 24 de Diciembre y, en Donostia y Basauri, el 26 de diciembre. Movilizaciones que se centrarán en cuatro reivindicaciones:

– reivindicaremos que las niñas y los niños de la mochila tienen que estar con su padre y con su madre
– reivindicaremos que se aplique a todas las presas y a todos los presos la progresión de grados que posibilita la vuelta a casa
– reivindicaremos la necesidad de poner fin a la política de alejamiento
– y reivindicaremos que las presas y los presos con enfermedades graves tienen que estar en casa

Por lo tando, os convocamos a todas y a todos a participar en las movilizaciones del 19 y 26 de diciembre. Porque solo con la aportación de todas y de todos conseguiremos que se solucione esta situación y avanzar en el camino de la convivencia.
Forma parte del camino. IZAN BIDEA.

CONVOCATORIAS:
19 de diciembre – Nafarroa – Iruñea – marcha a la cárcel, a las 17:30, desde Berriozar (Euskal Herria plaza), bajo el lema “iluntasunari etxerako argia”
19 de diciembre – Bizkaia – Bilbo (Arriaga) – 19.00 – Movilización con el lema “bidea gara”
24 de diciembre – Araba – Gasteiz – 19:00 – Fuente de los Patos Plazatxoa
26 de diciembre – Bizkaia – Marcha desde el ambulatorio de Basauri hasta la cárcel.
26 de diciembre – Donostia – 11.00 – desde la cárcel de Martutene hasta Loiola, movilización con el tema de las niñas y niños de la mochila. Lema: “alejamiento + covid 19 = huérfana/huérfano”