Esta convocatoria de prensa tiene dos objetivos.
El primero, una breve valoración de los actos que ayer organizamos.

Numero de actos: 238
Bizkaia: 74
Gipuzkoa:69
Nafarroa:78
Araba:17
Iparralde: Baiona

Número de personas participantes:

Acto Euskalduna:

El segundo objetivo es darles a conocer el documento en el que trasladamos una reflexión sobre el momento actual y, sobre todo, indicamos los pasos que daremos en este nuevo año recién iniciado.

Queremos poner en valor una de las razones de nuestro nacimiento, hace ya seis años: La primacía de los derechos humanos en relación a los presos y presas vascas.
Con este objetivo, durante este tiempo, hemos ido sumando fuerzas en el ámbito político, sindical y social, habilitando espacios entre diferentes.

En relación al momento actual, debemos constatar que, cuando iniciamos este camino, la práctica totalidad de los presos y presas vascas se encontraba a cientos de km de sus casas, lo que obligaba a largos desplazamientos, con consecuencias graves: 16 muertes y 400 accidentes.

Entre las personas afectadas por esta política de alejamiento, hay dos colectivos que han sufrido mucho más y aun lo siguen haciendo:

los más de 80 niños y niñas que llevan más de 9 meses sin poder ver a su aita, ama o ambos presos y que, cuando podían hacerlo, debían recorrer más de 1.000 km para ello.

las personas mayores, que a duras penas pueden realizar estos largos trayectos.

Hoy, constatamos que vivimos el inicio de tiempos esperanzadores. Algo se mueve. Algunos presos y presas están siendo acercados, pero muy lentamente y muy pocos de ellos a EH.

Nos parece importante trasladarles algunos datos, para que vean que, aun siendo esperanzador, el panorama dista de ser tranquilizador:

218 presos y presas,

– 163 presos/as repartidos en unas 36 cárceles españolas.

– el 29% entre 600/1.100 km.
– el 20% entre 400/590 km.
– el 38% entre 100/390 km.

– Otras 30 personas cumplen condena en SEIS cárceles francesas.
– Otras 25 personas (13%) cumplen condena en cárceles de EH / 7 en prisión atenuada.

– Son 186 hombres y 32 mujeres, y 2 niños.
– Seis tienen más de 70 años
– 60 de estos presos han cumplido ¾ partes de su condena y ocho más lo harán este año 2021

La progresión de grados continúa siendo asignatura pendiente para muchos de estos presos y presas.

107 se encuentran en primer grado
71, en segundo grado
y únicamente 9 en tercer grado.

– Son 17 los presos gravemente enfermos.

Con este panorama, SARE considera importante continuar con los acercamientos a EH, porque es la forma de facilitar el arraigo social y aliviar el castigo añadido de la lejanía a sus familiares.

SARE quiere poner el acento en lo inmediato, es por ello que debemos referirnos a lo siguiente:

UNAS LEYES QUE SON INCUMPLIDAS

En un Estado de Derecho, el principio de legalidad y el respeto de los derechos humanos constituyen dos requisitos para su existencia. Sin ellos, no se puede hablar de democracia.

La política de alejamiento conculca lo indicado en el art. 12.1 de la LOGP, que habla de la ubicación de los presos y presas en lugares cercanos al domicilio familiar. Y es obvio que Andalucía, Levante o Galicia no están cerca, ni tampoco Daroca, Dueñas o Topas o Madrid.

El derecho a la salud también es conculcado al no suspender la condena a estas personas, según los artículos 60 y 80 del Código Penal, a través de la aplicación del tercer grado penitenciario.

Las progresiones de grado mayoritariamente están bloqueadas. Algunos presos están siendo puestos en libertad con el cumplimiento íntegro de sus condenas de hasta 30 años, y en primer grado penitenciario.

El 75% del colectivo de presos y presas vascas hace tiempo que decidieron hacer uso de los mecanismos legales para la progresión de grado, por tanto, no hay excusa para que Instituciones Penitenciarias no lo apliquen. Y junto a ello, los regímenes abiertos, cumplimientos domiciliarios, permisos y libertades condicionales.

La exigencia en la progresión de grados será para SARE uno de los objetivos fundamentales para este año 2021. Un dato: si se les hubiera aplicado la progresión de grado, 68 presos hoy estarían en libertad.

Y OTRAS LEYES ABERRANTES

Más de 50 presos que, habiendo cumplido condenas en Francia, al ser extraditados no se les ha computado este tiempo. Esto es contrario a los DDHH.

70 personas presas están afectadas por la prisión prácticamente a perpetuidad, recogida en la ley 7/2003. Si ya una condena 30 años tiene un carácter destructivo, no cabe ni imaginar lo que pueden significar 40 años de prisión efectiva. Esto es incompatible con el objetivo de reeducación y reinserción social.

VÍCTIMAS

Tenemos muy claro que todas estas limitaciones que padecen los presos y presas vascas no nos deben impedir comprender y solidarizarnos con los sufrimientos que han tenido las víctimas de la violencia. De todas las violencias.

Les debemos respeto y comprensión en su dolor, y defenderemos el espacio que deben ocupar en este camino hacia la convivencia por el que queremos transitar.

MAYORÍAS POLÍTICAS

Hemos constado al inicio de esta intervención que nos encontramos en el inicio de un nuevo tiempo y todo ello, posiblemente, influenciado por nuevas mayorías políticas en el Estado

Es ahora cuando tienen en su mano la oportunidad de dar pasos hacia la normalización por la vía de la legislación ordinaria, derogando las legislaciones excepcionales.

Vemos con esperanza también el posible traspaso de competencias de prisiones a la Administración vasca. Pero ello, debe ir acompañado por la devolución de las competencias a los juzgados de vigilancia naturales. Los de proximidad. Derogando el JCVP dependiente de la AN.

Y el siguiente paso, debe ser la concentración de los presos y presas vascos, aquí.

Pedimos a esas mayorías políticas que continúen el camino emprendido. Que hagan frente a los obstáculos de los sectores más intransigentes de la política y de la judicatura que actúan como si nada hubiera cambiado. Instalados en el pasado, empeñados en un relato adoctrinador de corte antiterrorista sobre el pasado, sin tener en cuenta el presente.

Es por ello, que esas nuevas mayorías políticas en el Estado, al igual que han hecho las mayorías políticas en EH, deberían asumir la primacía ética de los DDHH y tener en cuenta que estamos transitando de un estadio ya superado de violencia a otro de paz, convivencia y resolución.

Se trata de que los principios de legalidad, de humanidad y de reintegración social, sustituyan a los de arbitrariedad y conveniencia.

TAREAS PARA EL 2021

Para finalizar queremos trasladar a las fuerzas políticas y sindicales vascas, así como al conjunto de la sociedad vasca, lo que consideramos deberían ser las tareas principales en este año que se inicia.

1.- La aceleración de los acercamientos de los presos y presas vascas a EH y, por ello, que los traslados a otros ccpp cercanas, solo sea un paso intermedio de corta duración.

2.- La excarcelación de las personas con enfermedades graves o con edad avanzada

3.- La derogación de la ley 7/2003, y la aplicación de la legislación ordinaria

4.- Concesión de permisos. En estos momentos más de 30 presos podrían estar disfrutando de estos permisos, y esta posibilidad se les está negando

5.- La creación de un módulo de madres con hijos pequeños en alguno de los ccpp de EH.

Estas cuestiones las queremos abordar con la colaboración de la mayoría política vasca, porque es la única forma de avanzar.

Continuaremos con la estrategia de ampliar nuestra base social, desde la pluralidad, hablaremos con todos y con todas. Compartiremos espacios, recibiendo con interés las aportaciones a estos objetivos que se nos quieran transmitir, especialmente de los presos y presas, a quienes continuaremos visitando, así como de las víctimas de todas las violencias sufridas en este País, con las que continuaremos dialogando.

Es tiempo de esperanza. Hagámoslo realidad