sarenaiz

Es posible dar los pasos requeridos ante situaciones extremas generadas por el Covid-19

Patricia Velez – Etxerat Elkartea

NOTA: rueda de prensa de esta mañana Sare y Etxerat

Tal y como hemos venido constatando, la Covid-19 y la consiguiente situación de alarma ha contribuido a hacer más difícil aún la vida en las prisiones, llevando, en muchos casos, hasta el extremo, la situación que ya de por sí padecen los y las presas vascas y sus familiares.

Queremos citar el caso de Beatriz Etxeberria y su hija Irati, separada de su madre presa durante todo el confinamiento, pese a tener tan sólo dos años de edad, quedando conculcado su derecho a estar con ella. Al estar también su padre en prisión, Irati no ve a sus padres desde hace más de dos meses. Ayer mismo, Etxerat denunció públicamente el caso de Julen Atxurra Egurrola, el preso político de Lekeitio, de 61 años de edad y encarcelado en Puerto I, a 1.020 kom, que sufriera el 13 de mayo una derrame cerebral en lo que supone otra muestra cruel del mantenimiento de la excepcionalidad. Y no queremos olvidar la situación que padece Patxi Ruiz, que continúa en huelga de hambre.

Son algunos de los casos de situaciones extremas a las que se somete a las y los presos, pero las condiciones impuestas por la administración penitencia con motivo del coronavirus están teniendo duras consecuencias para todos y todas las presas y sus familiares. A día de hoy, tenemos 17 presos vascos que padecen enfermedades graves; hay dos presos políticos vascos mayores de 70 años, otros 12 que suman más de 65 años de edad y 24 más que superan los 60; el 80% de los encarcelados en el Estado español se encuentran en prisiones situadas entre 400 y más de 1.000 kilómetros de distancia de su entorno; 158 de las y los 200 presos en el Estado español están en 1º grado penitenciario.

A la realidad que responde a estas cifras, debemos sumar los daños añadidos con motivo de la alarma sanitaria. La situación de alejamiento de los presos y la prohibición de visitarles que aún se mantiene, con situaciones como niñas y niños de la mochila que no ven a sus padres y madres desde hace más tres meses, o medidas tomadas dentro de los muros para evitar la propagación de la enfermedad, que han hecho más dura y cruel la vida en prisión.

Volvemos a instar a los gobiernos español y francés a dejar sin efecto, sin demora y para siempre, las políticas de excepción. Es imprescindible y urgente;

• – Trasladar a Euskal Herria a todas y todos los presos vascos
• – Libertad inmediata para los gravemente enfermos y mayores de 65 años
• – Recuperación de las visitas ordinarias que corresponden a presxs
• – Propiciar la progresión de grados y que los presos que cumplan las condiciones estén en casa.

Queda claro que todas ellas son medidas 100% aplicables y necesarias. Así lo pedimos nosotras, pero también lo recomiendan la Unión Europea o la OMS, y lo piden agentes a nivel estatal, líderes y expertos internacionales, y la propia mayoría social y política vasca.

Así las cosas y teniendo en cuenta la urgencia y la gravedad de la situación, el próximo fin de semana, pero sobre todo, el viernes, 29 de mayo, último viernes del mes, llamamos a movilizarse a todas y todos, en las diferentes iniciativas que se celebrarán en los pueblos. Os pedimos que recorráis juntas el camino de casa y el de la convivencia, sumándoos a la iniciativa “Izan Bidea” puesta en marcha por Sare. Las concentraciones de las cuatro capitales de Hego Euskal Herria se desarrollarán en el contexto de esta iniciativa. Y, además, se volverán a retomar las concentraciones habituales del último viernes de Etxerat en todos los pueblos.


Lectura para entender el porqué y la importancia de esta nueva dinámica que vamos a presentar:

IZAN BIDEA, es una dinámica activadora, la cual es posible desarrollar gracias al trabajo de estos últimos años. Para entender las razones para poner en marcha esta dinámica es necesario tener en cuenta el momento actual y los pasos dados estos últimos años.

Han pasado 30 años desde que se puso en marcha la política de alejamiento. Para muchos el alejamiento sistemático aplicado a las presas y a los presos en la época de la más cruda violencia era una estrategia para debilitar a ETA.

Se han cumplido ocho años desde que ETA abandonó la lucha armada, y casi tres años desde su disolución. Desde entonces, se han llevado a cabo innumerables dinámicas a favor de la convivencia y la paz. Entre todas y todos hemos empezado a crear relaciones y trabajo en común.

Los dos últimos años han sido muy importantes en ese trabajo colectivo, y una gran mayoría de la sociedad se ha mostrado a favor de un firme consenso::

En el ámbito político, al contrario que hasta ahora, una amplia mayoría de los partidos ha empezado a hablar de la necesidad de cambiar la política penitenciaria, y, al margen de las diferencias, en lo que respecta a ese cambio, en general es evidente la sintonía: es imprescindible poner fin a esta política penitenciaria de excepción.

En el ámbito institucional, se han aprobado diversas mociones con el apoyo de los principales grupos; mociones que demandan poner fin a la política de alejamiento, la puesta en libertad de los presos con enfermedades graves o las que defienden el derecho de las niñas y los niños (de la mochila) cuyo padre, madre o ambos en la cárcel a estar con su padre y su madre. Estas mociones tienen un gran valor, tanto las aprobadas en los ayuntamientos, como las aprobadas en las Juntas Generales o en los parlamentos. Este trabajo ha ayudado a conformar un amplio consenso a nivel social.

En el ámbito sindical también hemos conseguido la activación y el apoyo de la mayoría. Han llevado muchas iniciativas en común, y han participado en las movilizaciones organizadas por Sare. Es un dato muy importante que ELA, LAB, CCOO, UGT y el resto de sindicatos hayan participado conjuntamente en las movilizaciones, ya que eso también ha ayudado a conformar ese amplio consenso.

Por último, también en el ámbito social se ha reflejado ese consenso mediante diversas iniciativas. Una muestra de ello es la dinámica Orain Presoak. Las movilizaciones de los pueblos, la manifestación de Donostia del 20 de octubre y la de enero en Bilbao nos han dado la posibilidad de mostrar ese amplio consenso, en movilizaciones que han sido más plurales que nunca.

Así pues, estos dos últimos años han sido muy productivos en lo referente a consensos y a la pluralidad, fundamentalmente en dos frentes:

1) La necesidad de poner fin a política penitenciaria de excepción y aplicar la política penitenciaria común.

Si nos fijamos en la situación actual, nos toca, en primer lugar, hablar de la situación de Alarma en la que nos encontramos estos últimos meses. Las medidas adoptadas a raíz del Covid-19 ha empeorado notablemente la situación en las cárceles, poniendo de manifiesto sus carencias. Y, en particular, en lo que respecta a los y las presas vascas, la doble pena que supone la legislación de excepción se ha convertido en triple en este estado de alarma; tanto porque durante el confinamiento, a pesar de cumplir los requisitos, a la mayoría de los y las presas vascas no se le han aplicado las medida de excarcelación y cumplimiento del confinamiento en sus hogares; como en el desconfinamiento, cuando la política de alejamiento les ha privado del derecho a restablecer sus visitas. En esta misma línea también se han pronunciado desde Europa, la ONU y, esta misma semana, un centenar de personalidades de nivel mundial. Está claro que la petición de responsabilidad y humanidad hacia el Gobierno español, no es cosa de Sare, la mayoría política, sindical, social de Euskal Herria, así como las instituciones de Europa, la ONU y personalidades a nivel mundial, se unen a esta necesidad. Esta situación hace que la necesidad de esta nueva dinámica sea más importante que nunca.

2) Por otro lado, también en lo que respecta a los estados también han sido muy importantes estos años, y van a seguir siéndolo:

En el estado francés, con el impulso de la sociedad civil, el camino iniciado por Bakegileak con el Gobierno ha dado sus frutos, aunque todavía queda mucho por hacer. Los presos dispersados por todo el Estado francés han sido acercados y agrupados en las cárceles más cercanas a Euskal Herria (Mont de Marsan y Lannemezan). En cuanto a las presas, ya está aprobado reagruparlas en una única cárcel. Además, han empezado a quitar la clasificación DSP en algunos casos, han dado permisos de trabajo. Pero siguen sin resolverse algunas situaciones: la de dos presos con enfermedades graves o la de los presos con cadena perpetua. Por desgracia, la situación está paralizada, y queremos que esta dinámica, junto a la que se desarrolle en Iparralde, contribuya a llegar al final de ese camino y a recuperar esas relaciones.

En el estado español, desde que Pedro Sánchez llegó al Gobierno por primera vez, hemos oído manifestaciones a favor de cambiar esta política penitenciaria de excepción. Ahora, en el Gobierno formado junto con Podemos, se ha abierto una puerta para dejar al margen esa política de excepción y aplicar la legislación ordinaria, y poner así en marcha el proceso para traer a casa a presas y presos. Considerando las declaraciones de “intención” que han realizado los partidos que conforman el Gobierno tanto en Euskal Herria como en Madrid muestran una voluntad para dar pasos. Pero las declaraciones no son hechos. Todavía nos queda un largo camino, pero vemos que estamos ante una oportunidad. Por lo tanto, está en nuestras manos aprovechar esas “voluntades” y posibilidades y convertirlas en hechos reales. Tomando como punto de partida el consenso logrado y las opciones surgidas con los gobiernos de Madrid y París, creemos que es el momento de activas los consensos construidos.

Por último, consideramos necesario mencionar que durante los últimos meses hemos empezado a oír voces diferentes entre las víctimas. Es un dato muy importante en el camino hacia la convivencia. Es necesario profundizar en esa vía.

Por ello, la dinámica Izan Bidea quiere contribuir y potenciar la puesta en marcha del proceso para traer a casa a presas y presos. Tiene que ser una dinámica que contribuya a esa convivencia y a esa paz tan necesarias para nuestra sociedad. Para posibilitar que todas y todos seamos parte de ese camino, cada cual a su manera y de manera conjunta, desarrollaremos esta dinámica de manera interactiva.


“Izan bidea, ibiltarien sarea” es una nueva dinámica promovida por Sare

La dinámica IZAN BIDEA

“Izan bidea, ibiltarien sarea” es una nueva dinámica promovida por Sare. El objeto de esta dinámica es avanzar en la solución de la situación de las personas presas y refugiadas, profundizar en la activación de la sociedad y unificar la pluralidad y la diversidad de nuestro pueblo.

En definitiva, nuestra intención es caminar hacia la paz y la convivencia, desarrollando Izan Bidea como un camino a recorrer conjuntamente hacia la resolución.

Para ello, queremos situar en la misma dirección la activación popular y la implicación y la participación política, sindical y social, porque son necesarios los pasos de todo el mundo para construir un futuro mejor.

OBJETIVOS

Ahora es el momento: en los próximos años debemos dar salida a la situación de los y las presas. Se ha abierto la posibilidad de resolver esta problemática y la situación actual ha dejado más claro que nunca la situación que se vive en las cárceles y la crueldad de las consecuencias de la legislación de excepción.

Objetivo general: aumentar y ampliar la activación social para consolidar el camino emprendido por los Gobiernos y resolver los conflictos que aún están en vías de solución. Para ello, también daremos pasos hacia la reparación de las heridas del pasado.


PRINCIPIOS DE IBILTARIEN SAREA

1. Somos caminantes que queremos superar las consecuencias de nuestro pasado violento más cercano, y, especialmente, queremos resolver de manera definitiva la situación que viven todavía hoy cientos de personas presas y refugiadas.

2. Queremos ser agentes activos. Queremos lograr un consenso social y político para desarrollar el proceso para traer a casa a las personas presas y refugiadas.

3. Somos caminantes que queremos recorrer de manera conjunta el camino que nos lleve a una nueva época basada en la convivencia y en una paz definitiva y total.

Recorrer este camino será beneficioso para todas y para todos; beneficioso para la sociedad vasca, beneficioso para todo un pueblo.

CARACTER Y BASES DE LA DINÁMICA

Esta dinámica se basa en un reto: ¡recorrer 3.127.326 km! Es el número de habitantes que tiene Euskal Herria. Un pueblo de tres millones de habitantes que va a iniciar un camino de tres millones de kilómetros, con un objetivo claro: recorrer el camino; el camino a casa, el camino hacia la convivencia, el camino hacia la paz.

Queremos que cada habitante de nuestro pueblo sea caminante, sea camino. Individualmente o en grupo, como grupo de danza o dentro de un sindicato…

Queremos recorrer ese camino siguiendo una maravillosa idea: la ciudadanía vasca ha empezado a hacer camino para hacer historia, para conseguir una paz definitiva y absoluta.

En este sentido, como hemos visto en el spot, con originalidad y haciendo cada uno lo que más nos gusta, queremos ir contabilizando los kilómetros que hagamos bajo la dinámica y bajo el lema Izan Bidea. Para ello, a partir de hoy , pondremos en marcha una aplicación para el móvil (estará lista en los próximos días), mediante el cual, toda aquella persona o asociación que quiera ser parte de esta reivindicación podrá inscribirse y aportar sus kilómetros que se irán sumando al de el resto de la población. Entendiendo que no toda la actividad que llevamos a cabo se puede identificar según el kilometraje recorrido, la aplicación también contabilizará los pasos que damos, así, si lo que organizamos es una maratón de zumba o si decido acudir a un concierto con la reivindicación puesta en la camiseta, los pasos que de durante la actividad se contabilizarán y se transformarán en kilómetros. Porque el verdadero objetivo de esta dinámica es que todas aquellas personas que estemos a favor de avanzar en pro de la resolución, la convivencia y la paz, creemos una gran red de caminantes (=en movimiento).

El contador de kilómetros lo pondremos en marcha el 29 de mayo, cuando comiencen las primeras actividades organizadas por Sare en los pueblos. Hasta entonces, animamos a la ciudadanía a bajarse la aplicación, darse de alta, probarla y a entrar en nuestra web http://sare.eus/es/izan-bidea/ para ver el material de merchandising que hemos sacado para esta nueva dinámica.

Para acabar, queríamos explicar el por qué de la simbología elegida para esta dinámica; la flecha. Esta flecha, inspirada en las flechas que marcan la salida, el camino a seguir, en la señalización de las carreteras, pretende ser ese camino hacia delante, ese avanzar que queremos conseguir, paso a paso, con este nueva dinámica. Un símbolo sencillo, de fácil entender, visual y conocido por todos. Una flecha que nos marca un camino hacia delante, hacia un futuro mejor, en paz y convivencia y una flecha que nos marca en camino de regreso a casa.

Mediante esta iniciativa queremos hacer más visibles los consensos que ya se están consiguiendo. Este reto quiere ser un incentivo, con ilusión y determinación. Partiendo de la activación, queremos que la ciudadanía sea protagonista del proceso de construcción de su futuro.

Elemento principal de esta dinámica: puede participar cualquiera que quiera recorrer el camino de la paz y de la convivencia. Podemos hacerlo de manera individual o colectiva, pero todas y todos en la misma dirección.


#SOSPresoakCovid19 | La mayoría de los partidos y sindicatos navarros piden al Gobierno español que respete los derechos de las personas presas

El pasado día 22 de abril hicimos pública la campaña #SOSPresoakCovid19, una campaña que pusimos en marcha conjuntamente Salhaketa Nafarroa, Etxerat, Altsasuko Gurasoak y Sare Herritarra. Con esta campaña hicimos un llamamiento a la sociedad navarra a respaldar las peticiones que venimos exigiendo al Gobierno de España: que por parte de la SGIP se adoptasen medidas respetuosas con los derechos de las personas presas para hacer frente al COVID-19.

En este acto de hoy queremos hacer públicas las adhesiones recogidas hasta el día de hoy y agradecer a las más de X asociaciones que han respaldado nuestra propuesta así como a los sindicatos y partidos políticos que también se han sumado al manifiesto.

Ahora, cuando la crisis sanitaria parece que ha entrado en una nueva fase y estamos en la desescalada del confinamiento, también queremos exigir a la SGIP que respete los derechos de las personas presas y que el desconfinamiento en las cárceles se realice al mismo tiempo y bajo los mismos criterios que en la sociedad en libertad.

Desde #SOSPresoakCovid19 elaboramos un pequeño dossier con las medidas que observábamos como necesarias a tener en cuenta para la desescalada en las cárceles, dosier que entregamos hace 2 semanas tanto al Consejero de Justicia como a la Consejera de Relaciones Ciudadanas. Hoy queremos hacer público también este dosier y llamar la atención en aquellas cosas que la SGIP no menciona o no atiende en su plan de desescalada publicado el pasado día 13 de mayo en el BOE:

1. Seguimos exigiendo la excarcelación de aquellas personas presas que se encuentran dentro de los colectivos especialmente vulnerables al contagio de Covid19 como son las personas mayores de 65 años, personas con enfermedades crónicas así como mujeres embarazadas o con hijos o hijas presas con ellas en las cárceles. También solicitamos la excarcelación de personas presas con condenas cortas, que vinieran disfrutando de permisos de salida con anterioridad al estado de alarma y de aquellas que ya hayan cumplido las ¾ partes de su condena.

2. Si bien se ha reconocido el inicio de las comunicaciones con familiares y personas allegas por cristales así como las salidas de permisos penitenciarios en ambos casos éstas quedan supeditadas a que se cumplan las restricciones de movilidad fijadas (no salir de la provincia). Esto hace que las personas que se encuentran cumpliendo condena en una cárcel alejada de su lugar de origen no van a poder recibir visitas ni disfrutar de permisos. Por ello exigimos que, dado que es la SGIP quien vulnera los derechos de las personas presas no cumpliendo con el mandato legal de que las personas presas lo estén en la cárcel donde se encuentra su lugar de arraigo, se autoricen excepcionalmente estos desplazamientos tanto a personas presas para salidas de permiso como a familiares y allegadas para realizar visitas.

3. No obstante, con lo dicho anteriormente, se visibiliza una vez más la mayor vulneración de derechos que sufren las personas cuando lo están alejadas de su lugar de arraigo. Por ello sigue siendo urgente que la SGIP cumpla con la legalidad y adopte las medidas necesarias para que todas las personas presas que así lo deseen cumplan condena en la cárcel más cercana a su lugar de arraigo.

4. También se recoge en el plan de desescalada la recuperación de las actividades dentro de prisión, algo que es posible desde el jueves pasado. Sin embargo a día de hoy en la cárcel de Pamplona no se han dado inicio a estas actividades y no se autoriza la entrada de ninguna asociación. Si en la calle ya se pueden desarrollar actividades laborales y sociales no existe razón para, con las medidas sanitarias oportunas (guantes, mascarillas, gel hidroalcohólico), iniciarlas también en la cárcel.

Insistimos en que es cuestión de voluntad política, y vivimos un tiempo en el cual más si cabe que nunca la voluntad política tiene que estar al servicio de la salud y la vida del conjunto de la ciudadanía. También de las personas presas.

Preocupados por el preso Patxi Ruiz

Desde Salhaketa, Sare, Etxerat y Altsasuko gurasoak también tenemos en cuenta la situación del preso Patxi Ruiz, «Vivimos con mucha preocupación la situación del preso Patxi Ruiz. Queremos denunciar que es consecuencia de la política penitenciaria de excepción «. «Para que estos hechos no ocurran hay que acabar con la política penitenciaria basada en la venganza».


NOTA sobre la petición a los estados español y francés de un centenar de personalidades:

Desde la Red Ciudadana SARE, saludamos la iniciativa de un centenar de personalidades mundiales, que dirigen una carta a los Gobiernos Frances y español, en la que manifiestan dos cuestiones de gran importancia.

Por un lado, algo que desde Sare, venimos reclamando desde el inicio del COVID19, y que, también, han reclamado Naciones Unidas y el Consejo de Europa o que incluso, SARE, también ha trasladado a NACIONES UNIDAS.

1.- liberen a los presos y presas, mayores de 60 años.

2.- liberen a los presos y presas, gravemente enfermos o que hayan cumplido las ¾ partes de su condena y reúnan las condiciones para la libertad condicional.

Parlamentarios del mundo; miembros de diferentes gobiernos; profesionales de la salud: organizaciones sociales, defensores de los DDHH, profesores universitarios o mediadores en conflictos internacionales, todos ellos de diferentes ideologías, han alzado la voz, pidiendo humanidad a los Gobiernos español y francés, en relación a los presos y presas vascos.

Es vital que los gobiernos, respondan a la situación de las personas presas y que lo hagan sin demora.

Se refieren en su escrito, a los efectos devastadores que esta Pandemia, está teniendo en las prisiones de España y Francia, y piden que con urgencia, los presos que reúnen las condiciones a las que me he referido, sean puestos en libertad.

Y hay una segunda consideración que los firmantes de esta carta, ponen en valor.

La decisión de ETA, de disolverse, no soluciono todos los problemas derivados de ello, porque continúan en las cárceles, aproximadamente, 230 presos y presas, de motivación política.

Insisten en su experiencia, para manifestar, que ningún proceso de paz, puede progresar, si no se busca una solución a la cuestión de las personas presas.

Por eso, coincidimos con los firmantes de este manifiesto, en que estamos ante un proceso inacabado, porque el conflicto de fondo, continua sin resolverse. No se ha dada un acuerdo sostenible y duradero.

Desde SARE, nos unimos a su petición urgente, a los Gobiernos español y francés, para que apliquen medidas “valientes y generosas”, que posibiliten la liberación de estos presos y presas

Cada dia que pasa, es un salto más, hacia un futuro de mas dolor y sufrimiento.

Desde SARE, preguntamos al Gobierno español, que más necesitan, para dejar de mirar hacia otro lado.

Ya no es la RED CIUDADANA SARE, quién lo pide. Es el Consejo de Europa; Naciones Unidas, y un centenar de personalidades del mundo.

MUENVASE YA. Y LIBEREN A ESTOS PRESOS Y PRESAS.


Desde Sare, hemos trasladado esta petición a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, así como, la necesidad de acabar con las medidas de excepción y en particular con la política de alejamiento

Tras la lectura de la orden, publicada en el BOE, donde se da cuenta de la flexibilización de las restricciones adoptadas en las visitas a las personas presas, y sobre todo, tras la lectura del circular en la que se detalla y concreta la forma en que estas visitas podrán realizarse, estamos ante una situación en la que los familiares de los presos y presas se quedan sin poder realizar esas visitas por la política de alejamiento.

En este sentido, hemos trasladado nuestra preocupación y desconcierto, por que la práctica totalidad de los presos y presas vascas, ubicados en cárceles de provincias en Fase 1, continuarán en la misma situación que están, desde el 14 de marzo.

Su situación de alejamiento que se les lleva aplicando desde hace muchos años, posibilita que cuando se produce una situación como la del COVID19, son doblemente perjudicados. Por un lado, por su propia situación de alejamiento y por otra, porque, en este caso, en aquellas cárceles en provincias en Fase 1, no podrán ser visitados, porque al estar en vigor el Estado de Alarma, no se permite a sus familiares, poder desplazarse para la realización de la visita.

Así mismo, consideramos que con voluntad de avanzar en la convivencia, esta situación puede tener una solución lógica. Ya que estamos hablando de un colectivo de no más de 200 presos y presas, a los que con esta decisión, no se les respeta el principio de igualdad con otros presos y presas. El desplazamiento de sus familiares a cárceles ubicadas en provincias en Fase 1, no acarrea desplazamientos masivos y es por ello, que el objetivo de impedir la movilidad interprovincial, no se lesiona si se permiten estos desplazamientos, de la misma forma, que esta suspensión del derecho de movimientos suspendidos en el Estado de Alarma, tampoco se ve lesionado, cuando permite el traslado interprovincial a personas para visitar a sus familiares, residentes en otras localidades.

Bastaría con una sencilla modificación de la instrucción que presentaron ayer, ya que en ella se indica expresamente, de donde deben proceder los visitantes. Entiendo que con que a la policía de tráfico se le indicara que este desplazamiento a visitar a un familiar preso, puede equipararse a las análogas razones que se señalan en el art.7 del RD que estableció el Estado de Alarma, el pasado 14 de marzo. necesario una nueva orden del Ministerio del Interior.

Por todo ello, desde Sare, hemos trasladado esta petición a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, así como, la necesidad de acabar con las medidas de excepción y en particular con la política de alejamiento, que una vez más demuestra el castigo añadido aplicado a los y las presas vascas y en especial a sus familiares.


Los y las niñas de la mochila llevan dos meses sin ver a sus padres desde que se decretó la prohibición de las visitas penitenciarias.

  • Queremos hacer especial hincapié en el caso de Irati, hija de los presos vascos Bea Etxeberria e Iñigo Zapirain; Irati tiene dos años y le corresponde estar en prisión con sus padres, pero esta situación de emergencia la pilló con sus abuelos (fuera de la cárcel) y, aún hoy, tiene prohibido volver con su madre a causa del confinamiento.
  • Según hemos sabido hoy por la publicación del BOE, las personas presas comenzarán a recuperar los permisos de salida y las visitas de locutorio. Esta es una noticia alentadora, pero queremos recordar que, en el caso de los familiares de lxs presxs vascxs, estamos hablando de personas presas a cientos y miles de kilómetros de sus hogares por la aplicación de la legislación de excepción, por lo que estamos a la espera de que ver como se aplicará este permiso, ya que sigue vigente la prohibición de libre circuñación para todos los residentes dentro del Estado Español. Una vez más, denunciamos esta política de alejamiento y exigimos el acercamiento de los presos y presas a cárceles vascas. En medio de esta situación de emergencia, estos familiares y niñxs tendrán que hacer largos viajes y atravesar varias provincias para poder ver a sus padres, añadiendo el riesgo de contagio del Covid-19.
  • Desde la Red Ciudadana SARE, queremos reiterar nuestra preocupación y denuncia, ante la situación por la que atraviesan los presos y presas vascas en general, y los presos y presas vascas, con hijos e hijas pequeñas en particular.

    Son más de 100, los niños y niñas que en la actualidad, tienen a sus padres o madres, o en el caso de unos quince de ellos, a ambos en prisión.

    Antes de la pandemia que estamos sufriendo, estos niños y niñas, debían recorrer cientos de kilómetros, para poder ver a sus aitas o amas en prisión. Largos viajes, con salidas los viernes y regreso los domingos a la noche, y así, durante años.

    Esta pandemia, les ha impedido poder visitarlos e incluso en muchos casos, el poder verse a través de videoconferencia. Es esta, otra de las causas que produce el régimen de excepcionalidad que se aplica al colectivo de presos y presas vascos y que afecta, de manera tan directa, a sus familiares y mucho mas duramente a los más vulnerables, lxs niñxs.

    Hoy, hemos sabido, mediante la publicación en el BOE, que se levanta la prohibición de los permisos de salida y las visitas en locutorio de los presos y presas. Desde Sare, nos alegramos de esta decisión, que una vez más recibimos con cautela, ya que, ante la situación de alejamiento impuesta a los y las presas vascas y la prohibición de libre circulación que, hoy por hoy, sigue vigente para todos los residentes del Estado Español, desconocemos si los familiares de los y las presas vascas (y en el caso que hoy nos concierne, el de los y las niñas de presos) podrán realizar estas visitas. Esto, por un lado, deja en evidencia una vez más la necesidad de acabar de una vez por todas con las medidas de excepción y en especial la política de alejamiento impuesta a los y las presas vasca. Por otro lado, queremos recordar, que esta política de alejamiento, supone un riesgo innecesario para los y las familiares de presos y en especial para los y las hijas de presos y presas, ya que además de enfrentarse a los peligros que suponen los largos viajes por carretera, ahora se les sumaría la necesidad de cruzar varias provincias del Estado, enfrentándose así al riesgo del contagia del Covid 19. En este sentido, Sare ya había solicitado a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias que reconociera como tal la situación diferenciada que supone la política de alejamiento de los presos vascos y que realizará una propuesta que resolviera esta imposibilidad de movimiento de sus familiares ante el restablecimiento de las visitas. En el boletín de hoy, sin embargo, no se incluyen soluciones ante esta casuística.

    Los casos concretos de Bea Etxeberria y Olatz Lasagabaster

    Mediante esta nota de prensa, queremos también tratar la situación concreta de dos presas vascas (madres); Bea Etxebarria y Olatz Lasagabaster.

    Ambas presas, se encuentran internadas en la Prisión de Aranjuez, por tanto, a cientos de kms. De sus casas.

    En el caso de Bea Etxebarria, su hija Irati, que convive con ella en prisión, hasta que cumpla los tres años, fue sacada de prisión para poder celebrar su segundo aniversario con sus aititas, en libertad. Esto ocurrió el pasado 1 de marzo. Cuando el 7 de marzo, quiso volver a reencontrarse con su ama en prisión, no pudo ser, porque ya se habían restringido las visitas, debido al COVID19. Hoy, Irati, continua con sus aititas, sin saber cuando podrá volver con Bea.

    Bea Etxeberria fue detenida en 2011 junto a su compañero Iñigo Zapirain. Ambos llevan nueve años en prisión.

    La situación de Olatz Lasagabaster, es también similar. A Olatz, le separaron de su hija Xua, hace ya unos meses, al cumplir tres años. Su aita, Patxi, también, esta en prisión.

    Olatz Lasagabaster, esta nuevamente embarazada. Cumplirá la condena de 12 años impuesta por la Audiencia Nacional, dentro de once meses, por tanto, hace tiempo que debería estar en libertad condicional, tras el cumplimiento de las ¾ de su condena.

    Desde el Gobierno español, se ha manifestado públicamente, que se han dado indicaciones para posibilitar que las madres pudieran acceder a regímenes de vida extrapenitenciarios, para garantizar la salud de ellas y de sus hijx…, pero de estas indicaciones, una vez más, las presas vascas con hijxs en prisión, han quedado marginadas.

    Desde la Red Ciudadana SARE, estamos gestionando una solución urgente por parte de Instituciones Penitenciarias, que posibilite una solución definitiva a esta grave y anómala situación.

    Y esta solución, tiene que venir dada, por la libertad de estas presas, por su propia situación de vulnerabilidad ante la pandemia y por el cumplimiento de una gran parte de su condena.

    Hacemos un llamamiento a la sociedad vasca, para que continúen prestando su apoyo a reivindicaciones que como esta, no son partidistas, sino que defienden los derechos humanos de las personas presas, y reivindican en fin de unas políticas de excepcionalidad discriminatorias y vengativas que jamas debieron existir, menos aún cuando influyen de manera directa en la vida de niños y niñas menores de edad.


    Organizaciones sociales solicitan al Ministerio del Interior un plan de desescalada en prisión que garantice el cumplimiento de los derechos humanos

    Hoy numerosas organizaciones sociales en defensa de los derechos humanos han presentado ante la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias unas “Propuestas para la desescalada en el contexto de Covid-19 en las prisiones dependientes de la Administración General del Estado”. Desde las organizaciones que han impulsado este plan de actuación sostienen que “es necesario adoptar medidas para llevar a cabo el desconfinamiento en las cárceles y hacer un retorno a la ‘normalidad’”. Critican que, “aunque hace más de una semana que el Gobierno central aprobó las diferentes fases en que se haría el desconfinamiento, todavía no se ha publicado ninguna información específica sobre cómo se hará en los centros penitenciarios”.

    Entre las medidas solicitadas se recoge el “mantenimiento de los terceros grados con control telemático, telefónico o personal con el objetivo de mantener la reducción de la población reclusa”. A este respecto, señalan que “hasta ahora esta medida se ha aplicado de manera efectiva y ha dado buenos resultados, tanto para la administración penitenciaria como para las personas privadas de libertad y sus familias”. No obstante, insisten en que es necesario la “ampliación de otras medidas para asegurar el refuerzo de cumplimiento en libertad o semilibertad”. Es urgente, apuntan, que de forma generalizada, “se adopten medidas tendentes a conceder regímenes abiertos y de detención domiciliarias para personas en régimen del artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario, de mayores de 65 años, mujeres embarazadas o madres con hijos/as dentro de prisión, o de personas enfermas crónicas”. Igualmente, recomiendan, al igual que numerosas organizaciones internacionales, que se produzcan “progresiones a terceros grados para aquellas personas con condenas cortas o bien que ya estuvieran disfrutando de permisos antes del confinamiento así como a las personas que ya hayan cumplido las tres cuartas partes de su condena”.

    Por otro lado, también señalan que es imprescindible “reactivar las actividades para iniciar el proceso de normalización de la vida en la prisión”. Tanto las actividades de tratamiento como las formativas o de derivación a recursos externos “deben comenzar a recuperarse en las cárceles por ser éstas actividades las que cumplen con el mandato constitucional de la pena privativa de libertad: la reinserción y resocialización de las personas presas”. En este punto, inciden en que es especialmente importante “recuperar el ritmo legal de celebración de Juntas de Tratamiento y, con ello, de adopción de acuerdos referentes a clasificación de las personas presas, concesión de permisos y salidas programadas”. Así mismo es fundamental “el restablecimiento de los permisos y salidas programadas dada la importancia que tienen dentro del tratamiento en general y para la concesión de más beneficios penitenciarios.”

    Respecto a las medidas destinadas a la comunicación, las organizaciones que impulsan esta propuesta solicitan el “mantenimiento de las videollamadas con las familiares y personas próximas de las personas privadas de libertad así como el mantenimiento de las llamadas y de las llamadas extraordinarias acordadas durante el confinamiento”. De igual modo, apuntan que “es imprescindible que se elabore y ejecute un plan para el restablecimiento progresivo de las visitas de familiares en prisión”. Para poderlo realizar de manera acorde a la situación sanitaria actual solicitan que “se amplíen los días de visita de familiares para evitar que haya demasiadas personas esperando en las entradas de los centros penitenciarios” y que “se autorice a familiares y personas allegadas el desplazamiento para realizar visitas a los centros penitenciarios y que, en todo caso, haya coordinación con los cuerpos policiales para evitar que sean sancionadas”.

    Por último, las organizaciones instan a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias a que realice un “estudio de medidas para compensar el tiempo en que las personas presas no han podido participar en actividades y programas de tratamiento, asegurando así que la finalidad de la pena privativa de libertad tiene un sentido positivo”. De la misma manera, han solicitado que se lleva a cabo un “estudio de seroprevalencia que estime el porcentaje de personas privadas de libertad que ha desarrollado anticuerpos frente a la Covid-19”.

    Organizaciones firmantes

    Altsasu Gurasoak,

    Asociación Libre de Abogadas y Abogados,

    Asociación Libre de Abogadas y Abogados de Zaragoza,

    Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA),

    Centre Irídia,

    Comisión de Asesoramento Xurídico Penitenciario de Ourense,

    Comision Legal Sol,

    Etxerat,

    Grupo Derechos Civiles 15-M Zaragoza,

    Ilustre Colexio da Avogacía de Ourense,

    Observatorio del Sistema Penal y los Derechos Humanos de la Universidad de Barcelona,

    Oteando,

    Red Jurídica,

    Salhaketa Araba,

    Salhaketa Bizkaia,

    Salhaketa Nafarroa,

    Sare Herritararra – Red ciudadana Sare.


    Denuncia de la gestión del coronavirus en las prisiones vascas y españolas

    Salhaketa, Sare y Etxerat hacemos un llamamiento a agentes políticos, sociales y sindicales adherirse al manifiesto “Denuncia de la gestión del coronavirus en prisiones españolas” que hoy hacemos público.

    Hoy, además, hemos ofrecido una rueda de prensa conjunta, on line, al objeto de ofrecer datos sobre la epidemia sanitaria en las cárceles, y de denuncia de la gestión de covid-19 en las prisiones españolas, incluidas aquellas cuya competencia de sanidad y seguridad depende del Gobierno Vasco, así como de la suspensión de derechos a las personas presas.

    Éste es el extracto de las intervenciones:

    Joseba Azkarraga (Sare);
    En el caso de los presos y presas vascos, hay un alto porcentaje que cumplen las indicaciones de los organismos internacionales para que pudieran ser enviados a sus casas y poder estar cerca de los suyos. Son presos de edad avanzada; muchos de ellos con enfermedades graves y 161 de ellos, con más de 15 años de privación de libertad cumplida.
    Volvemos a instar a Instituciones Penitenciarias, para que a los tres presos que recientemente se les ha progresado de grado, se unan todos aquellos que por el tiempo de condena cumplida, mas de las ¾ de su condena; o su situación de enfermedad grave, puedan ser progresados de grado y enviando a sus casas. Y que esta progresión a tercer grado, sea con la aplicación del art. 86.4, que en las actuales circunstancias no estarían obligados a volver a la prisión a pernoctar.

    Urtzi Errazkin (Etxerat);
    El paulatino reestablecimiento de la normalidad en las prisiones no debe marginar, otra vez, a los familiares de presas y presos políticos vascos, no debe sustentarse nuevamente en la excepcionalidad. No puede dejar de lado a los familiares de todos los presos alejados de sus entornos.
    En esta desescalada que ahora comienza debe procederse, en cuanto sea posible, al acercamiento de las y los presos a Euskal Herria, pero sin dilaciones que obedezcan nuevamente a recetas del pasado, al mantenimiento de la excepcionalidad. Porque cuando, pasado este ciclo, que tan duro y difícil está siendo para todos y todas, la sociedad vasca camine hacia la normalización, debe hacerlo, de una vez por todas, sin lastres y sin sumar ya más sufrimiento.

    César Manzanos (Salhaketa Araba);
    Queremos hace hincapié en la actitud que ha mantenido el Gobierno Vasco, en tanto en cuanto tiene la competencia en materia de sanidad y seguridad en las cárceles en territorio de la CAV, en relación con la ocultación de datos y la no realización de pruebas que habrían hecho posible que se visibilice lo que estaba y está pasando en las prisiones con la cuestión de la transmisión de la epidemia.
    Desde Salhaketa vamos a seguir desarrollando nuestro trabajo de coordinación en en Hego Euskal Herria con todo lo relacionado con el apoyo a las personas presas en esta situación de emergencia sanitaria y a las familias.


    La Red Ciudadana Sare valora positivamente la noticia recibida sobre la concesión del tercer grado a Jagoba Codo, Fernando Alonso y Xabier Agirre

    Desde Sare, aunque todavía está por ver cómo será su ejecución, queremos subrayar que se trata de una noticia positiva. Desde Sare llevamos tiempo reclamando una progresión de grado para los presos vascos hasta ahora bloqueada de forma generalizada, entendiendo que todo preso tiene derecho a esa progresión y que esa progresión es el paso y el camino que hay que tomar para poner en marcha en el proceso de vuelta a casa.

    En este sentido, queremos señalar que, aún hoy en día, la mayoría de los presos y presas vascas no ha accedido a esta progresión de grados, pese a cumplir los requisitos. Por ello, ante esta noticia, solicitamos que se imponga al resto de presos vascos la posibilidad de realizar este camino y esperamos que el de hoy no sea un caso aislado para estos tres presos, sino los primeros indicios de los pasos que se van a dar para acabar con la legislación de excepción y aplicar la legislación ordinaria. Es hora de terminar con esta situación y poner en marcha el camino de los presos a su domicilio en el marco de la legislación correspondiente.

    Teniendo en cuenta la situación en la que nos encontramos, no queremos olvidar que ahora que Covid-19 ha entrado también en las cárceles, los presos vascos que se encuentran en condiciones especialmente vulnerables deberían estar cumpliendo en casa el correspondiente confinamiento, tal y como recomiendan desde la UE. En este sentido, informamos que desde Sare hemos solicitado directamente a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias que se establezca la aplicación de esta solicitud de acuerdo con el artículo 86.4, que permite el traslado de estos reclusos a sus viviendas, estableciendo las medidas de seguridad necesarias.